CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El Apunte de Camilo

Levy, el mejor de la tribu

Por Camilo Egaña

Nota del editor: Camilo Egaña es el conductor de Camilo. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor.

(CNN Español) — Pocas veces una persona genera tanto cariño en esa tierra de nadie que son las redes sociales.

Alguien por ejemplo, escribe que muy pocos seres humanos le inspiran tanto respeto como él.

Otro se lamenta de que ya no queden periodistas de su talla.

Y un tercero dice y le cito: “No es un maestro, es una escuela”.

Y lo es, en verdad lo es.

Muchísimo antes de que el mundo se digitalizara y apareciera el moho pestilente de las fake news; mucho antes de que los que contamos la vida detectáramos que las maneras tradicionales de contar no funcionaban, él lo hacía y lo hace a su modo: ceñido a los hechos pero abriendo espacio siempre al lado más humano. Y menos sobado.

José Levy es corresponsal internacional principal y corresponsal jefe en el Medio Oriente de CNN en Español, celebra sus treinta anos de trabajo.

Incansable y dispuesto siempre, lleva treinta años recorriendo el planeta como el patio de su casa, “ligero de equipaje, casi desnudo, como los hijos de la mar”, que diría Machado el poeta.

Acostumbrado a vivir entre la calma y la tormenta, ha sido testigo directo de algunos de los grandes acontecimientos que han configurado este mundo en los últimos años; y en algunas circunstancias, protagonista sin proponérselo. Por ejemplo, la entrevista que consiguió con Fidel Castro en noviembre de 1996, justo el día del encuentro histórico del gobernante cubano con el papa Juan Pablo II.

The New York Times dice que más de dos mil medios habían solicitado esa entrevista. Pero fue el quien la consiguió. Y 24 años después, él tiene la certeza de que aquella conversación, de alguna manera, desbrozo el camino para que Juan Pablo II visitara a Cuba. Por cierto, lo dice como el que no quiere la cosa porque jamás se pavonea.

La caída del Muro de Berlín, el desmoronamiento de la Unión Soviética, la muerte y la beatificación del papa Juan Pablo II, la Guerra del Golfo, el proceso de extradición de Pinochet, los ataques terroristas en París, Londres y Madrid, la elección del papa Francisco y sus viajes por el mundo. Y esa discordia eterna entre israelíes y palestinos…todo lo ha vivido, todo lo ha contado.

Judío sefardí nacido en África, que vive en Asia, que es al mismo tiempo europeo; judío sefardí capaz de traernos en cada viaje un rosario y repartirlo en la sala de redacción como anuncio de buenaventura… Jamás había conocido yo a un colega tan ecuménico.

Y al que el gremio reverencie.

La periodista costarricense Marianella Cordero cuenta que en 2013 —en pleno Cónclave— cuando cada segundo contaba, mi invitado le ganó un taxi en el Vaticano.

Se iba a enojar, pero vio quién era, y dice que se dijo: “bueno, si me gana el taxi José Levy, ¡entonces no importa!”.