CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Así es como el coronavirus podría provocar una grave desaceleración o recesión en Estados Unidos

Por Matt Egan

Nueva York (CNN Business) — La expansión económica más grande en la historia de Estados Unidos ha sobrevivido a una guerra comercial sin precedentes, un tsunami catastrófico en Japón y un severo colapso en los precios del petróleo. El coronavirus de rápido movimiento plantea otra prueba grave.

La crisis de salud emergente amenaza con atenuar la parte más brillante de la economía de Estados Unidos, si no del mundo: las billeteras estadounidenses.

El gasto flexible de los consumidores es lo único que mantuvo a Estados Unidos fuera de la recesión durante el apogeo de la guerra comercial entre Estados Unidos y China en 2019. Aunque la fabricación se derrumbó y el gasto comercial se redujo, los estadounidenses siguieron comprando.

Cuatro potencias mundiales lidian con el coronavirus 1:04

El riesgo es que el temor por cuestiones de salud en Estados Unidos cambie esa fórmula, dando otro golpe a la frágil economía mundial y amenazando la expansión en el país.

Es fácil imaginar cómo un brote de coronavirus como el de Corea del Sur e Italia podría hacer que los estadounidenses se resguarden, limitando las visitas a restaurantes, centros comerciales y aeropuertos llenos de gente.

Tal amenaza ha asustado a los inversores de todo el mundo, haciendo que el Dow registrara un desplome de cerca de 2.000 puntos, o 6,5%, en lo que va de la semana.

«El consumidor estadounidense es el cortafuegos entre una economía que está creciendo y una que no», le dijo a CNN Business Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics. «Si el consumidor estadounidense pierde la fe —y el coronavirus será una verdadera prueba de fe— entonces se producirá una recesión».

A la luz del miedo por la salud, Zandi elevó esta semana su probabilidad de una recesión en Estados Unidos durante el primer semestre de 2020 del 20% al 40%.

«Si esto es una pandemia y viene aquí, no veo cómo evitamos una recesión», dijo.

El coronavirus pone a prueba a la economía de China 1:40

Apple, Coca-Cola y MasterCard advierten sobre problemas

Para las empresas estadounidenses, el coronavirus podría representar un doble golpe. Las compañías estadounidenses no solo están experimentando costosas interrupciones en las cadenas de suministro cuidadosamente calibradas, sino que se están preparando para una demanda más débil.

Apple advirtió sobre la posible escasez del iPhone y Coca-Cola dijo que sus edulcorantes artificiales de China podrían ser escasos. United Airlines dijo que la demanda de vuelos a China se ha reducido a cero. Y MasterCard está en alerta por un gasto más suave.

Hasta hace poco, los funcionarios de salud y los economistas pensaban que el coronavirus estaba contenido principalmente en China. Y la imagen en China parecía estar mejorando, aunque gradualmente. Pero el coronavirus se ha extendido desde entonces a las principales economías, como Corea del Sur, Italia, Japón e Irán.

El martes, funcionarios de salud estadounidenses advirtieron que la propagación del coronavirus a Estados Unidos parece inevitable.

«Si tienes un brote en un centro comercial, una conferencia, el comportamiento cambiará radicalmente», dijo David Kotok, presidente y director de inversiones de Cumberland Advisors.

Kotok dijo que tal brote podría desencadenar una recesión global, un riesgo de que los mercados financieros apenas estén comenzando a cotizar.

«Hoy los estadounidenses no ven esto como un problema interno de Estados Unidos. Espero, por el bien de nuestro país, que no estalle aquí», dijo David Kotok, presidente y director de inversiones de Cumberland Advisors. «Pero hace dos semanas, los surcoreanos y los italianos no creían que fuera un problema».

Las millonarias pérdidas de Disney por el coronavirus 3:32

La guerra comercial ya debilitó la economía mundial

El riesgo de un nuevo brote se ve incrementado por el hecho de que la economía global ya tambalea, en gran parte debido al daño persistente de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Durante el cuarto trimestre, Japón, la tercera economía más grande del mundo, sufrió su mayor contracción en el crecimiento desde 2014.

El crecimiento económico de Alemania se detuvo a fines del año pasado.

Y China, el epicentro del coronavirus, se desaceleró antes de que llegara la crisis.

«La economía global ya estaba debilitada debido a la guerra comercial. Y cuando estás en el piso, todo lo que necesitas es un empujón para retroceder», dijo Zandi, el economista de Moody’s.

«Mantengan la calma»

La buena noticia es que la economía de Estados Unidos ha sido extremadamente resistente. Las conmociones anteriores, incluida la crisis de la deuda europea de la década pasada y el tsunami y el terremoto de 2011 en Japón resultaron fugaces. Después de cada susto, la economía se recuperó rápidamente y esas crisis del mercado resultaron ser excelentes oportunidades de compra para los inversores.

«El pánico durante una venta masiva nunca ha sido un buen movimiento», escribió Bespoke Investment Group en una nota a los clientes el martes. «Le aconsejamos que mantengan la calma y no permita que sus emociones se apoderen de ustedes».

Goldman Sachs ha recortado su pronóstico del PIB del primer trimestre, pero aún espera un crecimiento positivo de 1,2% durante el primer trimestre. La herramienta GDPNow de la Reserva Federal de Atlanta pronostica un crecimiento aún más fuerte de 2,6%. Ambos están muy lejos del territorio de recesión.

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos han tenido semanas para prepararse para un brote. Han impuesto restricciones de viaje y otros pasos destinados a prevenir uno.

«Estamos muy lejos de que esto afecte drásticamente al consumidor estadounidense. Pero es un riesgo que la gente está empezando a valorar, y con razón», dijo Daryl Jones, director de investigación de Hedgeye Risk Management.

El Dow Jones se desploma en su apertura 0:50

Presionan a la Fed para que actúe. ¿Pero importará?

La evidencia más reciente sugiere que los recientes desarrollos de coronavirus no perturban mucho a los consumidores. La confianza del consumidor aumentó ligeramente en febrero desde un nivel de enero revisado a la baja, según el Conference Board.

Sin embargo, eso podría cambiar rápidamente dados los últimos titulares sobre el coronavirus y la fuerte caída en el mercado de valores desde sus máximos históricos.

El Dow se desplomó más de 1.000 puntos el lunes, algo que solo ha ocurrido otras dos veces en la historia. Sobre una base porcentual, fue el peor día del mercado en dos años, lo que refleja cuán mal preparados estaban los inversores para las malas noticias.

«Si el mercado sigue bajando 1.000 puntos por día, eso asustará a la gente muy rápido», dijo Zandi, el economista de Moody’s.

Los inversores esperan que la Reserva Federal vuelva al rescate una vez más con dinero fácil. Según la herramienta CMW FedWatch, los mercados ahora tienen un precio del 78% de posibilidades de que se reduzca al menos un tipo de interés en la reunión de la Fed de junio. Esto era solo un 28% hace un mes.

Desafortunadamente, los banqueros centrales están mal equipados para combatir las pandemias.

La Fed ya ha usado parte de su munición convencional al reducir las tasas tres veces el año pasado. Al banco central de Estados Unidos solo le quedan seis recortes de tasas antes de que llegue a cero, un nivel que los funcionarios de la Fed han señalado que no quieren cruzar.

«Es una manguera de fuego muy inadecuada en un incendio furioso», dijo Zandi. «Si realmente entramos en recesión y esto es de hecho una pandemia, la Fed se quedará sin espacio muy rápidamente».