CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empleo

Trabajar desde casa es un salvavidas, y un gran peligro

Por Joelle Renstrom

Nota del editor: Joelle Renstrom (@couldthishappen) enseña en la Universidad de Boston y es autora de “Cerrando el libro: viajes en la vida, la pérdida y la literatura”. Sus trabajos se han publicado en Slate, The Guardian, The Daily Beast, The Washington Post y otros medios. Las opiniones expresadas aquí son suyas. Leer más opinión en CNN.

(CNN) — A medida que el coronavirus se propaga, también lo hacen las cancelaciones de conferencias, viajes, vuelos, escuelas, programas de estudio en el extranjero y otros eventos. A raíz de estos planes descartados, los empleadores, las universidades, los anfitriones de las conferencias y los asistentes se esfuerzan por encontrar formas de salvar el tiempo y los recursos gastados en los eventos cancelados o el dinero perdido por mandar a los trabajadores a casa.

Por incompletas que sean, las soluciones dependen de la tecnología: trabajar de forma remota a través de canales de Slack o Hangouts de Google, usar Zoom para llamadas de conferencia, grabar en video y cargar conferencias, compartir y almacenar archivos en Google Drive, y otras soluciones alternativas relacionadas con la aplicación.

Las soluciones tecnológicas fáciles de usar salvan vidas en situaciones como esta, evitando que muchas operaciones se detengan. Además de mantener a las personas seguras y permitir el empleo, los arreglos de trabajo remoto preservan la continuidad y permiten que las personas se mantengan ocupadas haciendo algo habitual durante un momento de crisis. Las mismas tecnologías también son un salvavidas para aquellos en alto riesgo o en cuarentena. Cuando los humanos usan la tecnología de esta manera, aumenta nuestra confianza en ella, según el Pew Research Center. Esa confianza es “fluida” y depende en gran medida de las circunstancias.

Cuanto más confiamos en la tecnología, más la usamos. Y cuanto más lo usemos, más difícil y menos probable será que recuperemos nuestra dependencia. (¿Cambiaría Google Maps por papel o tendría un teléfono fijo instalado en su hogar?).

El nuevo coronavirus ya ha impulsado una adopción acelerada de tecnologías intermedias que reemplazan las experiencias de primera mano. Esa tendencia será difícil, si no imposible, de revertir, lo que, en última instancia, puede acelerar la obsolescencia de los trabajadores humanos.

A medida que las empresas y los empleadores se adapten a las nuevas circunstancias, notarán los beneficios resultantes. Las facturas eléctricas de la oficina se reducen. Los trabajadores renuncian con menos frecuencia. Todo es más tranquilo. Una vez que la amenaza de coronavirus disminuya, la vida y el trabajo puede que simplemente no vuelvan a ser como antes. Después de que las empresas se tomaron la molestia de implementar infraestructuras de teletrabajo para la mayoría o la totalidad de sus empleados, podrían decidir que prefieren que el acuerdo continúe.

A primera vista, eso podría no parecer tan malo. El teletrabajo aumenta la productividad. Los empleados usan menos días de enfermedad y no tienen que lidiar con los desplazamientos. La tendencia a renunciar a las condiciones convencionales de oficina ha aumentado en todo el mundo. Según un estudio del International Workplace Group, el 70% de las personas trabajan de forma remota al menos una vez a la semana, el 53% teletrabajan la mitad del tiempo y el 11% de los trabajadores nunca van a una oficina.

Si bien el teletrabajo funciona bien para algunos, no es igual para todos. Un estudio de 2016, que examinó a teletrabajadores entre 1989 y 2008, descubrió que trabajar de forma remota tenía “consecuencias negativas generalizadas”. Por ejemplo, mucha gente que pasaba más tiempo trabajando, en lugar de disfrutar con familiares o amigos porque sus límites de vida laboral son más porosos.

LEE: Cómo sobrevivir al confinamiento del coronavirus como padres, especialmente las madres que llevan la carga

Las personas que trabajan a distancia pueden tener problemas para desconectarse del trabajo y de la tecnología que lo permite, lo que contribuye a las consecuencias perjudiciales de la disminución del tiempo cara a cara y las interacciones personales. Dada la implementación repentina y generalizada del teletrabajo, muchos trabajadores pronto notarán cómo trabajar remotamente afecta sus vidas de una manera que probablemente no predijeron, especialmente en las circunstancias actuales.

En su libro “Reclamando la conversación: el poder de hablar en una era digital”, Sherry Turkle, profesora del Programa de Estudios Sociales de Ciencia y Tecnología del MIT, dice que cuando los humanos dependemos de la tecnología para mediar nuestras interacciones, “olvidamos cuán esencial es la conversación cara a cara para nuestras relaciones, nuestra creatividad y nuestra capacidad de empatía”. Esas interacciones son cruciales para la felicidad humana.

Como profesor universitario, mis días consisten en interacciones sociales con estudiantes y colegas. Generalmente encuentro esas conversaciones y las relaciones resultantes estimulantes y gratificantes.

La situación del coronavirus significa que innumerables maestros como yo enfrentan la posibilidad de pararse frente a una cámara en lugar de en un aula. Preferiría hacer eso a cancelar la clase, pero no puedo evitar preguntarme si mi trabajo, junto con tantos otros, está a punto de sufrir un cambio profundo y potencialmente permanente.

Enseño en un programa que lleva a los estudiantes a Londres para un semestre de verano basado en la experiencia. Nadie sabe si podremos ir o cuándo podríamos esperar averiguarlo. Mientras tanto, y en ausencia de más información, estamos trabajando para desarrollar planes de contingencia, lo que me preocupa por las implicaciones a corto y largo plazo.

Los programas educativos en línea y de baja residencia han aumentado en popularidad, especialmente teniendo en cuenta los costos escandalosos de sus contrapartes convencionales, en los que la inscripción se redujo en 0,5%, o 90.000 estudiantes de 2016 a 2017.

Dado el exceso de universidades y el creciente déficit de estudiantes, algunos economistas han pronosticado que estallará la burbuja de la educación superior. En ese contexto, la rápida implementación generalizada de la enseñanza y el aprendizaje a distancia podría tener un impacto desproporcionado en la industria.

Los administradores podrían verlo como una solución no solo para presionar los problemas relacionados con el coronavirus, sino también para los desafíos a más largo plazo relacionados con mantener a flote a las universidades.

Durante una reunión reciente sobre planes de respaldo, bromeé diciendo que podríamos obtener los auriculares de realidad virtual de los estudiantes y realizar nuestras excursiones a Londres de esa manera. “¿Y demostrar que en realidad no necesitamos hacer lo real?”, mi colega respondió.

No puedo dejar de preguntarme cuántos miembros de la facultad podrían ser despedidos si la universidad decide que enseñar de manera remota es lo suficientemente bueno, o cuántas personas serán despedidas cuando sus jefes se den cuenta de que no necesitan presentarse todos los días, o incluso en absoluto. En definitiva, a eso se reduce: si las personas creen en sus experiencias vividas de primera mano, pueden ser suplantadas adecuadamente y no solo durante una pandemia.

A medida que el asunto va en la otra dirección, cada vez más tendremos que buscar y luchar por conexiones personales e interacciones de primera mano. El mantenimiento de las cualidades que nos separan de las máquinas, como la empatía y la necesidad de conectarnos emocional y físicamente con los demás, requerirá esfuerzo.

El coronavirus acelerará nuestra precipitada carrera hacia los brazos de la tecnología, nuestra gracia salvadora. Irónicamente, nuestra respuesta “tecnocéntrica” puede terminar acelerando nuestra propia obsolescencia.