CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Lo que los científicos aprendieron después de disparar una pequeña bala de cañón contra un asteroide cercano a la Tierra

Por Ashley Strickland

(CNN) — La nave espacial Hayabusa2, de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón, disparó una bala de cañón de cobre un poco más grande que una pelota de tenis contra un asteroide cercano a la Tierra llamado Ryugu, para conocer su composición.

Casi un año después, los científicos han tenido la oportunidad de analizar los datos, capturados por las cámaras de la nave espacial, para obtener más información sobre este asteroide, a unos 313 millones de kilómetros de distancia.

La sonda Hayabusa2 desplegó un pequeño impactador de mano, un dispositivo lleno de explosivos plásticos, destinado a hacer estallar un cráter artificial en el asteroide.

Después de desplegar el impactador desde la órbita del asteroide, la Hayabusa2 se movió a una distancia segura del sitio de la explosión, según la Agencia.

También lanzó una pequeña cámara llamada DCAM3 para capturar la detonación tal como ocurrió. La cámara flotaba a 0,8 kilómetros de distancia.

Los investigadores ahora saben que el impacto creó un cráter de casi 10 metros de ancho en la superficie del asteroide, según un nuevo estudio. Envió una columna de material al impacto, que la cámara pudo capturar en detalle.

publicidad

El estudio fue publicado en la revista Science, el jueves. Un estudio adicional sobre la composición del asteroide fue publicado, el lunes, en la revista Nature.

This still from a video created by images captured by Hayabusa 2 shows material being ejected and falling back onto the asteroid after impact.

Captura del video con las imágenes grabadas por Hayabusa 2.

El cráter dejado es como un semicírculo, que incluye un borde elevado, un hoyo central y un patrón asimétrico de material expulsado, según los investigadores. Creen que el patrón asimétrico podría deberse a una roca más grande debajo del cráter.

Según el material liberado por el impacto, los investigadores también creen que el Ryugu incluye material similar a la arena suelta en la Tierra.

La cortina de eyección, o columna de material creada por el impacto, nunca se separó por completo de la superficie, según el estudio. Los investigadores piensan que esto se debió a la gravedad del asteroide.

El Ryugu es un asteroide oscuro en forma de trompo que mide aproximadamente 900 kilómetros de ancho. La superficie está cubierta de rocas. También es increíblemente seco.

LEE: Un gran asteroide pasará cerca de la Tierra en abril, pero no nos impactará, según la NASA

Las fotos capturadas por la nave espacial han revelado una distribución uniforme de rocas oscuras y rugosas, así como aquellas que son brillantes y lisas. Los científicos creen que hay dos tipos de material en el asteroide porque probablemente se formó a partir de los escombros sobrantes después de que su cuerpo matriz fue golpeado.

This is a model of how Ryugu likely formed as a rubble pile asteroid.

Modelo de cómo posiblemente se formó el Ryugu.

Las rocas son similares a las condritas carbonáceas, que son meteoritos primitivos. Algunas de las rocas contienen pequeños materiales coloreados llamados inclusiones que podrían contener minerales como el olivino. Esto también se encuentra en las condritas carbonáceas.

Los investigadores del estudio de Nature también determinaron que el asteroide está compuesto en gran medida por material altamente poroso. Esto podría explicar por qué los meteoritos ricos en carbono rara vez se encuentran en la Tierra; nuestra atmósfera los protege y hace que se rompan en fragmentos.

Los datos se recopilaron para el estudio desde el módulo de aterrizaje MASCOT durante la misión, o el SCOuT de superficie de asteroides móviles.

«Los asteroides frágiles y altamente porosos como el Ryugu son probablemente el vínculo en la evolución del polvo cósmico en cuerpos celestes masivos», dijo Matthias Grott, autor del estudio y experto del Instituto de Investigación Planetaria del Centro Aeroespacial Alemán. «Esto cierra una brecha en nuestra comprensión de la formación planetaria, ya que casi nunca hemos podido detectar dicho material en meteoritos encontrados en la Tierra».

Los investigadores creen que es posible que la estructura altamente porosa de los asteroides ricos en carbono pueda ser similar a los planetesimales, o el material que eventualmente se convirtió en planetas en nuestro sistema solar.

Y los asteroides, que actúan como restos del comienzo del sistema solar, podrían arrojar luz sobre los primeros procesos del Sistema Solar, como la forma en que se formaron los planetas. Desafortunadamente, eso no es algo para lo que los astrónomos tengan mucha evidencia directa. Solo pueden construir modelos basados en lo que saben al estudiar el sistema solar y los meteoritos.

«Por lo tanto, la investigación sobre el tema depende principalmente de la materia extraterrestre, que llega a la Tierra desde las profundidades del sistema solar en forma de meteoritos», dijo Jörn Helbert, coautor del estudio y director de Investigación del Instituto de Investigación Planetaria del Centro Aeroespacial Alemán.

«Además, necesitamos misiones como la Hayabusa2 para visitar los cuerpos menores que se formaron durante las primeras etapas del sistema solar para confirmar, complementar o, con las observaciones apropiadas, refutar los modelos».

LEE: El asteroide que acabó con los dinosaurios favoreció a las bacterias

La Hayabusa2 partió del Ryugu en diciembre de 2019 y regresará a la Tierra a fines de 2020. Lleva cargamentos preciosos, incluidas las muestras recolectadas de dos sitios de aterrizaje en el asteroide para ser analizadas por los científicos.

Si regresa a la Tierra según lo programado, será la primera misión en traer muestras de un asteroide de clase C, que no ha sido visitado antes. Los asteroides de clase C son los más comunes y comprenden el 75% de todos los asteroides conocidos.

Euan McKirdy y Jack Guy de CNN contribuyeron a este informe.