CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Los hombres se lavan las manos con menos frecuencia que las mujeres y eso es más importante que nunca

Por Katie Hunt

(CNN) — Lavarse las manos con agua tibia y jabón durante 20 segundos –junto con quedarse en casa y estar a dos metros de distancia de los demás–, es la mejor arma que tenemos contra el nuevo coronavirus que ha infectado a más de 800.000 personas en todo el mundo.

Sin embargo, hay una gran diferencia, aunque poco discutida, cuando se trata de este hábito esencial de higiene personal: las mujeres sin duda se lavan mejor las manos que los hombres.

Años de encuestas, observaciones e investigaciones han encontrado que es más probable que las mujeres se laven las manos, usen jabón y exfoliante por un período más largo que los hombres después de usar el baño. Sin embargo, todavía hay una porción sorprendentemente grande de ambos sexos que no se lavan las manos en absoluto.

La gente miente sobre lavarse las manos

Los investigadores han tenido que encontrar formas inteligentes de recopilar estos datos, ya que la mayoría de las personas dirán que creen que lavarse las manos después de usar el baño es importante. Eso incluso si en realidad no lo hacen.

Carl Borchgrevink, director de la Escuela de Hospitalidad de la Universidad Estatal de Michigan en East Lansing, toma este tipo de datos de la encuesta con cautela.

LEE: Síntomas del coronavirus: esta es la lista completa para saber cuándo pedir ayuda

“Si estás en un baño en un aeropuerto, por ejemplo, y cuando sales alguien [te pregunta], ‘¿te lavaste las manos?’ ¿Qué vas a decir? Sí, por supuesto”, señaló Borchgrevink.

Cuando los investigadores solo se limitan a preguntar sobre los hábitos de lavado de manos de las personas, “descubrimos que los datos que informaban las personas parecían ser demasiado altos”, dijo.

Para profundizar en lo que la gente realmente hace después de usar el baño, Borchgrevink encargó a 12 asistentes de investigación de la Universidad Estatal de Michigan el trabajo de pasar el tiempo subrepticiamente en cuatro baños diferentes dentro y fuera del campus para registrar lo que realmente hicieron 3.749 hombres y mujeres. Los resultados del estudio de 2013 fueron impactantes para los investigadores.

Pocas personas se lavan las manos correctamente

Cerca del 15% de los hombres no se lavó las manos en absoluto, en comparación con el 7% de las mujeres. Cuando se lavaron las manos, solo el 50% de los hombres usó jabón, en comparación con al 78% de las mujeres.

En general, solo el 5% de las personas que usaron el baño se lavaron las manos el tiempo suficiente para matar los gérmenes que pueden causar infecciones.

Un estudio más amplio publicado en 2009, que usó más métodos de alta tecnología en una concurrida parada de descanso en una autopista en el Reino Unido, fue igualmente, sino más, condenatorio.

Con el uso de dispositivos inalámbricos para registrar cuántas personas ingresaron al baño y usaron los dispensadores de jabón, los investigadores pudieron recopilar datos de casi 200.000 idas al baño durante un periodo de tres meses.

Encontraron que solo el 31% de los hombres y el 65% de las mujeres se lavaban las manos con jabón.

LEE: ¿Comes por estrés durante los días de cuarentena? Aquí hay algunas recomendaciones

“Es una gran brecha: claramente el doble de las mujeres que los hombres se lavaron las manos”, aseguró Susan Michie, profesora de psicología de la salud y directora del Centro para el Cambio de Comportamiento del Departamento de Psicología Clínica, Educativa y de la Salud del University College de Londres.

“Otro resultado interesante fue que mientras más personas estaban en el área del baño, más probabilidades tenían de lavarse las manos”, agregó Michie, quien fue autora del estudio. “Si no había gente alrededor, las personas tendía a escapar sin que nadie lo notara”.

Hay poco que sugiera que los hombres en Gran Bretaña y Estados Unidos son la excepción en el lavado de manos (o la falta de ello).

Una revisión publicada sobre el tema en 2016 analizó la investigación de docenas de países diferentes y descubrió que las mujeres tenían un 50% más de probabilidades que los hombres de practicar o aumentar el comportamiento protector, como lavarse las manos, usar máscaras y limpiar la superficie en forma adecuada en el contexto de una epidemia como la gripe.

¿Por qué hay una brecha de género?

Se han realizado muchas menos investigaciones sobre por qué hay tanta brecha entre los sexos cuando se trata de lavarse las manos. Michie explicó que probablemente era un comportamiento socialmente programado, no genético.

“Las mujeres están más enfocadas en la atención que los hombres: cuidado de niños, cuidado del hogar, cuidado personal”, añadió.

LEE: ¿Por qué el jabón, el desinfectante y el agua tibia funcionan contra el covid-19 y otros virus?

Del mismo modo, Borchgrevink indicó que si bien su estudio no analizó por qué los hombres no se lavaban las manos tanto como las mujeres, esto podría deberse a que los hombres eran demasiado machos para temer a los gérmenes.

“Hablamos con algunos de (los hombres) y preguntamos, ‘¿por qué no te lavaste las manos?'”, indicó Borchgrevink. “Y nos miraban indignados y decían: ‘Estoy limpio, no necesito lavarme las manos’. Tenían una sensación de ser invencibles “.

Nancy Tomes, profesora de historia en la Universidad Stony Brook y autora de “The Gospel of Germs: Men, Women and the Microbe in American Life”, cuenta que la brecha de género en el lavado de manos tiene una larga historia que se remonta a cuando la teoría de los gérmenes de la enfermedad se apoderó de la conciencia pública en la era victoriana: ciertas enfermedades fueron causadas por microorganismos que invadieron el cuerpo en lugar del miasma.

Esta es la manera correcta de lavarse las manos, según la OMS 0:50

“Esto cambió la definición de limpieza”, dijo ella, y especialmente a las mujeres se les dijo que la salud de su familia dependía del más alto nivel de higiene.

“Por supuesto, hubo definiciones de lo que era limpio e inmundo antes de que apareciera la teoría de los gérmenes, pero inyectó un nivel de especificidad y también aumentó la apuesta. Si cometías un error en tu limpieza, podrías morir, tu familia podría morir”.

“Y ese mensaje de ‘comete un error y tu hijo morirá’ resuena como un megáfono en la vida de las madres (incluso hoy)”, comentó Tomes.

Motivar a los hombres a lavarse las manos

La investigación de Michie en la parada de descanso de la autopista en Gran Bretaña analizó qué tipo de mensajes de salud pública mejorarían las tasas de lavado de manos mediante el uso de un letrero que se ilumina con diferentes mensajes a medida que las personas ingresan al baño.

Si bien los hallazgos no fueron concluyentes, el estudio sugirió que hombres y mujeres respondieron a diferentes tipos de mensajes relacionados con el lavado de manos. Los mensajes que desencadenaron el asco (“Quítatelo o cómelo más tarde”) resonaron en los hombres, mientras que las mujeres estaban más motivadas para lavarse con mensajes que activaban el conocimiento, como “el agua no mata los gérmenes, el jabón sí”.

Michie indicó que no estaba al tanto de ninguna campaña de salud pública que hubiera centrado sus esfuerzos en los hombres a la luz de sus fallas en el lavado de manos, pero apuntó que este era el momento perfecto para intentarlo.

“Es una excelente idea apuntar a los hombres. Podría ser realmente útil. Si las mujeres supieran que los hombres no lo estaban haciendo, se pondrían en contacto con ellos”.