CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Terremotos

La pandemia de coronavirus está haciendo que tiemble menos

Por Harmeet Kaur

(CNN) — Las calles de las ciudades, alguna vez abarrotadas, ahora están vacías. El tráfico en las carreteras se ha reducido al mínimo. Y cada vez se pueden encontrar menos personas paseando fuera de sus casas.

Las medidas de contención global para combatir la propagación del coronavirus aparentemente han hecho que el mundo esté mucho más tranquilo. Los científicos también lo están notando.

En todo el mundo, los sismólogos están observando mucho menos ruido sísmico ambiental, es decir, las vibraciones generadas por automóviles, trenes, autobuses y personas que realizan sus vidas cotidianas. Y con la ausencia de ese ruido, la corteza superior de la Tierra se mueve un poco menos.

Thomas Lecocq, geólogo y sismólogo del Observatorio Real de Bélgica, señaló por primera vez este fenómeno en Bruselas.

Bruselas está viendo una reducción del 30% al 50% en el ruido sísmico ambiental desde mediados de marzo, cuando el país comenzó a implementar el cierre de escuelas y negocios y otras medidas de distanciamiento social, según Lecocq. Ese nivel de ruido está a la par de lo que los sismólogos verían en Navidad, dijo.

Menos ruido significa que los sismólogos pueden detectar eventos más pequeños

La reducción en el ruido ha tenido un efecto particularmente interesante en Bruselas: Lecocq y otros sismólogos pueden detectar movimientos telúricos más pequeños y otros eventos sísmicos que ciertas estaciones sísmicas no habrían registrado.

Miremos, por ejemplo, la estación sísmica en Bruselas. En tiempos normales, según Lecocq, es «básicamente inútil».

Las estaciones sísmicas generalmente se instalan fuera de las áreas urbanas, porque el ruido humano reducido hace que sea más fácil detectar vibraciones sutiles en el suelo. La de Bruselas, sin embargo, fue construida hace más de un siglo y desde entonces la ciudad se ha expandido a su alrededor.

El zumbido diario de la vida en la ciudad significa que la estación en Bruselas no suele detectar eventos sísmicos más pequeños. Los sismólogos en su lugar confiarían en una estación de perforación separada, que utiliza una tubería en el suelo para monitorear la actividad sísmica.

«Pero por el momento, debido a la tranquilidad de la ciudad, es casi tan buena como la profunda», dijo Lecocq.

Los sismólogos en otras ciudades están viendo efectos similares en sus propias ciudades.

Paula Koelemeijer publicó un gráfico en Twitter que muestra cómo se ha visto afectado el ruido en el oeste de Londres, con caídas en el período posterior al cierre de las escuelas y lugares de reunión social en Reino Unido y nuevamente después de que se anunciara un cierre del gobierno.

Celeste Labedz, estudiante de doctorado en el Instituto de Tecnología de California, publicó un gráfico que muestra una caída especialmente marcada en Los Ángeles.

Aún así, los sismólogos dicen que la reducción en el ruido es un recordatorio aleccionador de un virus que ha enfermado a más de un millón de personas, mató a decenas de miles y detuvo los ritmos normales de la vida.

Las personas están prestando atención a las reglas de confinamiento

Lecocq dijo que las gráficas que muestran el ruido humano son evidencia de que las personas están escuchando las órdenes de confinamiento de las autoridades y de minimizar la actividad externa tanto como sea posible.

«Desde el punto de vista sismológico, podemos motivar a las personas para que digan: ‘Miren. Sienten que están solo en casa, pero podemos decirles que todos están en casa. Todos están haciendo lo mismo. Todos están respetando las reglas'», dijo.

Los datos también pueden usarse para identificar dónde las medidas de contención podrían no ser tan efectivas, dijo Raphael De Plaen, investigador postdoctoral en la Universidad Nacional Autónoma de México.

«Eso podría ser utilizado en el futuro por los tomadores de decisiones para que digan: ‘OK, no estamos haciendo las cosas bien. Necesitamos trabajar en eso y asegurarnos de que las personas lo respeten porque esto nos interesa a todos'».