CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | Los investigadores deberían estudiar cómo afecta el covid-19 a las mujeres

Por Susan Blumenthal

Nota del editor: La contralmirante retirada Susan Blumenthal, MD, MPA, es la asesora médica y de políticas sénior para amfAR, la Fundación para la Investigación del SIDA y profesora clínica en las Escuelas de Medicina de Tufts y la Universidad de Georgetown. Se desempeñó como funcionaria médica en las administraciones de cuatro presidentes de EE.UU., en funciones como asistente del director general de Sanidad, primera subsecretaria adjunta para la salud de la mujer, jefe de la Subdivisión de Investigación de Medicina Conductual y Prevención Básica del NIMH y como asesora de salud de la Casa Blanca. Las opiniones expresadas en este comentario son propias de la autora. Ver más opiniones en CNNe.com/opinion.

(CNN) — Mientras la pandemia de covid-19 abruma a las comunidades en Estados Unidos, muchos de nosotros en el campo médico y científico no podemos evitar recordar los primeros días de la epidemia del SIDA. En la década de 1980, el VIH era un nuevo virus misterioso y mortal que se extendía rápidamente por nuestro país. El miedo y la desinformación alimentaron brotes. Los puntos críticos surgieron en la ciudad de Nueva York y California.

Recuerdo el impacto devastador de la epidemia en su inicio: una vez que las personas que de otra manera estaban sanas comenzaron a morir rápidamente, el estigma que rodeaba la enfermedad aumentó y el gobierno tardó en responder. Sin medicamentos para tratar la enfermedad, las únicas herramientas para ayudar a prevenirla fueron los cambios de comportamiento individuales. Mi trabajo en el Instituto Nacional de Salud Mental fue estimular una agenda de investigación científica sobre estrategias de cambio de comportamiento, convocar la primera conferencia de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) sobre mujeres y SIDA, y contribuir al primer informe del director general de sanidad que advierte a todos los estadounidenses sobre esta nueva enfermedad infecciosa

Alrededor de este tiempo, el Dr. Anthony Fauci estaba en otro instituto de NIH, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, trabajando para descubrir medicamentos para tratar y prevenir el VIH/sida.

Inicialmente, la comunidad de investigación no reconoció a las mujeres como un grupo importante para estudiar. Como consecuencia, los ensayos clínicos de medicamentos contra el VIH/SIDA y las intervenciones preventivas los excluyeron. Continuamos pagando el precio de este descuido de la salud pública: las mujeres ahora representan casi el 52% de las personas que viven con VIH a nivel mundial. La enfermedad afecta desproporcionadamente a las mujeres de color: en 2018, el 79% de los nuevos diagnósticos de VIH entre las mujeres en Estados Unidos eran minorías raciales y étnicas.

Ahora, estamos viendo eventos similares con la pandemia de covid-19. Una vez más, el gobierno está respondiendo lentamente. Una vez más, las poblaciones vulnerables, particularmente las personas de color y pobres, están muriendo a tasas más altas. Una vez más, nos encontramos con la necesidad de modernizar nuestros sistemas de salud y movilizar a la comunidad de investigación para desarrollar estrategias efectivas de pruebas, tratamiento y prevención. Y una vez más, la respuesta no ha tenido en cuenta las diferencias importantes basadas en el sexo cuando se trata del impacto de covid-19 en Estados Unidos.

Mi trabajo en el NIH, y mi tiempo como primer subsecretario adjunto de salud de la mujer del país, me ayudaron a llevar a las mujeres a la vanguardia de la agenda de atención médica de nuestra nación. Surgió un nuevo campo para estudiar las diferencias sexuales desde el nivel celular hasta los factores sociales y ambientales que influyen en la salud y la enfermedad. Ahora entendemos cuán fundamentales son estas diferencias para la forma en que progresa una enfermedad y para la efectividad del tratamiento y las intervenciones preventivas.

Cuando se trata de covid-19, las diferencias biológicas de sexo en los sistemas inmune y endocrino pueden ayudar a explicar los casos más graves y las tasas de mortalidad más altas en los hombres. Los cromosomas sexuales y las hormonas influyen en la respuesta inmune a los microbios, y las mujeres en general presentan respuestas inmunes más fuertes a las infecciones y las vacunas.

Los estudios en ratones infectados con el coronavirus del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) sugieren que el estrógeno puede tener efectos protectores. Por ejemplo, la hormona sexual femenina disminuyó el daño pulmonar durante una tormenta de citoquinas, una reacción exagerada fatal del sistema inmune del cuerpo en respuesta a la infección, al disminuir esta respuesta inmune. En el mismo estudio, las hembras murieron casi al mismo ritmo que los ratones machos cuando se extrajeron sus ovarios o se inhibieron los receptores de estrógenos. Si bien es un largo camino desde un ratón hasta una mujer o un hombre para determinar los mecanismos de una enfermedad, los estudios en animales pueden ayudarnos a comprender el papel que juegan las diferencias sexuales en las hormonas y el sistema inmune en la presentación de los síntomas, la gravedad de la enfermedad y las tasas de mortalidad.

Las mujeres también pueden tener mayor inmunidad después de la infección. Una comparación de 331 pacientes en Wuhan, China, descubrió que en los casos más severos, se encontraron niveles más altos de anticuerpos en mujeres, en comparación con hombres, después de recuperarse de covid-19. La investigación aún no ha tenido una revisión por homólogos, y necesitamos más estudios que analicen esta correlación, lo que podría tener un efecto profundo a medida que los científicos luchan por encontrar tratamientos efectivos.

Si bien la biología puede ser protectora para las mujeres como resultado de factores inmunológicos u hormonales, ellas experimentan las devastadoras consecuencias sociales y económicas del covid-19 de manera más aguda. Un informe reciente indica que las mujeres tienen un 16% más de probabilidades que los hombres de decir que la pandemia ha tenido un impacto negativo en su salud mental. Los informes de violencia doméstica también están en aumento, lo que afecta desproporcionadamente a las mujeres como víctimas, y algunos medios locales informan un aumento del 46% en las llamadas a la policía en EE.UU. Durante el encierro en Hubei, China, la policía del condado de Jianli reportó el triple de casos de violencia doméstica en febrero en comparación con el mismo período del año anterior.

Además, hay más mujeres que hombres en la primera línea de respuesta de atención médica al covid-19. Según la Oficina del Censo de EE.UU., Las mujeres representan el 76% de todos los trabajadores de la salud y el 85% de todas las enfermeras registradas y asistentes de salud mental y del hogar. En algunos estados, los trabajadores de la salud comprenden el 20% de los casos de coronavirus y muchos de ellos están muriendo por esta enfermedad.

Las mujeres también han sido duramente golpeadas por el desempleo resultante de covid-19. En Estados Unidos, las mujeres representaron casi el 60% de los 700.000 empleos perdidos solo en marzo, según cálculos del Instituto de Investigación de Políticas para la Mujer.

Además, las repercusiones económicas de la pandemia podrían tener un impacto duradero en las mujeres en la fuerza laboral y como cuidadoras. Nuestro gobierno debe movilizarse para responder a los más afectados económicamente y centrar los esfuerzos en lograr que las mujeres vuelvan a trabajar de manera segura con igualdad de remuneración y pago de riesgos para los trabajadores esenciales.

Los servicios de salud reproductiva de las mujeres, incluido el acceso a la anticoncepción, también están en peligro. En Texas, el aborto figuraba como un procedimiento no esencial que podía posponerse hasta que el gobernador revisara la orden después de una batalla legal. Iowa, Ohio, Arkansas y Alaska también han impuesto restricciones al procedimiento médico durante la pandemia.

También hemos visto datos emergentes que indican que el coronavirus afecta desproporcionadamente a las personas de raza negra, así como a las personas mayores. Lamentablemente, en medio de la pandemia de covid-19, la mayoría de los países, incluido EE.UU., aún no informan datos desglosados por edad, sexo, raza o etnia, con los desgloses enumerados uno al lado del otro para que puedan compararse.

En respuesta a la supervisión del Congreso, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ahora han agregado datos raciales/étnicos por edad en los estados que está disponible esta información. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que estos importantes datos raciales faltan en el 64% de los casos reportados. Los CDC aún no incluyen datos paralelos sobre estos tres factores demográficos clave para la comparación. Además, hay una alarmante omisión del sexo biológico en el cuadro clave de factores demográficos, lo que hace que sea muy difícil analizar las diferencias en las tasas de covid-19 entre mujeres blancas, negras y latinas por grupo de edad.

Si bien el VIH y el nuevo coronavirus difieren en muchos aspectos, podemos aplicar las lecciones que aprendimos del VIH a esta nueva pandemia mortal. A medida que buscamos tratamientos efectivos y una vacuna, la inclusión de mujeres y minorías en ensayos clínicos es crítica.

Se debe realizar más investigación para analizar el impacto potencial del sexo, junto con otros factores demográficos, en pacientes con covid-19. También es imperativo estudiar juntos estos factores demográficos para comprender mejor los mecanismos de la infección por coronavirus, su curso clínico y la seguridad y efectividad de las intervenciones. Mientras tanto, los datos de investigación recopilados sobre el riesgo biológico, social y ambiental y los factores de protección en todo el mundo deben desglosarse y analizarse en estas categorías demográficas.

En la lucha contra el covid-19, las mujeres deben participar en el diseño e implementación de los planes de respuesta al coronavirus. Y los científicos y los médicos deben abordar las diferencias de sexo, edad y raza/etnia al realizar investigaciones y brindar servicios de atención médica. Estos son los pilares para ayudar a frenar el impacto devastador de esta enfermedad en la salud y el bienestar económico de las mujeres y los hombres en nuestro país.