CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | La comunidad de inteligencia hizo su trabajo, pero Trump no hizo el suyo

Por Samantha Vinograd

Nota del editor: Samantha Vinograd es analista de seguridad nacional de CNN. Es asesora principal del Instituto Biden de la Universidad de Delaware, que no está afiliado a la campaña de Biden. Vinograd sirvió en el Consejo de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama de 2009 a 2013 y en el Departamento del Tesoro bajo el presidente George W. Bush. Síguela @sam_vinograd. Las opiniones expresadas en este comentario son propias de la autora. Ver más artículos de opinión sobre CNNe.com/opinion.

(CNN) — No podemos pretender meternos en la cabeza del presidente Donald Trump y conocer sus verdaderas motivaciones para minimizar el virus y no prepararse o responder adecuadamente. Pero sí sabemos que no fue por falta de informes de inteligencia.

Día tras día, durante sus «sesiones informativas» de prensa diarias, tormentas de tuits y otras manifestaciones públicas de descontento, los estadounidenses escuchan las frecuentes afirmaciones de Donald Trump de que el coronavirus «salió de la nada»; que actuó rápidamente; y que «nadie podría haber predicho algo como esto«.

Bueno, por mucho que Trump quiera tratar de negarlo o bailar a su alrededor, los informes indican que los expertos lo predijeron y trataron de decírselo. El «enemigo» no era invisible para la comunidad de inteligencia, funcionarios de la administración como Peter Navarro, expertos en salud y más.

El Washington Post informó recientemente, citando a funcionarios actuales y anteriores de Estados Unidos, que más de una docena de informes diarios de seguridad (PDB por sus siglas en inglés) en enero y febrero, un período en el que Trump continuó minimizando la amenaza, tenían advertencias sobre el nuevo coronavirus.

publicidad

El martes, Trump dijo que «tendría que verificar» para ver las «fechas exactas de las advertencias». (CNN se comunicó con la Oficina del director de Inteligencia Nacional para obtener comentarios).

El PDB, preparado por la comunidad de inteligencia (CI), contiene los análisis que la CI considera que el presidente necesita saber para comenzar su día. Es donde la CI puede hacer sonar la alarma sobre las amenazas estratégicas a corto y largo plazo que enfrenta el país, junto con actualizaciones de inteligencia sobre temas críticos de seguridad nacional.

La preparación del PDB es un proceso complejo, administrado por el director de Inteligencia Nacional, y se somete al más alto nivel de escrutinio antes de llegar al escritorio del presidente. Los presidentes han digerido el PDB en diferentes formatos, incluidas copias impresas en una carpeta de cuero grueso y en iPads. Por lo general, el presidente también recibe una sesión informativa oral sobre el PDB por parte de un miembro de alto rango de Inteligencia. Ese informe oral es una oportunidad para que él haga preguntas y sondee los análisis.

Pero no puedes llevar a un caballo al agua y obligarlo a beber. La comunidad de inteligencia hizo su trabajo, pero Trump no hizo el suyo.

El PDB, como otras valoraciones de inteligencia, se entiende como un aporte para la formulación de políticas. Si se produce el PDB, pero se ignora o se descuenta, la inteligencia no se integra en las decisiones políticas o declaraciones presidenciales. La responsabilidad es del presidente en ese sentido.

Aparentemente Trump no lee el PDB regularmente y solo recibe una sesión informativa oral dos o tres veces por semana, según el Washington Post. En un nivel básico, este informe plantea la verdadera pregunta de qué está haciendo el presidente Trump durante los momentos en que debería prestar atención a su PDB.

En medio de las críticas de que el presidente pasa sus días haciendo la versión Trump de «Netflix & chill» (viendo televisión y tuiteando), los empleados de la Casa Blanca le dijeron al New York Post que Trump trabaja tan duro que a menudo ni siquiera tiene tiempo para almorzar. Pero si Trump no está digiriendo inteligencia, ni integrándola en las decisiones políticas y consultando con su equipo de seguridad nacional, es aún más claro por qué tiene tiempo libre en sus manos para desestabilizar nuestra seguridad nacional en lugar de mejorarla.

Su desprecio por la inteligencia es de larga data: es un fanático del buen tiempo.

Es un porrista de la inteligencia cuando se ajusta a una narración personal. Insultó a la comunidad de inteligencia y luego le pidió al pueblo estadounidense que crea en la inteligencia cuando tiene un proyecto que favorece, como la muerte del comandante Qasem Soleimani, el jefe de la unidad de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia de la Revolución Islámica de Irán (IRGC).

Ser selectivo con la inteligencia es lo opuesto a actuar de manera inteligente. Contamina a la comunidad de inteligencia al convertirla en una herramienta política partidista para el presidente que es antitética a los valores centrales de la CI de decir la verdad y ser un grupo apolítico e imparcial de expertos.

Trump devastó a la comunidad de inteligencia tal como la conocemos. Ese es uno de sus principales legados de seguridad nacional. Pero otro de los atributos clave de su administración también está en el centro de atención: el mundo ahora tiene aún más razones para creer que el equipo de Trump no tiene influencia sobre él.

La marginación de sus jefes de inteligencia ha sido de larga data. Pero el hecho de que la CI advirtió sobre el virus tantas veces en el PDB dice mucho sobre cómo les va a sus otros funcionarios del gabinete.

Aunque los PDB se entregan al presidente, también hay una lista oficial de funcionarios de alto nivel que están autorizados para obtener una copia de ellos. Normalmente incluye a funcionarios como el vicepresidente, el secretario de estado, el secretario de defensa, el asesor de seguridad nacional y, al menos por un tiempo, Jared Kushner, a pesar de sus serios problemas de autorización de seguridad.

En la práctica, esto significa que varios miembros del círculo íntimo de Trump tuvieron acceso a las mismas advertencias que él. La gente que él escogió a mano escuchó las campanas de alarma, a menos que ellos también fallaran en digerir el PDB que también recibían diariamente.

La única otra explicación es que estaban demasiado ansiosos por rechazar sus juicios personales e informados sobre el virus. Como mínimo, fueron lamentablemente ineficaces para que tomara la amenaza de covid-19 más en serio y se preparara para los horribles días por venir.

Trump ha promocionado sus restricciones de viaje a China como prueba de que se tomó en serio el virus, pero hay cosas clave que su administración no pudo hacer, como invocar rápidamente la Ley de Producción de Defensa para ayudar con la producción de suministros médicos que se necesitan con urgencia.

Cualquiera de estos escenarios: los funcionarios de alto nivel de Trump que no leen los PDB o tienen demasiado miedo de hablar, es peligroso. También lo es la idea de que no son efectivos para dar la alarma cuando se trata de amenazas importantes. Si la comunidad de inteligencia y otros miembros de alto rango del aparato de seguridad nacional no pueden comunicarse con el presidente, ¿quién puede?

No hace falta inteligencia para responder esa pregunta: las únicas personas que llegan a Trump, incluso bajo amenazas proyectadas a acabar con la vida de miles (si no más) de estadounidenses, son las personas que repiten su propaganda a través de nuestras pantallas.

Eso no está clasificado, es un secreto a voces. Eso es motivo de celebración para los servicios de inteligencia extranjeros. Simplemente tendrían que enviar sus mensajes por televisión para tener una mejor oportunidad de influenciar al presidente que su propia comunidad de inteligencia. Eso no beneficia la seguridad de los estadounidenses, la degrada porque el presidente se convierte en un objetivo aún más fácil de manipular y distraer.

Mientras trabajamos para contener el coronavirus, tenemos motivos para una mayor alarma cuando se trata de nuestra seguridad nacional. Covid-19 es una amenaza que el presidente Trump podría haber mitigado si hubiera operado con cierta inteligencia real.

Lo que no sabemos es a qué otras amenazas no ha prestado atención. Desafortunadamente, podemos descubrirlo pronto.