CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | Estados Unidos puede hacer que la votación sea más segura durante la pandemia. No dejes que los republicanos la detengan

Por Alyssa Milano

Nota del editor: Alyssa Milano es actriz, productora, activista y presenta el podcast «Alyssa Milano: Sorry Not Sorry». Síguela en Twitter @Alyssa_Milano. Las opiniones expresadas aquí son suyas. Lea más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — Donald Trump dejó en claro desde el comienzo de su presidencia que está dispuesto a socavar los resultados de las elecciones estadounidenses y dificultar que las personas voten.

Después de que ganó, hizo afirmaciones ridículas y sin fundamento sobre votantes ilegales que permitieron que Hillary Clinton lo golpeara en la votación popular, a pesar de que ganó la Casa Blanca en el Colegio Electoral. Lanzó una comisión simulada para examinar el fraude electoral, luego la disolvió cuando no encontró la evidencia que quería. Y ahora, a medida que los estadounidenses buscan asegurarse de que puedan votar de manera segura durante esta crisis de covid-19, él se opone al voto por correo, a pesar de que él mismo ha votado por ese medio.

Para respaldarlo, el Comité Nacional Republicano ha dicho que gastará US$ 20 millones para combatir demandas dirigidas a facilitar que los estadounidenses emitan su voto este año.

Necesitamos ser claros acerca de lo que es esto: supresión de votantes. Es uno de las únicos instrumentos en su caja de herramientas de campaña, y al igual que los legisladores republicanos en Wisconsin que forzaron una primaria en persona sin la protección adecuada, Trump está dispuesto a hacer que los votantes elijan entre su salud y su voto.

publicidad

Es indignante y profundamente cínico. Y, francamente, los republicanos en Washington también están equivocados acerca de los hechos.

Casi 60 millones de estadounidenses votaron anticipadamente o por correo y boletas en ausencia en las últimas elecciones presidenciales. Cinco estados, Colorado, Hawái, Oregon, Washington y Utah, realizan elecciones por correo. Oregon lo ha hecho por casi 25 años. Los miembros de nuestras fuerzas armadas han votado por correo durante más de siglo y medio.

Los estados con voto por correo han elegido tanto demócratas como republicanos. El senador Cory Gardner, republicano, fue el primero en ser elegido en Colorado tras la decisión del estado de votar completamente por correo.

Los senadores republicanos Mitt Romney y Mike Lee están en el cargo debido a millones de boletas de votación enviadas por correo en su estado natal de Utah.

El voto por correo es seguro y probado, y no beneficia a una u otra parte, sin importar lo que diga Trump.

Con una segunda ola del virus que se espera que sea aún más devastadora este otoño boreal, aumenta la urgencia de implementar opciones como votar por correo. En lugar de perder el tiempo interfiriendo con jueces más radicales y contrarios a la elección, los republicanos del Senado deberían ponerse del lado de los demócratas de la Cámara de Representantes y apoyar importantes reformas de votación. Los estados también deben actuar.

Primero, el Congreso debe dar a los estados la financiación que necesitan para garantizar que brinden a sus votantes la mayor cantidad posible de opciones de votación segura. Los US$ 400 millones para las elecciones que los demócratas negociaron en la Ley Cares es un buen pago inicial, pero está lejos de ser suficiente.

Los expertos y administradores de elecciones han dicho que el Congreso debería aprobar al menos otros US$ 3.600 millones para implementar opciones para mantener a las personas seguras.

Si los miembros del Congreso pueden crear un rescate corporativo de US$ 500.000 millones, seguramente pueden gastar US$ 4.000 millones para rescatar nuestra democracia. El Congreso también debería especificar que los estados deben ampliar las opciones de votación por correo y votación anticipada a todas las personas registradas, como lo propusieron las señoras Amy Klobuchar (D-MN), Kamala Harris (D-CA) y Elizabeth Warren (D-MA). ) y organizaciones como Let America Vote.

Segundo, los estados necesitan comenzar a prepararse ahora. El miedo al covid-19 debe considerarse una razón legítima para votar en ausencia en los estados que requieren una razón. Los administradores electorales deben incluir sobres de devolución con franqueo pagado con boletas en ausencia y proporcionarles un lugar seguro para dejarlos. Con el registro de votantes en pausa debido a las restricciones de distanciamiento social, los estados deberían permitir el registro de votantes en línea.

Finalmente, incluso con el voto por correo, hay muchas personas que prefieren o necesitan, o por ejemplo, aquellos con discapacidades o aquellos que tienen acceso limitado al servicio de correo, votar en persona.

Los estados deberían ampliar las oportunidades de votación anticipada para reducir el hacinamiento en los lugares de votación el día de las elecciones. Los funcionarios electorales locales deben mantener lugares de votación en persona seguros y accesibles. Necesitan los fondos para comprar suministros de limpieza para asear las casillas de votación y garantizar que los trabajadores electorales tengan la protección adecuada.

Estos son cambios de sentido común que tienen un amplio apoyo entre los estadounidenses, pese al partido político. Pero en Washington, y en algunas capitales estatales, los republicanos, que han estado haciendo la votación más difícil para algunos grupos de votantes en todo el país durante años, están tratando de usar esta crisis para suprimir aún más la participación electoral al no apoyar una opción de voto por correo. Piensan que tener esta opción los perjudicaría en las elecciones, promoviendo la idea de que solo los demócratas se benefician de una mayor participación electoral. Es típico de su enfoque discreto y cínico de la política. Pero las pandemias mortales no deberían ser una excusa para mantener a las personas alejadas de las urnas.

En estos tiempos inciertos, cuando los niños no saben cuándo podrán regresar a la escuela, los padres luchan por equilibrar el trabajo y el aprendizaje a distancia, las familias no están seguras de cuándo podrán celebrar hitos como bodas y graduaciones, y a todos le preocupa proteger su salud, votar debería ser fácil. Tenemos las herramientas y la experiencia para hacerlo.

Si bien parece que gran parte de nuestras vidas ha estado en pausa durante los últimos meses, nuestra democracia no puede estarlo. Hemos celebrado elecciones durante la Guerra Civil y la Gran Depresión, durante la pandemia de gripe de 1918 y después de los desastres naturales. Podemos unirnos y hacerlo también durante esta crisis. Superemos el partidismo y garanticemos el acceso a nuestra democracia mientras mantenemos a las personas seguras.