CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

Un virus mortal ahora amenaza a los conejos en EE.UU. y ya está en varios estados

Por Scottie Andrew

(CNN) – Un virus mortal amenaza con aniquilar poblaciones enteras en varios estados. Y en riesgo están los conejos de América del Norte.

Se trata de una cepa de la enfermedad hemorrágica viral del conejo (RVHD, por sus siglas en inglés), y recientemente apareció en lugares del oeste de Estados Unidos. Si continúa propagándose sin control, podría afectar a más de una decena de especies de conejos en el país y a los ecosistemas a los que pertenecen.

Pero esta enfermedad altamente contagiosa no está relacionada con el coronavirus: solo los conejos, liebres y picas, un primo diminuto de los conejos, pueden propagarlo entre sí y los humanos no pueden infectarse.

El virus de la enfermedad hemorrágica del conejo tipo 2 puede causar sangrado interno e hinchazón, pero con mayor frecuencia, los conejos se descubren después de que ya han muerto, según el Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California.

Hay algunas similitudes entre la enfermedad hemorrágica viral del conejo y el covid-19, señaló Matt Gompper, ecólogo de enfermedades y jefe del Departamento de Peces, Vida Silvestre y Ecología de Conservación de la Universidad Estatal de Nuevo México.

Se cree que ambos virus han “saltado” de una especie a otra: en el caso del nuevo coronavirus fue probablemente de un murciélago a los humanos, mientras que en la enfermedad del conejo, pasó de conejos domésticos a salvajes. Los dos aumentaron tan rápidamente que los funcionarios de salud tenían una espacio limitado para actuar.

Cómo llegó la enfermedad a Estados Unidos

Es probable que la enfermedad se haya originado hace aproximadamente una década en conejos europeos, también llamados conejos comunes, que abarcan a la mayoría de los conejos domésticos vendidos en Estados Unidos, indicó Gompper.

Luego, a principios de marzo de este año, se descubrió otra cepa del virus en conejos salvajes en el sur de Nuevo México. Unos días después, se hallaron conejos muertos cerca de El Paso, Texas. Luego más observaciones en Arizona, Colorado y, en mayo, en California.

Los ecólogos no están seguros de cómo llegó el virus tipo 2 a EE.UU. Gompper señaló que predice que la enfermedad se abrió paso a través de la carne de conejo o el comercio doméstico de conejos. También podría haber estado circulando en el norte de México, que comparte una frontera con Nuevo México y Texas.

La enfermedad podría afectar ecosistemas

Debido a que la enfermedad es tan nueva, prácticamente no existen datos sobre las muertes relacionadas, destacó Gompper. Entonces, si bien es algo preocupante, los ecólogos no están seguros si la enfermedad causará brotes concentrados en áreas locales o muertes generalizadas en EE.UU.

De cualquier manera, implicará una pérdida para la conservación. Varias especies de conejos, incluido el conejo matorralero ribereño de California, están en peligro o son vulnerables, y ya enfrentan hábitats afectados. Una enfermedad potencialmente mortal podría obstaculizar su recuperación.

Sin embargo, los conejos no son los únicos que sufrirían. Si las poblaciones de estos animales disminuyen, entonces sus depredadores perderían una valiosa fuente de alimento, y las plantas en las que pastan pueden crecer demasiado, lo que provocará consecuencias en todo el ecosistema, explicó Gompper.

“Los conejos, dondequiera que se encuentren, tienden a tener un impacto relativamente sólido en su entorno porque son herbívoros primarios”, señaló. “Si el impacto del virus será tal que veremos cambios ecológicos muy drásticos como efecto, eso aún se desconoce”, completó.