CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | El único mensaje vital sobre las casi 100.000 muertes por coronvirus en EE.UU.

Por Jeffrey D. Sachs

Nota del editor: Jeffrey D. Sachs es profesor y director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia. Las opiniones expresadas en este comentario pertenecen exclusivamente al autor.  Lee más artículos de opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN) – En este sombrío fin de semana del Día de los Caídos, Estados Unidos se acerca al triste hito de 100.000 muertes por covid-19 en una población de 330 millones de personas. Seis naciones de Asia y el Pacífico –Australia, Japón, Corea, Nueva Zelandia, Taiwán y Vietnam– tienen poco más de 1.200 muertes por coronavirus en una población combinada de casi lo mismo que EE.UU., 328 millones. El 23 de mayo, el mapa de la Universidad Johns Hopkins sobre el covid-19 muestra que Estados Unidos registró 1.208 nuevas muertes, mientras que los seis países de Asia y el Pacífico registraron apenas 13 falleciemientos: 12 en Japón, 1 en Australia y 0 en el resto.

Estados Unidos no ha logrado controlar la pandemia, mientras que muchos otros países, y no solo los seis de Asia y el Pacífico, han tenido éxito.

El sistema político estadounidense no se ha enfocado en cómo poner fin a la pandemia. Nuestros debates políticos desde los primeros días han mordido el anzuelo del absurdo contenido en Twitter de Donald Trump: cloroquina, Clorox, pros y contras de China, pros y contras de la OMS, llenar los bancos de las iglesias en Pascua, la apertura de los estados, el rescate de la oficina de correos, la lealtad de Fox News y si usar o no una mascarilla facial en la planta de Ford Motor. Esta no es la política de resolución de problemas; es la política de la distracción.

Seis meses después de la pandemia y cerca de las 100.000 muertes, todavía no tenemos un rastreo sistemático de contactos en todo el país. Ni el presidente ni el Congreso se han centrado en el tema a pesar de que es la clave para mantener vivos a los estadounidenses y restaurar la economía.

Nuestra política es tribal e ineficaz. En lugar de diseñar un sistema de seguimiento de contactos a nivel nacional, debatimos sobre Trump contra la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. Como estadounidenses, debemos aceptar fácilmente que tanto el presidente como el Congreso han fracasado miserablemente. Ninguno de los dos se ha centrado en cómo detener la pandemia. Ambos se han enfocado en culpar al otro.

La verdad es simple y sombría. Si no detenemos la pandemia, enfrentaremos muchas más muertes y una depresión larga y profunda. Sería maravilloso que una vacuna nos rescatara repentinamente de nuestro fracaso persistente para implementar medidas básicas de salud pública. Pero no apuestes por eso. Las noticias recientes sobre las vacunas tienen el sello distintivo de la exageración, el tipo de historias típicamente seguidas por largas demoras y decepciones. Ese no es un pronóstico, solo un punto urgente de que no debemos dejar el rescate de la república a vacunas no probadas aún que están en las primeras etapas de desarrollo.

Lamentablemente, muchos gobiernos estatales y locales no han podido compensar la falta de liderazgo federal. Sí, hubo una grave escasez de equipos para pruebas de detección debido a fallas impactantes a nivel federal. Sin embargo, se podría haber logrado un control mucho más epidémico a nivel estatal y local.

Nueva York, por ejemplo, no notó la propagación temprana del covid-19 ni creó sistemas para el rastreo de contactos cuando era urgentemente necesario. Peor aún, las autoridades de salud del estado de Nueva York ordenaron desastrosamente que los pacientes convalecientes de covid-19 fueran trasladados de los hospitales a los hogares de ancianos, con el riesgo de infecciones masivas en esos entornos altamente vulnerables. Ha habido miles de muertes trágicas que se pudieron evitar en los centros de atención del estado. Y, sin embargo, algunas ciudades como Paterson, en Nueva Jersey, han innovado y establecido un estándar crucial para el resto.

Miles de muertes adicionales que se pueden evitar se avecinan a menos de que comencemos a enfocarnos como nación en poner fin a la epidemia. Ignora las publicaciones de Twitter de Trump. No tienen nada que ver con nuestras necesidades reales y urgentes. Nuestra pregunta central debería ser esta: ¿cómo puede Estados Unidos implementar rápida y urgentemente medidas básicas de salud pública (rastreo de contactos, pruebas, cuarentena y prácticas públicas y laborales seguras) ya logradas en Asia y el Pacífico y en muchos otros países? Solo al detener la propagación desenfrenada de la enfermedad podemos estar seguros y nuestra economía puede funcionar nuevamente.

En la próxima semana, el Congreso debe regresar de inmediato, en línea si es necesario, para considerar única y exclusivamente este tema. Para el final de la semana, el Congreso debe votar por una legislación para financiar y apoyar la ampliación urgente e inmediata de la localización de contactos a nivel nacional y las prácticas seguras en el lugar de trabajo. La Asociación Nacional de Gobernadores y la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos deberían hacer lo mismo.

Dentro de unos días podríamos finalmente tener un acuerdo y una estrategia nacional, con o sin Trump. Ya hemos sufrido lo suficiente de la política sin timón, distraída y mortal.