CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Reino Unido

OPINIÓN | Cómo la hipocresía por el coronavirus está empañando el gobierno de Boris Johnson

Por Rosa Prince

Nota del editor: Rosa Prince es una autora y periodista especialista en política estadounidense y británica. Escribió «Theresa May: The Enigmatic Prime Minister». Las opiniones en este artículo pertenecen al autor. Más opiniones en CNNe.com/opinion

(CNN) — Cuando el primer ministro británico Boris Johnson estaba luchando por su vida el mes pasado, su principal asesor, Dominic Cummings, estaba lidiando con su propia batalla relacionada con el covid-19.

Ahora, las circunstancias del caso de Cummings, y en particular cómo y dónde eligió tratarlo, plantean un desafío a la salud del gobierno británico e incluso pueden amenazar la capacidad del Reino Unido para combatir rápidamente el virus.

Johnson ha demostrado ser firme en su defensa de su aliado cercano, ya que este último fue acusado de romper el estricto confinamiento del Reino Unido al conducir 130 kilómetros con su esposa, quien admite que muestra algunos síntomas de coronavirus, y su hijo pequeño para estar cerca de su extensa familia. Sugirió que el asesor siguió «los instintos de cualquier padre…» al buscar ayuda con el cuidado del niño en caso de que la pareja se enfermara demasiado.

Sin embargo, en una Gran Bretaña fatigada por la cuarentena, donde muchos han agonizado por la orden de mantenerse alejados de parientes asustados, enfermos y moribundos, las palabras del primer ministro no han funcionado bien. Muy inusualmente, varios de sus propios parlamentarios conservadores ahora piden que se despida a Cummings, e incluso el Daily Mail, amigable con el gobierno, se preguntó: «¿En qué planeta están?» acerca de su decisión de apoyar a su hombre.

En señal de la fuerza del sentimiento, más de una docena de obispos de la Iglesia de Inglaterra han condenado tanto a Johnson como a su asesor. Uno, Nick Baines, el obispo de Leeds, preguntó en Twitter: «¿Aceptamos que un PM nos mienta, nos patrocine y nos trate como tontos?» – dando a entender que la afirmación del primer ministro de que el señor Cummings no había roto la letra o el espíritu de las leyes de la cuarentena a través de sus acciones era una visión débil.

En una de las respuestas más conmovedoras, Helen Goodman, hasta diciembre la diputada del Partido Laborista para Durham, la ciudad norteña que Cummings visitó para quedarse en una propiedad de sus padres, dijo que estaba «horrorizada» por su comportamiento, dado que su propio padre había muerto solo de covid-19 en un hogar de cuidado local después de que ella obedeció las reglas y no lo visitó.

En un evento sin precedentes en una arena política donde los asesores no elegidos generalmente permanecen detrás de escena, el señor Cummings realizó una conferencia de prensa el lunes en el jardín de Downing Street en la que trató de explicar sus acciones. Al decir que no se arrepentía, agregó: «Creo que en todas las circunstancias me comporté de manera razonable y legal. Las reglas legales no cubren inevitablemente todas las circunstancias, incluidas aquellas en las que me encontré». También el lunes, Johnson expresó «pesar» por la «confusión, ira y dolor» que experimentó el pueblo británico como resultado de la controversia; cuando se le preguntó si creía que la decisión de Cummings había comprometido el mensaje del gobierno sobre el coronavirus, Johnson duplicó su apoyo y afirmó: «No creo que nadie en el Número 10 haya hecho nada para socavar nuestro mensaje».

La transgresión de Cummings no fue tanto el incumplimiento potencial de la regla que prohíbe los viajes no esenciales, que rechazó, insistiendo: «Las regulaciones dejaron en claro, creo, que los riesgos para la salud de un niño pequeño eran una situación excepcional». En cambio, es la sugerencia, particularmente tóxica en el contexto del Reino Unido, de que haya una regla para los gobernados y otra para los que hacen las reglas, lo que está resultando sumamente problemático para el gobierno.

Hablar del sentido británico del juego limpio es casi un cliché. Pero ciertamente hay una sensibilidad particular entre los británicos a las sugerencias de hipocresía que hasta ahora han frustrado los intentos de Cummings de ignorar las críticas a su excursión, y que contrastan con, digamos, la relativa falta de alboroto en Estados Unidos por la revelación de que Ivanka Trump, la hija del presidente Donald Trump, viajó desde Washington a Nueva Jersey para celebrar la Pascua el mes pasado.

Dos figuras de alto perfil en la lucha del gobierno del Reino Unido contra el coronavirus ya han infringido la ley no escrita de la política británica que sostiene que cualquier mal comportamiento capaz de engendrar ruido como «es una regla para ellos; otra para el resto de nosotros» es una ofensa.

Al comienzo del confinamiento, la doctora Catherine Calderwood, directora médica de Escocia, se enterró su espada después de admitir dos visitas nocturnas en su casa de vacaciones junto al mar, tras haber encabezado la campaña instando a los escoceses a quedarse en casa. Aunque Calderwood se disculpó por sus acciones e inicialmente dijo que planeaba permanecer en su puesto, luego emitió una declaración de que había renunciado y reconoció que el «enfoque justificable» en sus acciones podría representar una distracción para la respuesta a la pandemia.

Hace tres semanas, el profesor Neil Ferguson, un destacado epidemiólogo cuyo consejo condujo a la decisión del gobierno británico de introducir el confinamiento, renunció a su papel de asesor cuando se supo que había permitido que una mujer lo visitara en su casa, una vez más en violación de las reglas en cuarentena.

Valorado como lo eran Calderwood y Ferguson por el gobierno en sus respectivos roles, la pérdida de Cummings sería de una escala diferente para el propio Johnson. Para un hombre conocido por su naturaleza gregaria, el primer ministro británico tiene pocos amigos políticos cercanos; su gabinete inexperto fue designado tanto por su lealtad y apoyo a su política clave de sacar al Reino Unido de la Unión Europea como cualquier afinidad a largo plazo con Johnson.

Cummings es otro asunto. Una figura controvertida que disfruta de su papel de extraño, también tiene un toque distinto cuando se trata de destilar un mensaje con una brillantez complementada por el talento de Johnson para capturar el estado de ánimo nacional. Entonces, si bien fue Johnson, el entonces alcalde de Londres, quien en 2016 sintió un apetito por abandonar la UE que sus colegas más veteranos extrañaron, fue Cummings, jefe de la campaña Vote Leave, quien lo redujo al simple y devastadoramente efectivo lema de «Recuperar el control». (En una película para televisión de 2019 sobre el referéndum sobre el Brexit, Cummings fue interpretado por el actor Benedict Cumberbatch).

Como asesor principal desde el verano de 2019, cuando Johnson se convirtió en primer ministro, el notoriamente espinoso Cummings ha molestado a muchos habitantes de Downing Street. Pero cuando llegó el coronavirus, fue él quien elaboró el mensaje «Quédese en casa, proteja el NHS, salve vidas», que ha llegado a definir la batalla de Gran Bretaña contra el virus y el escudo protector que el país lanzó contra su amado servicio de salud.

Si bien muchos han expresado su sorpresa, Cummings no se ha rendido por el escándalo. En Downing Street hay una antipatía “trumpiana” hacia los medios de comunicación, a los que parece culpar por la disputa, en un punto regañando a los periodistas que se reunieron frente a su puerta: «No es sobre lo que muchos piensan». Por su parte, Johnson ha dicho que no «lo arrojará [a Cummings] a los perros».

Independientemente de la posición de los medios de comunicación aquí (que parecen estar más unidos de lo habitual en su evaluación acerca de que Cummings debe irse), la historia no va a desaparecer, y la evidencia sugiere que está perjudicando tanto la reputación del gobierno como, potencialmente, su eficacia.

Las calificaciones de favorabilidad de Johnson, hasta ahora extremadamente populares, han comenzado a disminuir, mientras que una encuesta reciente de YouGov encontró que el 49% desaprobaba el camino del primer ministro para salir del bloqueo en comparación con el 36% que lo apoyaba.

El exjefe de la Policía de Durham, Mike Barton, advirtió que el comportamiento de Cummings, y la defensa del primer ministro de la misma, harán que los intentos de forzar la cuarentena sean imposibles, lo que podría poner en peligro el progreso lento pero constante que el Reino Unido ha logrado en la reducción de propagación del virus.

Los legisladores conservadores, como los veteranos Steve Baker y Roger Gale, que han pedido que se despida a Cummings, son dolorosamente conscientes de que si su partido va a salir de la pandemia en una posición de fuerza, no puede haber más debilitamiento del «todo en este «espíritu unido» que se mantuvo en los primeros días del brote.

Las consecuencias podrían ser aún más graves si una pérdida masiva de fe tanto en el gobierno de Johnson como en sus restricciones resulta en que el público rompa las reglas justo en el momento en que el primer ministro los insta a mantenerse firmes.