CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Armas

OPINIÓN | Pompeo está tratando de hacer otro trato de armas con Arabia Saudita. El Congreso debe detenerlo

Por Bob Menéndez

Nota del editor: Bob Menéndez representa a Nueva Jersey en el Senado de Estados Unidos, donde es el demócrata de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores. Las opiniones expresadas aquí son suyas. Lea más artículos de opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — El pueblo estadounidense tiene derecho a saber que, si bien la administración de Trump no parece molestarse en construir una coalición política para combatir la pandemia más grande en un siglo, la administración recientemente ha logrado encontrar una manera de duplicar al presidente el repugnante abrazo de Donald Trump al régimen asesino de Arabia Saudita. Y como de costumbre, involucra armas. Actualmente, la administración está tratando de vender miles de bombas de precisión guiadas al “amigo” del presidente, el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman.

Antes de entrar en el confinamiento por la pandemia, recibí un borrador de la documentación del Departamento de Estado de que ahora está llevando a cabo esta venta previamente no revelada, cuyos detalles aún no se han hecho públicos, a pesar de que los saudíes aparentemente quieren salir de su guerra fallida y brutal en Yemen, y a pesar del hecho de que una mayoría bipartidista en el Congreso rechazó las ventas anteriores de estas armas. La administración se ha negado a responder nuestras preguntas fundamentales para justificar esta nueva venta y articular cómo sería coherente con los valores estadounidenses y los objetivos de seguridad nacional.

Esto no es un problema aislado. El intento de la administración de llevar a cabo este acuerdo de armas se produce inmediatamente después de que Trump despidiese al inspector general del Departamento de Estado, Steve Linick, quien, según los informes, estaba investigando el tratamiento especial de la administración de Arabia Saudita por el acuerdo de US$ 8.000 millones, entre otros asuntos. La investigación del IG supuestamente se centró en la decisión del año pasado del secretario de Estado, Mike Pompeo, de declarar lo que una mayoría bipartidista del Congreso condenó con razón como una falsa emergencia para evitar la supervisión del Congreso de una venta de armas de US$ 8.000 millones a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

El despido de Linick pone en claro el primer aniversario de ese error multimillonario en un fuerte contraste. El presidente no solo ha admitido haber eliminado el IG a instancias de Pompeo, sino que la administración también está tratando de lograr que el Congreso selle otra venta masiva de municiones a los saudíes. El Congreso tiene la capacidad de desaprobar la venta a menos que se declare una emergencia, como sucedió el año pasado.

La debacle de ventas de armas de “emergencia” del año pasado debería servir como una advertencia para evitar que la historia se repita.

Para repasar, como el demócrata del Senado con jurisdicción sobre las ventas de armas en Estados Unidos, inicialmente detuve la venta de US$ 8.000 millones hasta que la administración pudiera probar que Arabia Saudita había dejado de bombardear mercados yemeníes, funerales, autobuses escolares llenos de niños y hospitales. Después de que el columnista del Washington Post y residente estadounidense Jamal Khashoggi fuera brutalmente asesinado por lo que las agencias de inteligencia estadounidenses concluyeron que eran órdenes del príncipe heredero de Arabia Saudita, la campaña para justificar la venta se detuvo abruptamente.

En cambio, la administración intentó eludir el papel de supervisión legal del Congreso para finalizar la venta. En mayo de 2019, Pompeo confió en el engaño para declarar que 22 ventas de armas eran una “emergencia”, incluidas casi 60.000 bombas guiadas de precisión que los saudíes habían tirado previamente sobre civiles yemeníes inocentes. ¿La llamada emergencia? Para “disuadir aún más el aventurerismo iraní”.

Lamentablemente, los posteriores ataques iraníes contra las instalaciones petroleras en Abqaiq y la agresión en el Golfo Arábigo confirmaron que estas ventas tenían poco que ver con la disuasión de Irán y con todo para aplacar a Bin Salman. De hecho, el comportamiento agresivo continuo de Irán y los avances en el desarrollo de tecnología nuclear confirman sus intenciones malignas en la región.

No hubo emergencia. Fue una historia inventada para recompensar a un cliente ansioso y desagradable de armas estadounidenses.

Como resultado, dirigí una coalición bipartidista que aprobó 22 resoluciones del Senado desaprobando las ventas. La Cámara de Representantes hizo lo mismo. Si bien no pudimos anular el veto de Trump, dejamos en claro que el Congreso rechazaba enérgicamente los principios morales y de seguridad de Estados Unidos para la venta por parte de la administración. Hoy, un año después, todavía no hay justificación para que Estados Unidos venda bombas a Arabia Saudita.

Es por eso que me preocupa especialmente que el Departamento de Estado se haya negado nuevamente a explicar la necesidad de vender miles de bombas más a Arabia Saudita además de las miles que aún no se han entregado de la “emergencia” del año pasado. El secretario de Estado necesita responder nuestras preguntas. ¿Cuál es su razonamiento para seguir vendiendo armas a los árabes sauditas? ¿Por qué el Congreso debería permitir que Trump continúe pidiendo favores personales con un caprichoso déspota saudí que cree que puede matar a sus críticos sin consecuencias?

Irónicamente, es por eso que existen los inspectores generales. Son clave para una democracia que funcione y su independencia es primordial para llevar a cabo una supervisión efectiva de nuestras agencias federales. No por casualidad, Pompeo ahogó ese mecanismo de responsabilidad cuando hizo que el inspector general Linick se silenciara. Todavía no sabemos exactamente por qué Pompeo lo hizo, pero sabemos que Linick estaba buscando respuestas a estas preguntas. Es por eso que uní fuerzas con el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Eliot Engel, para abrir una investigación bicameral sobre lo que parece ser un acto de represalia por motivos políticos diseñado para proteger a Pompeo.

Aunque el presidente y el secretario puedan encontrar inconveniente la supervisión del Congreso o de los inspectores generales, continuaremos haciendo nuestro trabajo. La pregunta sigue siendo: ¿por qué el presidente y su alto diplomático están trabajando tan duro para apuntalar a uno de los peores déspotas del mundo? Hasta que tengamos una respuesta, el Congreso debe rechazar esta nueva venta multimillonaria de armas a Arabia Saudita.