CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Prevén un «segundo pico» de coronavirus, ¿qué significa exactamente?

Por Scottie Andrew

(CNN) — El coronavirus surgirá nuevamente cuando termine el verano; los expertos en enfermedades infecciosas están casi seguros de eso. Pero no saben cuán severo será ese resurgimiento.

La Organización Mundial de la Salud ofreció una hipótesis sombría sobre cómo podrían ser los próximos meses de coronavirus. Si bien todavía estamos viviendo la primera ola de la pandemia, y los casos siguen aumentando, las infecciones podrían aumentar repentina y significativamente «en cualquier momento».

«Podemos tener un segundo pico de esta manera», dijo el Dr. Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias de Salud de la OMS el lunes.

Un segundo pico no se desarrollaría tan bien o gradualmente como una ola. Un nuevo pico significaría un aumento repentino en los casos, lo que podría sobrecargar los sistemas de atención médica nuevamente y posiblemente causar un mayor número de muertes. El segundo pico podría ser peor que el primero.

Ver ese rápido aumento de casos en el otoño depende de lo que hagamos ahora.

MIRA: Temor en EE.UU. por posibilidad de segundo brote de covid-19

publicidad

Cómo podría verse un segundo pico

En un escenario de segundo pico, los casos de coronavirus aumentarían brusca y rápidamente hasta alcanzar un nuevo máximo, probablemente después de un período en que la tasa de infección se mantuvo bastante estable.

En una segunda ola, las infecciones pueden desarrollarse más gradualmente e impactar en diferentes regiones del mundo en diferentes momentos.

Pero en un segundo escenario pico y uno en el que «aplanamos la curva», la misma cantidad de personas podría infectarse. Es el momento lo que cuenta.

Un segundo pico significaría que muchas más personas están infectadas con coronavirus al mismo tiempo y durante la temporada de gripe, lo que sobrecargaría los sistemas de atención médica.

Y cuando los hospitales y los trabajadores de la salud están abrumados, hay una mayor probabilidad de muertes evitables, dijo el Dr. Gabe Kelen, director del departamento de medicina de emergencia de la Universidad Johns Hopkins.

«La única razón real para tratar de amortiguar estos picos es prevenir las muertes prevenibles, de modo que el sistema de atención médica pueda cuidar a todos los que lo necesiten y brindarles la mejor oportunidad posible de un resultado saludable», Kelen, quien se especializa en infecciones emergentes, dijo a CNN.

Es por eso que se ha hecho tanto por aplanar la curva. Cuanto más estable es la tasa de infección, más manejable es tratar a los enfermos.

Por qué es peligroso

Como dijo Kelen, un pico vería un gran salto en las muertes prevenibles, y no solo en pacientes con covid-19.

Las personas con enfermedades como el cáncer y la diabetes que dependen regularmente de los hospitales para recibir tratamiento pueden retrasar su atención médica, lo que podría poner en peligro su salud. Y si los hospitales están abrumados por pacientes con coronavirus, las instalaciones pueden tener menos espacio para pacientes de emergencia que se lesionan o enferman repentinamente. Y más personas pueden morir innecesariamente.

Otra ventaja para el virus: es probable que vuelva a surgir durante la temporada de gripe, durante el otoño y el invierno en el hemisferio norte. Y con un grupo de virus respiratorios circulando al mismo tiempo, las probabilidades de que termines infectado con uno de ellos son cada vez más probables, dijo Kelen.

En EE. UU., hubo 410.000 a 740.000 hospitalizaciones por gripe durante la temporada de gripe 2019-2020, que se desarrolló de octubre a abril, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC, por sus siglas en inglés). Ese es un período bastante largo de actividad de la enfermedad aumentada, y con cientos de miles de pacientes que ya llenan las habitaciones del hospital, hay menos espacio para los pacientes de covid-19.

A second peak of coronavirus could lead to more preventable deaths. This New York funeral home, pictured in April, was already overwhelmed with the dead in the first wave of the disease.

Esta funeraria en Nueva York estaba sobrepasada en abril con las muertes de la primera ola de la enfermedad.

La mortalidad por gripe es baja: suponiendo que 56 millones de personas se infectaron con gripe esta temporada y 62.000 de ellas murieron, la tasa de mortalidad sigue siendo del 0,1%. En EE. UU., donde más de 1.680.000 personas han sido infectadas con coronavirus y casi 100.000 han muerto, la tasa de mortalidad está más cerca del 5,9%.

«Desde el punto de vista de la atención médica, la temporada de gripe suele ser un momento muy difícil porque hay muchas personas enfermas», dijo Kelen. «Temporada de gripe de cara a covid-19, será un verdadero desafío».

El coronavirus también se asemeja a la gripe y otros virus respiratorios estacionales en los síntomas iniciales que presenta. Los síntomas similares pueden retrasar un diagnóstico o tratamiento preciso, dijo el Dr. William Schaffner, profesor de la división de enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt y asesor de larga data de los CDC.

«Covid-19 es demasiado contagioso», dijo Schaffner. «Anticipamos que este otoño será una gran lucha con la gripe y, además, con covid».

LEE: ¿Es alergia, gripe o coronavirus? ¿Cómo saber la diferencia?

Cuándo sucederá y qué tan grave será

Ambos dependen de la rapidez con la que aliviemos las restricciones de coronavirus.

Es probable que ocurra un segundo pico durante el otoño o finales del invierno que coincida con la temporada de gripe.

Pero si los estados salen del modo pandemia ahora, reabriendo a gran escala y volviendo en gran medida a la vida previa al coronavirus, el aumento en los casos podría ocurrir tan pronto como a finales de junio. Estados Unidos no está preparado para un resurgimiento tan pronto, dijo Kelen.

«Sería inmanejable», dijo.

Las reaperturas masivas también podrían afectar su tiempo y gravedad. Muchas grandes universidades y distritos escolares planean reabrir en el otoño y organizar clases en el campus, lo que podría provocar nuevamente la transmisión. Las empresas probablemente no cerrarán nuevamente como lo hicieron en marzo y abril, dijo Kelen, por lo que con más personas fuera, la tasa de infección podría aumentar.

Reapertura de negocios: ¿Cómo protegernos? 0:38

Por qué es inevitable, y qué podemos hacer para amortiguarlo

Como dijo Kelen, hasta que haya una vacuna, la misma cantidad de personas se infectará sin importar si las personas dejan de confinarse. Los casos de coronavirus volverán a crecer.

Es solo cuestión de dejar que la enfermedad «se queme rápidamente en la sociedad» durante unos meses o prolongar el tiempo que tarda el coronavirus en propagarse, dijo. El último escenario genera algo de tiempo para el desarrollo de vacunas y escalona la cantidad de pacientes que ven los hospitales para que no se sobrecarguen.

«Parece que estamos en una habitación cerrada con ganas de salir», dijo Schaffner. «Esperamos que la puerta de esa habitación cerrada sea una vacuna. Pero mientras tanto, no podemos ser complacientes».

MIRA: El confinamiento sí sirve para combatir el covid-19, según estudio

Podemos contar con que una vacuna estará lista en el otoño: la vacuna contra la gripe para la temporada de gripe 2020-2021. Es más importante que lo habitual vacunarse este año, dijeron Kelen y Schaffner. Si hay más personas protegidas contra la gripe, estarán protegidas contra al menos un virus respiratorio grave, lo que podría ahorrarles un viaje al hospital.

«La vacuna no es perfecta, pero aún puede prevenir muchas infecciones y hacer que otras infecciones sean menos graves», dijo Schaffner.

Sabemos a qué nos enfrentamos cuando llegue el otoño. Ambos médicos dijeron que es poco probable que las empresas cierren nuevamente en masa como lo hicieron en la primavera, y que se reabrirán más lugares comunales como escuelas y lugares de culto. Eso, junto con la temporada de gripe, podría facilitar la circulación del coronavirus en las comunidades.

Eso hace que los esfuerzos de mitigación estándar –quedarse en casa tanto como sea posible, usar una máscara en público y mantener al menos dos metros de distancia– lo más importante, dijeron Schaffner y Kelen.

Amanda Watts de CNN contribuyó a este informe.