CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | La distopía estadounidense de Trump ha alcanzado un nuevo y siniestro acantilado

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista sobre asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora del Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son del autor. Lea más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — Con el sonido de explosiones repentinas y gases lacrimógenos de fondo, el presidente Donald Trump pronunció el lunes las palabras de un tirano, entregadas desde un teleprompter en el Jardín de las Rosas, prometiendo usar la fuerza militar, como lo estaba haciendo en ese mismo momento con los manifestantes pacíficos: aplastar las protestas en todo el país después de la muerte de un hombre negro, George Floyd, bajo custodia policial en Minneapolis.

El presidente afirmó que usaría todos los recursos civiles y militares del gobierno federal, declarando que desplegaría «miles y miles de soldados fuertemente armados, personal militar y agentes de la ley» para poner orden, para detener las violentas protestas.

Lo hizo momentos después de que las cámaras de televisión capturaran en tiempo real la escena de las fuerzas de seguridad empuñando bastones y escudos, incluida una línea a caballo, que se movía sobre ciudadanos pacíficos que ejercían sus derechos de la Primera Enmienda cerca del Lafayette Park. El gas lacrimógeno llenó el aire cuando la multitud huyó de las nubes de gas lacrimógeno, giró, se reagrupó y las fuerzas que avanzaban lo empujaron hacia atrás.

Trump se declaró el presidente de “la ley y el orden», prometiendo defender la ley, «incluidos sus derechos de la Segunda Enmienda». Ese fue un silbato para perros escalofriante para sus partidarios armados. Cualquiera que pensara que la presidencia de Trump representaba una amenaza para la democracia estadounidense, cualquiera que alguna vez pensó que Trump podría desencadenar una guerra civil, vio esos temores más cerca de realizarse el lunes por la noche que en cualquier otro momento desde que prestó juramento en 2017 con un discurso de advertencia sobre una «carnicería estadounidense».

publicidad

Una vez que los ciudadanos estadounidenses habían sido despejados con explosiones repentinas, gases lacrimógenos y balas de goma, el presidente cruzó el parque hasta la Iglesia Episcopal de San Juan, que fue quemada parcialmente en una protesta el domingo por la noche, y levantó una biblia para una foto. : «Tenemos el país más grande del mundo», dijo Trump.

La distopía de Estados Unidos en la era de Trump ha alcanzado un nuevo y siniestro acantilado.

Las ciudades han explotado, impulsadas por la ira y la frustración, en medio de la peor crisis de salud en un siglo y la recesión económica más profunda desde la Gran Depresión. El país está desconsolado, asustado, dividido. Y el presidente Donald Trump está fallando en todos los frentes.

Pero incluso en un momento como este, con múltiples incendios literales y figurativos encendidos, no se le ocurre nada mejor que instar a más violencia de parte de las autoridades, pidiendo a los gobernadores que intensifiquen el uso de la fuerza para protestar contra los ciudadanos estadounidenses, como lo hizo más temprano.

Dése cuenta que para Trump, el espectáculo de bravuconería, el encaminamiento de manifestantes, en su mayoría jóvenes, hecho para la televisión en Lafayette Park, no es simplemente un reflejo, es una estrategia de campaña. El presidente está tratando de sacar provecho del desastre, con la esperanza de obtener el apoyo del público al presumir de su persona falsa y cuidadosamente construida.

De hecho, el lunes en la conferencia telefónica con los gobernadores sonó más como un líder chino hablando de Hong Kong, más como un tirano inseguro y hambriento de poder, que como el jefe de Estados Unidos, un país una vez conocido (¿recuerda?) como un faro de democracia.

Según una grabación de la llamada, obtenida por CNN, él aconsejó: «Tienen que dominar o parecerán un montón de idiotas». Obsesionado, como es su costumbre, con la imagen sobre la realidad, Trump afirmó que «todo el mundo se reía de Minneapolis por la quema de la estación de policía». Dijo que los gobernadores, «parecen tontos«.

Pocos estarán en desacuerdo con que el saqueo y el vandalismo deben ser detenidos. De hecho, eso es precisamente lo que han dicho los líderes más respetados de Estados Unidos, pero no sin reconocer que los manifestantes no solo tienen derecho a ser escuchados pacíficamente, sino que sus quejas son legítimas y su ira justificada.

Durante el fin de semana, con los vecindarios de la ciudad ardiendo, los estadounidenses estaban nerviosos, afligidos, inseguros sobre lo que depara el futuro. Cualquier otro presidente habría utilizado el papel para reconocer el dolor, calmar las pasiones y ofrecer palabras de consuelo y reconciliación. En cambio, Trump viajó a la Florida para ver el lanzamiento de un cohete, avanzando ridículamente en una plataforma con la melodía de «Macho Man», una de las canciones de su campaña.

Desde que esta tercera capa de la catástrofe de la era Trump 2020 comenzó a desarrollarse, el presidente ha tuiteado principalmente amenazas e incitación. Primero, parecía pedir a la policía que disparara a los estadounidenses cuando dijo: «Cuando comienza el saqueo, comienza el tiroteo», una famosa y amenazadora burla de un jefe de policía racista en 1968, que se jactaba de participar en la brutalidad policial.

Después de refugiarse en un sótano de la Casa Blanca para protegerse de los manifestantes este fin de semana, Trump afirmó que el Servicio Secreto estaba ansioso por luchar contra ellos, y advirtió sobre armas «siniestras» y «perros viciosos» que esperaban a los manifestantes, en caso de que intentaran acercarse. Es difícil imaginar una imagen más discordante durante las protestas contra la brutalidad policial. En un momento en que la necesidad de unirse no ha sido mayor, ha atacado implacablemente a los demócratas, incapaz de detener la invectiva partidista incluso en medio de una grave crisis.

En su llamada con los gobernadores, el mandatario de Illinois J.B. Pritzker trató de explicar, «la retórica proveniente de la Casa Blanca está empeorando las cosas, la gente está experimentando un dolor real», dijo. Parecía estar tratando de apelar a una parte empática del presidente que puede no existir: «Tenemos que tener un liderazgo nacional que exija la calma y la legítima preocupación por los manifestantes».

Trump, que acababa de llamar al presidente ruso Vladimir Putin, su admirado hombre fuerte, respondió: «Tampoco me gusta mucho su retórica».

El presidente, que está ansioso por ver más soldados en las calles, elogió al gobernador de Minnesota, Tim Walz, por usar la Guardia Nacional. Pero Walz luego dijo que no estaba de acuerdo con la evaluación de Trump y le dijo a Trump: «Nadie se está riendo aquí. Nos duele. Estamos llorando. Vimos a un hombre perder la vida».

Eso es lo que otros gobernadores y alcaldes que no están viendo el caos solo en la televisión o respondiendo a través de Twitter, están diciendo en todo el país, desde la primera línea.

El desafío es grave y complicado, pero algo de lo que Trump debería haber hecho no es un misterio. Todos los presidentes anteriores a él han ayudado a los estadounidenses a llorar, los han ayudado en los momentos difíciles y han apelado a la unidad nacional. De alguna manera, eso está más allá de las habilidades de este hombre que es incapaz de cumplir con algunos de los deberes fundamentales de su trabajo.

Al igual que con la pandemia, el presidente no inició las tensiones raciales de Estados Unidos, aunque ha envalentonado a los supremacistas blancos, pero todos sus instintos lo han impulsado en la dirección equivocada. Él está empeorando todo. En lugar de tratar de salvar las supurantes heridas de Estados Unidos, las está haciendo más dolorosas. Es una pena mortal.

Trump parece estar tratando de obtener ganancias políticas de la crisis, posiblemente esperando que lo impulse a la victoria en 2020. (Quizás lo ayude. Las ciudades en llamas tienden a favorecer a los políticos conservadores). Como siempre, todo se trata de él, sobre lo que puede beneficiarlo; que el país sea condenado.

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley están luchando por contener el saqueo y el vandalismo que se han desbordado de las protestas tras el asesinato televisado de Floyd. Las manifestaciones son impulsadas por una rabia incandescente en la corriente interminable de asesinatos de negros; el aspecto más horrible de la continuación del racismo, y una señal inequívoca de la necesidad de la justicia penal y la reforma de la aplicación de la ley.

Los asesores de Trump debatieron qué tipo de declaración podría hacer el mandatario. Los alcaldes y los gobernadores estaban preocupados, con razón, como hemos visto, por lo que él podría decir. El lunes por la mañana en CNN, la alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, dijo que debería quedarse callado si va a decir algo como lo que dijo después de la marcha de supremacistas blancos por Charlottesville. En aquel entonces, terminó afirmando que había algunas «personas muy buenas«, entre ellas.

¿Qué debe hacer Trump? Bottoms le dijo a CNN que el presidente debería «brindarnos el apoyo que le pedimos. Si no lo solicitamos, no necesitamos su opinión, su consejo y su retórica». Bottoms dijo que Trump está arrojando fósforos a las llamas.

“Es como ver una pesadilla», afirmó la alcaldesa de Atlanta. Si Trump solo puede avivar el odio y la división, «sería mejor que no dijera nada».

Sí, lo hubiera sido.