CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | “Nosotros, el pueblo” triunfa sobre el “comandante en jefe”

Por Jeremi Suri

Nota del editor: Jeremi Suri ocupa la Cátedra Distinguida Mack Brown para Liderazgo en Asuntos Globales en la Universidad de Texas en Austin, donde es profesor de historia y asuntos públicos. Es autor y editor de nueve libros, más recientemente «The Impossible Presidency: The Rise and Fall of America’s Highest Office». Las opiniones expresadas aquí son suyas. Lea más opinión en CNNE.com/opinión.

(CNN) — Que el presidente Trump haya blandido al Ejército de EE.UU. esta semana, particularmente su amenaza del lunes de invocar la Ley de Insurrección de 1807, demuestra su inclinación cobarde y antidemocrática.

En lugar de trabajar con los gobernadores y otros líderes nacionales para hacer frente a la evidente ira y el dolor en todo el país, preferiría esconderse en la Casa Blanca, arrojando una retórica agresiva detrás de los uniformes de hombres y mujeres que se alistaron para el servicio extranjero. Ninguno, seguramente, desea encontrarse apuntando sus armas a sus conciudadanos.

Cuando la Constitución describe al presidente como «comandante en jefe», se refiere a su capacidad para desplegar fuerza militar contra enemigos extranjeros. La Constitución restringe severamente el uso del presidente de la fuerza militar contra los adversarios nacionales.

La Ley de Insurrección de 1807 crea la presunción de que los líderes estatales darán su consentimiento y, de hecho, solicitarán asistencia militar federal, cuando sea necesario. Si los líderes estatales no solicitan armas federales, los presidentes tienen pocos recursos. La única excepción es cuando las condiciones estatales violan gravemente las leyes federales, y el presidente ha tomado otras medidas, aparte de la fuerza militar, para exigir su cumplimiento.

publicidad

Como último recurso, conforme a la Ley de Insurrección, un presidente debe emitir una proclamación que brinde a los infractores de la ley federal la oportunidad de dispersarse.

Aprobada en 1878 para proteger los derechos de los estados en la antigua Confederación, la Ley Posse Comitatus superó los límites del poder militar interno del presidente. Prohibió el despliegue interno del Ejército de Estados Unidos sin una orden explícita del Congreso.

Durante casi 100 años, esta restricción al poder presidencial dio cobertura a violaciones flagrantes de la autoridad federal en el Sur, incluida la supresión de votantes, la segregación de Jim Crow y, lo peor de todo, los linchamientos extrajudiciales repetidos, que continuaron hasta la década de 1960. Incluso cuando el poder del presidente creció a la sombra de la Segunda Guerra Mundial, tuvo poco alcance militar dentro de los estados. Los gobernadores y alcaldes eran los pesados; la Constitución lo estableció de esa manera.

Después de la histórica decisión de la Corte Suprema de Brown contra la Junta de Educación de 1954 de desagregar todas las escuelas, los presidentes Dwight Eisenhower, John Kennedy y Lyndon Johnson desplegaron a regañadientes una fuerza militar limitada para proteger los derechos de los ciudadanos negros mientras asistían a las escuelas y marchaban en paz.

El presidente Johnson envió soldados federales a numerosas ciudades en 1968, pero con el consentimiento de las autoridades estatales. El presidente George H.W. Bush hizo lo mismo en Los Ángeles en 1992, a petición del gobernador de California, Pete Wilson. Estas fueron excepciones cuidadosas a la fuerte presunción de que el ejército estadounidense no interferiría en casa.

Esta historia es fundamental para nuestra democracia, construida sobre límites estrictos a la fuerza presidencial y la intimidación dentro de nuestros límites. La libertad está en peligro si un comandante en jefe puede amenazar con convertir a nuestro gran ejército contra sus enemigos políticos. Nuestro sistema de federalismo deja de existir si el presidente puede imponer sus preferencias sobre gobernadores y alcaldes por la fuerza de las armas. Hay una razón constitucional por la cual los presidentes han flexionado constantemente sus músculos fuera de los límites de Estados Unidos.

Las amenazas del presidente Trump de desplegar el ejército de EE.UU. en los estados, a pesar de la resistencia de los gobernadores, son reclamos de autoridad directa que no posee. Está emitiendo un juicio político sobre las protestas y obligando su respuesta preferida a las instituciones policiales locales que operan en sus espacios definidos constitucionalmente.

Si el presidente puede usar el ejército para reemplazar la aplicación de la ley de los gobernadores hoy, ¿qué le impedirá hacer más de lo mismo cuando no le gusta la política de un estado sobre prevención de pandemias o asistencia a las personas sin hogar? Las autoridades estatales ya están haciendo cumplir la ley, tal como la entienden; el presidente afirma que puede dictar la ley, como ningún presidente lo ha hecho antes.

Los estadounidenses no solo deben rechazar el abuso de poder del presidente Trump. Deberían resistirse activamente. Hay mucho en juego para dejar pasar esto como otra «violación de las normas». Los alcaldes, gobernadores y otros funcionarios locales deben afirmar su autoridad local, algo que los republicanos veneraron hasta la presidencia de Trump.

Los ciudadanos deben continuar protestando pacíficamente. Tenemos derecho a exigir justicia en nuestras comunidades, y el Ejército de EE.UU. , que apoyamos con el dinero de los contribuyentes , debe mantenerse libre de estos problemas. Nuestros soldados tienen mucho trabajo por hacer en el extranjero, y este presidente no tiene nada que ofrecer a nuestras comunidades, sino más sufrimiento y odio.

La democracia requiere justicia y sanación en nuestros vecindarios, no dominación militar en nuestras calles.