CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

OPINIÓN | Los líderes de las fuerzas de seguridad son esenciales para superar el racismo sistémico

Por Kevin K. McAleenan

Nota del editor: Kevin K. McAleenan se desempeñó como comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU., La agencia de aplicación de la ley más grande de la nación, y como secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional hasta 2019. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más artículos de opinión sobre CNNe.com/opinion

(CNN) — «¡Camina con nosotros!»

La conmovedora invitación sonó de un grupo de manifestantes al sheriff Chris Swanson del condado de Genesee, Michigan, quien dejó su bastón y se unió a los manifestantes. Al hacerlo, dejó en claro que estaba allí para proteger su derecho a manifestarse y ser escuchados. Fue un momento poderoso de liderazgo y confianza en ambos lados, y uno que señala el camino para nuestros primeros pasos hacia adelante.

Las protestas que han llevado a una crisis nacional después de la muerte de George Floyd, un hombre negro desarmado que murió bajo custodia de cuatro policías en Minneapolis, son a la vez dolorosas y desgraciadamente familiares. Las respuestas efectivas exigen el tipo de fortaleza demostrada por el Sheriff Swanson y otros, y la voluntad de nuestros líderes de aplicación de la ley para involucrarse en las comunidades y dar muestras de humildad. Hay un camino para que ellos galvanicen la curación mientras representan y apoyan a la gran mayoría de hombres y mujeres honorables de todas las razas bajo su mando.

Las manifestaciones también han provocado una pregunta que ha resonado en todo el espectro de los medios: ¿hay racismo sistémico en la policía estadounidense? Las respuestas han variado, pero la verdad es que, por supuesto, lo hay.

El racismo existe en todas las instituciones de nuestra nación y es tan antiguo como nuestra república. Nuestro sistema de justicia penal se basa en la discreción: la decisión de los oficiales sobre a quién arrestar, los fiscales en quién procesar, los jurados sobre si dictar culpabilidad o inocencia. Eso significa que nuestros esfuerzos para impartir justicia necesariamente se verán impregnados y socavados por el racismo y los prejuicios inherentes a las personas que lo administran. La rabia en las comunidades negras en todo el país es real y está bien fundada. La pregunta no debería ser si existe el racismo en la aplicación de la ley, sino cómo combatirlo.

Tenemos la capacidad de actuar y este ciclo devastador tiene que detenerse. La justicia para George Floyd será fundamental y mientras se desarrolla ese proceso, estamos comenzando a ver a los líderes de las fuerzas de orden público demostrar lo que debemos hacer para salir de este difícil ajuste de cuentas.

Primero, los líderes de las fuerzas de seguridad deben identificarse con el propósito y el mensaje de los manifestantes pacíficos. La verdad esencial es que la gran mayoría de los buenos policías que componen nuestros departamentos de policía, y los miembros de las comunidades a las que han jurado servir y proteger, están juntos en esto. Tienen un adversario común en aquellos que violan su juramento y los derechos de los ciudadanos. Los líderes policiales deben aceptar el dolor de las comunidades privadas de sus derechos y reconocer el papel que cumplen algunos en sus organizaciones para causarlo. Demostrar que la comprensión puede tener un impacto poderoso, crear una causa común y cambiar el tono de la respuesta de la comunidad.

Segundo, se necesitan medidas policiales inteligentes para permitir protestas legítimas y prevenir la violencia y el saqueo. Los líderes deben explicar el compromiso de la Policía para proteger el derecho de los manifestantes pacíficos a reunirse y ejercer sus derechos constitucionales, y luego respaldarlo con prácticas claras y justas. Asegurar un número adecuado de personal capacitado con una estrategia sólida es un punto de partida. Las ciudades necesitan crear tiempos y espacios seguros para manifestaciones pacíficas. Debe haber oportunidades significativas para que los manifestantes comuniquen su dolor y sus preocupaciones, incluso al emplear medidas como limitar el movimiento y aplicar y hacer cumplir los toques de queda.

Los departamentos de policía también deben usar inteligencia, oficiales vestidos de civil e intervenciones dinámicas para identificar y abordar a los agitadores, saqueadores y delincuentes, incluidos los grupos externos de izquierda y derecha, y evitar que saqueen marchas legítimas y los conviertan en episodios violentos o destructivos.

Lo más importante, debe haber un compromiso con una reforma real y sostenida desde dentro de las organizaciones policiales. Se han logrado avances significativos en las últimas dos décadas en varios departamentos de todo el país, pero queda mucho, mucho trabajo por hacer. El informe de 2015 del Grupo de trabajo sobre la vigilancia policial del siglo XXI dejó un plano sólido. Vayamos a recogerlo y comenzar desde allí, legislarlo y ponerle recursos.

Podemos tomar todas las ideas inteligentes sobre capacitación y tácticas, cambio organizacional y contratación, así como transparencia, y exigir que se implementen a escala nacional. También debemos crear una supervisión independiente que funcione y garantizar el enjuiciamiento de los oficiales que cruzan la línea.

Las ideas están ahí. Ahora necesitamos el compromiso de llevarlas a la práctica. Para asegurarnos, necesitaremos el apoyo del Congreso y de nuestros líderes políticos nacionales, pero los policías pueden liderar la iniciativa desde cero. La reforma es sostenible solo cuando se adopta desde adentro.

El éxito de la aplicación de la ley depende de la confianza del público. Los millones de hombres y mujeres que han elegido valientemente una carrera para proteger a las personas y las comunidades necesitan líderes que se apropien, acepten las preocupaciones de las personas y se comprometan con el arduo trabajo de abordarlas. Como nos enseñó el Dr. King, «el arco del universo moral es largo, pero se inclina hacia la justicia». Este es el momento para que nuestros líderes en la aplicación de la ley den un paso adelante para manifestar esa promesa.