CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Unas 6.200 personas asistieron al evento de Trump, según bomberos de Tulsa; la campaña culpa a los manifestantes y los medios ‘radicales’

Por Ryan Nobles

(CNN) — Poco menos de 6.200 personas asistieron al evento de campaña del presidente de EE.UU. Donald Trump en Tulsa, Oklahoma, dijo el domingo el Departamento de Bomberos de Tulsa, una cifra que la campaña de reelección de Trump está disputando, ya que también busca culpar a los manifestantes «radicales» y a los medios de comunicación porque la multitud resultó más pequeña de lo esperado.

El departamento monitoreó a la multitud en el Bank of Oklahoma Center, una arena que puede albergar a más de 19.000 personas, y el funcionario de información pública Andy Little le dijo a CNN que el conteo de admisión general del sábado no incluye a los titulares de las suites, el personal y los medios.

MIRA: Usuarios de TikTok juegan mala pasada a la campaña de Trump en Tulsa

El director de comunicaciones de la campaña de Trump, Tim Murtaugh, cuestionó el conteo del departamento el domingo y dijo que «12.000 personas pasaron por los detectores de metales, por lo que ese número está muy lejos». Agregó que la parte baja del Centro BOK, que acogió a los asistentes por orden de llegada, estaba lleno en su mayoría.

Trump y sus aliados habían aumentado las expectativas de una multitud masiva en los días previos a la manifestación, y hubo funcionarios de campaña que le dijeron a CNN que más de 1 millón de personas se habían registrado para asistir y un funcionario local declaró que esperaban que 100.000 se presentaran cerca de la arena. Esas multitudes no aparecieron el sábado, lo que llevó a la campaña a abandonar abruptamente los planes para que el presidente hablase en un área fuera de la arena.

La campaña de Trump ha tratado de culpar a los manifestantes «radicales», incluso diciendo que algunos supuestamente estaban bloqueando los detectores de metales, por asustar a algunos de los partidarios del presidente de asistir al regreso de Trump a la campaña en Tulsa el sábado.

Varios equipos de CNN en el terreno en Tulsa dijeron el sábado que no vieron ninguna actividad prolongada de los manifestantes que impidiera a los asistentes obtener acceso, aunque una entrada estuvo cerrada por breves períodos de tiempo debido a los esfuerzos para bloquear ese punto de entrada.

A última hora de la noche del sábado, un portavoz del Servicio Secreto le dijo a CNN en un comunicado que la entrada al mitin de Tulsa se cerró temporalmente y luego se volvió a abrir para permitir el ingreso de personas. La declaración es consistente con lo que CNN observó fuera del evento de campaña.

«Hoy temprano, varias personas intentaron bloquear una entrada al sitio en Tulsa», dijo el comunicado. «Para la seguridad de los asistentes, el público y el personal del evento, la policía local cerró temporalmente las puertas en ese punto de entrada. Tan pronto como la policía local pudo proporcionar un camino despejado, el punto de entrada se volvió a abrir y se permitió la entrada de los asistentes. Para obtener información sobre cualquier arresto, comuníquese con el Departamento de Policía de la Ciudad de Tulsa».

Cuando se le preguntó por qué el número de asistentes era mucho menor de lo previsto, Murtaugh culpó el sábado por la noche a «manifestantes radicales» y dijo que la cobertura de las manifestaciones por parte de los medios había intentado «asustar a los partidarios del presidente».

«El presidente Trump se presenta en Tulsa junto a miles de partidarios enérgicos, un marcado contraste con la campaña somnolienta que Joe Biden está llevando a cabo desde su sótano en Delaware. Lamentablemente, los manifestantes interfirieron con los partidarios, incluso bloquearon el acceso a los detectores de metales, lo que impidió que la gente entrara al evento», dijo. «Los manifestantes radicales, junto con una implacable embestida de los medios de comunicación, intentaron asustar a los partidarios del presidente. Estamos orgullosos de los miles que resistieron».

El portavoz de la campaña de Biden, Andrew Bates, dijo el domingo que Trump «ha abdicado del liderazgo y no sorprende que sus partidarios hayan respondido abandonándolo».

«La presidencia de Donald Trump ya estaba en picada debido a su mala gestión de la pandemia de coronavirus y su desagradable fomento del odio y la división a raíz del trágico asesinato de George Floyd. Luego se descubrió que socavaba la seguridad nacional estadounidense y rogaba al gobierno chino para ayudarlo a ganar un segundo mandato», dijo.

CNN contactó al Departamento de Policía de Tulsa para obtener comentarios sobre la situación de seguridad el sábado.

Desde el sábado por la tarde hasta la noche, los corresponsales y productores de CNN informaron que había manifestantes en el área del centro de la ciudad, aunque un gran perímetro de seguridad les impedía ingresar a cuadras del Centro BOK.

El corresponsal Martin Savidge y un productor de CNN informaron que un punto de control de seguridad en 4th Street y Boulder Avenue en el centro de Tulsa estuvo cerrado durante unos 15 a 30 minutos el sábado por la tarde. Parte del cierre se mostró en vivo en CNN, en medio de un enfrentamiento entre la policía y los manifestantes.

Una multitud de docenas de manifestantes anti-Trump protestaban en el lugar, y un grupo igualmente grande de partidarios de Trump los observó y, a veces, los increpó verbalmente. La policía, con cascos, escudos y bastones, ordenó a la multitud alejarse de la entrada, diciéndoles que las puertas no se volverían a abrir hasta que lo hicieran. La multitud finalmente se retiró y se reanudó el acceso al área de proyección.

El incidente pareció ser una interrupción temporal que no impidió significativamente que una gran multitud asistiera a la manifestación, ya que las personas pudieron pasar la seguridad el resto de la tarde y la noche.

Los productores digitales de CNN Jeremy Moorhead y Gabe Ramirez informaron desde dos de las tres entradas públicas de la manifestación, y no presenciaron ningún manifestante que intentara bloquear el acceso a la manifestación. Las escenas allí fueron pacíficas, informaron, hasta que se produjeron algunos enfrentamientos más tarde en la noche cuando los partidarios abandonaron el área alrededor de la arena.

La corresponsal de CNN, Abby Phillip, informó que cuando pasó por seguridad en el área de desbordamiento había muy pocas personas que ingresaban allí y que no era posible que los manifestantes accedieran al lugar de los detectores de metales.

Y el corresponsal de CNN Gary Tuchman, quien informó desde varios lugares del centro y habló con varios partidarios de Trump, dijo que nadie mencionó los problemas a los que se hace referencia en la declaración de la campaña.

Abby Phillip de CNN, Martin Savidge, Gary Tuchman, Augie Martin, Jeremy Moorhead, Anne Clifford, Matt Hoye, Dana Bash, Maeve Reston, Daniel Shepherd, DJ Judd y Gabe Ramirez contribuyeron a este reportaje.