CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Coronavirus

Dos empleados más de la campaña de Trump dan positivo por coronavirus tras el mitin en Tulsa

Por Ryan Nobles, Donald Judd, Kate Sullivan

(CNN) — Dos empleados de la campaña de Donald Trump que asistieron el sábado al mitin en Tulsa, Oklahoma, dieron positivo por coronavirus, informó la campaña del presidente el lunes.

«Después de otra ronda de pruebas para el personal de la campaña en Tulsa, otros dos miembros del equipo de avanzada dieron positivo por coronavirus. Estos miembros del personal asistieron a la concentración, pero usaron mascarillas durante todo el evento. Tras las pruebas positivas, la campaña activó de inmediato los protocolos de cuarentena y rastreo de contactos establecidos», dijo el director de comunicaciones de la campaña de Trump, Tim Murtaugh, a CNN en un comunicado.

Las dos pruebas positivas, reportadas en primera instancia por CNBC, elevan a ocho el número total de integrantes del equipo de avanzada de Trump en Tulsa que dieron positivo por coronavirus.

Horas antes de la concentración del sábado de Trump, la campaña dijo que seis empleados que trabajaban en el evento habían dado positivo por coronavirus.

Murtaugh dijo en un comunicado que «según los protocolos de seguridad, se hacen pruebas de covid-19 al personal de la campaña antes de los eventos. Seis miembros del equipo de avanzada dieron positivo en cientos de pruebas realizadas, y los procedimientos de cuarentena se implementaron de inmediato».

publicidad

«Ningún miembro del personal que sea covid-19 positivo ni nadie en contacto inmediato estará en la concentración de hoy o cerca de los asistentes y funcionarios electos», agregó.

Usuarios de Tiktok plantan a Trump 0:58

Quienes asistían al evento de Trump no estaban obligados a usar una mascarilla o practicar el distanciamiento social, a pesar de que los principales funcionarios de salud pública del Gobierno de Trump han enfatizado la importancia de ambas medidas para prevenir la propagación del coronavirus. Varios funcionarios del Gobierno que fueron al mitin no usaron mascarillas, aunque el gerente de la campaña, Brad Parscale, sí fue visto con una.

Después de que Trump terminó de hablar en Tulsa, una persona familiarizada con el asunto le dijo a CNN que dos agentes del Servicio Secreto también habían dado positivo por coronavirus.

Los asistentes al mitin tuvieron que aceptar no demandar a la campaña si contraían coronavirus, reconociendo que «existe un riesgo inherente de exposición al covid-19 en cualquier lugar público donde haya personas presentes».

«Al asistir al mitin, usted y cualquier invitado asumen voluntariamente todos los riesgos relacionados con la exposición al covid-19 y acuerdan no responsabilizar a Donald J. Trump for President, Inc.; BOK Center; ASM Global; ni a ninguno de sus afiliados, directores, funcionarios, empleados, agentes, contratistas o voluntarios por cualquier enfermedad o lesión», decía el descargo de responsabilidad presentado a los asistentes.

El mitin de Tulsa fue el primero del presidente desde que el coronavirus confinó al país y detuvo todas las campañas presenciales. La campaña de reelección del presidente desestimó las preocupaciones sobre la pandemia en curso, que ha matado a casi 120.000 estadounidenses, a pesar de que Oklahoma vio un aumento constante en su promedio de nuevos casos confirmados por día antes del evento.

John Bolton describe por qué no votará por Trump 1:37

Menos de 6.200 personas asistieron al mitin, según el Departamento de Bomberos de Tulsa, un número que estuvo muy por debajo de lo que esperaba la campaña de Trump. La campaña del presidente está disputando ese número.

Trump dijo en el mitin que le había dicho a su personal que redujera la velocidad de las pruebas para detectar la enfermedad a fin de ocultar el descubrimiento de más casos. Murtaugh, haciéndose eco de los asesores del presidente, le dijo a Brianna Keilar de CNN el lunes que los comentarios de Trump fueron «irónicos» y un intento de humor.

Kaitlan Collins y Kevin Liptak de CNN contribuyeron a este informe.