CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Hospitales públicos de Quito atienden a su máxima capacidad

Por Ana María Cañizares

(CNN Español) — La crisis sanitaria en Ecuador debido al coronavirus ha centrado la atención en la ciudad de Quito en las últimas semanas.

Este martes, el vicepresidente Otto Sonnenholzner informó que los hospitales públicos de la capital ecuatoriana están llenos y operando a su máxima capacidad, pero adelantó que en los próximos días se ampliará el número de camas de hospitalización y cuidados críticos, y mayor dotación de equipos para atender a los pacientes.

Sonnenholzner dijo que, contrario a la compleja situación que se vivió en Guayaquil entre marzo y abril, ahora existe un “gran nivel de aprendizaje” y mayor posibilidad de que un paciente reciba atención oportuna.

Quito es la segunda ciudad con más casos confirmados por coronavirus en Ecuador, según el Ministerio de Salud. El 3 de junio, la capital pasó a la fase de “semáforo amarillo” que permite el levantamiento de varias restricciones a la movilidad y la apertura de negocios.

Con respecto a las cifras de fallecimientos en Quito, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, indicó que el número máximo de muertes en el pico más alto es de 17 por día, pero que en las últimas semanas no se supera los 10 fallecimientos diarios.

Zevallos añadió que en Quito se incrementó la cantidad de camas de hospitalización de 321 a 781 entre abril y junio, y de 120 a 253 unidades de cuidados críticos en el mismo periodo.

publicidad

El alcalde de Quito, Jorge Yunda, escribió en su cuenta de Twitter que “la prioridad de hacer pruebas al personal de primera línea es crucial para detectar los casos positivos”.

Este martes, el presidente Lenín Moreno acudió a la entrega de 865 toneladas de equipos de protección sanitaria que incluye batas, visores, mascarillas y otros equipos de protección para el personal del sistema sanitario del país. La compra se logró con el financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo y el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social por más de US$ 4,4 millones.