CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Televisión

OPINIÓN | El problema con la película “Hamilton”

Por Ed Morales

Nota del editor: Ed Morales es periodista y profesor en el Centro de Estudios de Etnia y Raza de la Universidad de Columbia y en la Escuela de Postgrado de Periodismo Craig Newmark de CUNY. Es autor del libro «Isla de la fantasía: colonialismo, explotación y traición de Puerto Rico». Síguelo en Twitter @SpanglishKid. Las opiniones expresadas son propias del autor. Ver más artículos de opinión sobre CNNe.com/opinion.

(CNN) — Este fin de semana del 4 de Julio, que encontró a gran parte de Estados Unidos tambaleándose tras una rocosa primera mitad de 2020, el revuelo en las principales redes sociales se puede resumir en tres palabras: «Hamilton» ha vuelto. La obra ha ganado 11 premios Tony y un premio Pulitzer por drama y, según Forbes, ha generado más de US$ 1.000 millones en ingresos por la venta de boletos en Broadway, Londres y en la gira por Estados Unidos, por publicaciones, grabaciones de casting y venta de productos. El viernes se lanzó una versión filmada en el servicio de transmisión Disney+.

Pero claramente aterrizó en un panorama diferente al de 2015, cuando «Hamilton» se estrenó en Broadway. Lo que Lauren Michele Jackson, escribiendo en el New Yorker, llama el «patriotismo justo y multicultural» de la obra parece ahora estar en desacuerdo con el llamamiento estridente de Black Lives Matter (BLM) a un cambio radical en un Estados Unidos donde el legado de la supremacía blanca perdura. Además de exigir a la policía el fin de la violencia contra los negros, muchos manifestantes se han centrado en eliminar o derrocar varias estatuas y monumentos de líderes confederados, así como de Andrew Jackson, Teddy Roosevelt, Cristóbal Colón e incluso una de Abraham Lincoln, debido a su simbolismo.

Algunas cejas se levantaron cuando el creador y actor principal de «Hamilton», Lin-Manuel Miranda, y su productor, Jeffrey Seller, admitieron a fines de mayo que eran culpables del «fracaso moral» por no hablar sobre las protestas de George Floyd. La semana pasada, en un perfil publicado en el Wall Street Journal, el padre de Miranda, el consultor político demócrata Luis Miranda, habló vagamente de haber contactado a los líderes de Black Lives Matter «para comenzar a dialogar» sobre cómo Hamilton y su «familia» pueden trabajar junto a ellos.

Pero, aunque ha habido al menos un informe sobre el uso de una cita de «Hamilton», «La historia está mirando», en una protesta de BLM, reevaluar «Hamilton» ahora es notar una incompatibilidad crucial con nuestro momento actual: su héroe y su mensaje son esencialmente ambivalentes, mientras que la política actual sobre los pecados raciales de Estados Unidos requiere adoptar una postura firme. De hecho, «Hamilton» es un campo minado de mensajes ambivalentes: ¿nuestra conclusión sobre su personaje principal es que es un héroe revolucionario o un filántropo imperfecto? ¿Su estrategia de reparto no tradicional es un triunfo que permite a la gente de color «levantarse» o se ven socavados por la ironía de cómo su encarnación como padres fundadores ignora el hecho de que la mayoría de los personajes que interpretan eran dueños de esclavos?

publicidad

«Hamilton» fue la obra perfecta para la era de Obama porque alimentó el alejamiento del liberalismo demócrata de héroes como Thomas Jefferson, que representaba una figura de individualismo pastoral robusto, a Hamilton, el planificador financiero maestro de banqueros. Miranda crea a «Hamilton» como un inmigrante «que hace el trabajo», un extraño. Pero Hamilton, en realidad, no se enfrentó a ninguna de las discriminaciones contra los inmigrantes por las que se le dibuja como modelo: por ejemplo, su educación de élite en Kings College en Nueva York fue pagada por una empresa comercial en su isla caribeña de St. Croix que tuvo algunos tratos con el comercio de esclavos.

La ambivalencia curiosa de Hamilton – se había casado con la integrante de una familia de esclavistas, creía que las «facultades naturales de los negros eran probablemente tan buenas» como las de los blancos, creía en una versión monárquica de la democracia – no se revela en la obra. Aunque creía que la esclavitud era objetable, comprometió esa creencia para proteger los derechos de propiedad. Fue este tipo de compromiso lo que creó una apariencia de unidad nacional, pero enterró el tema en un mito de la creación estadounidense que todavía nos atormenta hoy.

La ambivalencia de Hamilton en la obra está camuflada por la historia de amor en su centro que también parece estar en el corazón de su atractivo. Primero, su romance con Elizabeth Schuyler distrae nuestra atención del hecho de que los Schuylers eran una de las familias de esclavistas más grandes y notorias del estado de Nueva York. El nombre es tan escandaloso que el mes pasado el alcalde de Albany ordenó la eliminación de una estatua en honor a Phillip Schuyler, el suegro de Hamilton.

Un poco de camuflaje similar se lleva a cabo en la escena en la que Hamilton tiene una aventura extramarital con Maria Reynolds. La distracción por su traición ocurre mientras se dedica a los debates sobre la ratificación de la Constitución. La historia se centra en su deseo de crear un banco central para asumir todas las deudas: en un momento se burla de Jefferson diciendo «tus deudas se pagan porque no pagas por mano de obra… así que hacemos que el Congreso sea tomado como rehén por el Sur». Pero el drama sobre Reynolds pasa por alto su fracaso para hablar en contra del compromiso de las tres quintas partes, lo que permitió a los estados del sur contar a los negros como tres quintas partes de una persona a efectos de la representación.

Si bien la obra «Hamilton» ciertamente ha actuado como un vehículo positivo para la exposición y el éxito de las personas de color en Broadway, sus papeles subversivos como fundadores blancos borran efectivamente el 14% de los residentes negros de finales del siglo XVIII que fueron esclavizados en su mayoría en Nueva York y para quienes tales posiciones tan alardeadas eran inimaginables.

Se podría argumentar que «Hamilton» no busca alterar fundamentalmente a la sociedad con su versión de la Revolución, especialmente porque los valores y triunfos que celebra provienen en su totalidad de padres fundadores que principalmente no consideraron a las personas de color como humanos.

El éxito de «Hamilton» es especialmente sorprendente porque se estrenó en Broadway aproximadamente un año después de que «Holler If Ya Hear Me«, una obra basada en la vida de Tupac Shakur, una de las figuras más auténticamente políticas del hip-hop, fracasara miserablemente. El triunfo de «Hamilton» podría verse como evidencia de que el público de Broadway no buscaba tanto un musical sobre el hip-hop en sí, sino una versión del hip-hop que privilegiaba a un público liberal blanco al permitirle abrazar la negrura en sus propios términos, mientras incluye suficiente lirismo y la esperanza de la era Obama de abrazar a personas de color con aspiraciones, algunas de los cuales también se ven reflejadas en esta obra.

#HamilFilm es tendencia en Twitter, probablemente reflejando cómo el alto precio y la disponibilidad limitada de boletos hacen que la mayoría de la gente lo vea por primera vez ahora. Junto con la devoción generalizada de sus seguidores, hay algunas críticas intensas, que se alimentan de la obra de Ishmael Reed “The Haunting of Lin-Manuel Miranda” y de la propia afirmación de Reed de cómo el icónico novelista Toni Morrison ayudó a financiarla. El año pasado, Hamilton tuvo una recepción variable cuando se realizó en Puerto Rico, la patria ancestral de Miranda, debido a su apoyo inicial a la legislación del Congreso que impuso una junta de supervisión fiscal en la isla. Y un grupo de defensa latino llamado «Somos Presentes» recolectó firmas para una carta que pide a Disney que «deje de celebrar y sacar provecho del comerciante de esclavos Alexander Hamilton». (Aunque no está claro si Hamilton alguna vez tuvo esclavos, hay evidencia en sus documentos de que participó en transacciones de esclavos en nombre de la familia Schuyler).

«Hamilton», la película, sin duda atraerá a una gran audiencia, y puede cambiar la forma en que Estados Unidos, fuera de las ciudades donde se ha presentado «Hamilton» durante años, piensa en el teatro de Broadway debido a la forma en que Miranda fusiona el hip-hop con canciones de amor blues, convirtiendo a Hamilton en un genial narrador de rimas enamorado de su revolución y de la madre de su recién nacido. Como están las cosas ahora, con el covid-19 amenazando seriamente la economía (y afectando desproporcionadamente a las personas negras y morenas) y con una imagen de Estados Unidos del presidente Donald Trump como un desastre sociopolítico inestable, gran parte de su audiencia verá inevitablemente el trabajo bajo una luz diferente.

En el contexto de un movimiento que ha identificado claramente el racismo sistémico y la vigilancia letal como elementos para abolir en lugar de reformar, «Hamilton” es pintoresco y no comprometido. HamilFilm ha llegado en un momento en el que Estados Unidos no está satisfecho con la ambivalencia o el compromiso, sino que anhela cambio real y necesario.