CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Opiniones

OPINIÓN | El poderoso mensaje de ira de Trump

Por Michael D'Antonio

Nota del editor: Michael D’Antonio es el autor del libro «Never Enough: Donald Trump and the Pursuit of Success». Su próximo libro, «The Hunting of Hillary: The Forty Year Campaign to Destroy Hillary Clinton», saldrá a finales de este mes. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opiniones en CNNe.com/opinion.

(CNN) — Respira tranquilo, Estados Unidos. El presidente Donald Trump se encarga. Una pandemia mortal está arrasando el país, pero las estatuas van a estar bien.

Trump se abalanzó sobre el corazón de la tierra el viernes y dio esta noticia, junto con un mensaje de ira al pie del Monte Rushmore en Dakota del Sur. Ignorando el hecho de que casi 130.000 estadounidenses ya murieron a causa del covid-19, con nuevos casos que superan los 50.000 por día, avivó los temores de una «mafia enojada» involucrada en «una campaña despiadada para borrar nuestra historia«. En un discurso que podría llamarse «American Carnage II», porque sigue el plan que presentó en su discurso inaugural, Trump declaró que enviarían agentes federales a proteger monumentos y estatuas dondequiera que fueran amenazados.

Sí. Lo leyó correctamente. El presidente se está moviendo rápida y decisivamente «para proteger nuestros monumentos, arrestar a los alborotadores y enjuiciar a los delincuentes con el máximo alcance de la ley». De hecho, dijo con orgullo, «ayer los agentes federales arrestaron al presunto cabecilla del ataque contra la estatua del gran Andrew Jackson en Washington».

La semana pasada, manifestantes intentaron en vano derribar la estatua de bronce de Jackson en el parque Lafayette, frente a la Casa Blanca. (Cuatro hombres fueron acusados de destrucción de propiedad federal. Solo uno de los cuatro ha sido detenido hasta el momento, según el Departamento de Justicia, y no está claro si dirigió el esfuerzo para derribar la estatua). La estatua es solo una de las muchas que han sido atacadas en las últimas semanas, en momentos en que el país reconsidera el valor de la conmemoración de importantes figuras históricas que apoyaron la esclavitud o la supremacía blanca.

El fervor renovado en torno a este debate es parte de un ajuste de cuentas a nivel nacional con el racismo después de las muertes de George Floyd, Breonna Taylor y Rayshard Brooks que provocaron protestas masivas que pedían una reforma bajo el lema Black Lives Matter. Si bien el cambio sustancial en el sistema de justicia llevará tiempo, la eliminación de monumentos en honor a Stonewall Jackson, Jefferson Davis y otros que se identifican fácilmente con el racismo proporciona al país una sensación de progreso simbólico.

En Dakota del Sur, Trump trató de mostrar al movimiento de protesta antirracista como un enemigo aterrador. «Nuestra nación está siendo testigo de una campaña despiadada para borrar nuestra historia, difamar a nuestros héroes, borrar nuestros valores y adoctrinar a nuestros hijos», dijo. «Piensan que el pueblo estadounidense es débil, blando y sumiso, pero no, el pueblo estadounidense es fuerte y orgulloso y no permitirá que le quiten a nuestro país todos sus valores, historia y cultura», agregó.

El discurso de 40 minutos de Trump fue una clase magistral de engaño retórico. Puso en una misma categoría a los racistas de la Confederación con las figuras del Monte Rushmore, insistiendo en que todos están siendo reconsiderados de la misma manera. Varios funcionarios electos han ordenado la eliminación de los monumentos confederados en un esfuerzo por reconocer el doloroso legado de la esclavitud, mientras que el debate sobre los monumentos de George Washington, Thomas Jefferson y Theodore Roosevelt es más matizado, dada su contribución positiva a la nación. No se está haciendo un gran esfuerzo para eliminar todos estos monumentos, y sugerir que existe equivale a hacer sonar una falsa alarma.

Mississippi aprueba retirar el símbolo confederado de su bandera 1:16

En su discurso, Trump parecía querer asociarse con las figuras más admiradas del pasado. Mientras hablaba de Jefferson, Abraham Lincoln y otros, Trump sonaba como un alumno de quinto grado leyendo páginas aleatorias de un libro de historia. Estaba Washington cruzando el Delaware, Jefferson enviando a Lewis y Clark y Roosevelt supervisando la construcción del Canal de Panamá.

En la visión simplista de la historia ofrecida por Trump, no hay espacio para los esclavos propiedad de Washington y Jefferson o para la supremacía blanca de Roosevelt. Según esta perspectiva, los pecados y defectos deben ser negados; de lo contrario, los grandes de la historia no pueden ser honrados. Esto es, por supuesto, lo que un niño podría pensar al enterarse que sus padres no son del todo perfectos. Pero cuando alcanzan la madurez, los niños, como los ciudadanos, pueden venerar a sus héroes por sus fortalezas y criticarlos por sus fallas, y juzgar quién, al final, merece estar en un pedestal.

Aunque los nativos americanos han buscado durante mucho tiempo la eliminación del Monte Rushmore, argumentando que está tallado en tierra sagrada, este es un viejo conflicto que es poco probable que se resuelva. Al sugerir que hay un nuevo impulso nacional para destruir este conocido monumento, y que un enemigo exagerado amenaza todo lo que es sagrado, Trump actuó como un caricaturista político el viernes, exagerando grotescamente en un intento de dinamizar su campaña de reelección. Llamó a sus seguidores a luchar contra otra guerra cultural al dividir a la nación que supuestamente lidera entre patriotas y traidores.

«Aquí esta noche», dijo, «ante los ojos de nuestros antepasados, los estadounidenses declaran nuevamente, como lo hicimos hace 244 años, que no seremos tiranizados, no seremos degradados y no seremos intimidados por gente malvada. No va a suceder».

Esta declaración, como muchos de los pasajes desarticulados del discurso de Trump, sería un sonido perfecto para un anuncio de campaña. Siempre ansioso por ser visto como un luchador y un campeón, Trump dejó de lado la verdadera batalla que está perdiendo, la del coronavirus, e inventó otra para poder hacerse pasar por un valiente defensor de este país.

EE.UU. autoriza uso de prueba rápida para detectar el coronavirus 1:21

Para satisfacer la vanidad egoísta de Trump, reunió a más de 7.000 personas, apretadas para escuchar el discurso. La reunión se burló de la guía de salud pública del gobierno federal sobre el distanciamiento social y muy pocos asistentes usaron las mascarillas faciales recomendadas para frenar la propagación del mortal coronavirus. Mientras la banda tocaba en el Monte Rushmore, se supo que Kimberly Guilfoyle, una funcionaria de campaña de Trump y novia de Donald Trump Jr., dio positivo por el virus.

El absurdo de la noche de Donald Trump en Dakota del Sur podría ser simplemente ridículo si el país no estuviera frente a la muerte y el sufrimiento. En días, o tal vez semanas, probablemente sepamos si la reunión facilitó la propagación del coronavirus. Para entonces, los encuestadores también pueden decirnos si los agentes patógenos políticos de Trump (ira, distorsión y desinformación) se están extendiendo de manera tan amplia o rápida.