CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Opiniones

OPINIÓN | El Partido Republicano después de Trump: una receta para sobrevivir

Por Charlie Dent

Nota del editor: El republicano Charlie Dent es un excongresista estadounidense de Pensilvania que se desempeñó como presidente de la Comisión de Ética de la Cámara de Representantes desde 2015 hasta 2016 y presidente del Subcomité de Asignaciones de la Cámara de Representantes sobre Construcción Militar, Asuntos de Veteranos y Agencias Relacionadas desde 2015 hasta 2018. Es comentarista político de CNN. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opiniones en CNNe.com/opinion.

(CNN) — Mientras la nación se enfrenta a una pandemia, un alto desempleo y disturbios sociales después del homicidio de George Floyd, los estadounidenses buscan desesperadamente un liderazgo presidencial adulto para enderezar el barco del Estado y tranquilizarlos sobre su futuro.

En cambio, los estadounidenses reciben desvaríos interminables de un presidente indiferente durante este momento de crisis. El presidente Donald Trump se obsesiona con lo que percibe como ofensas personales, pequeños agravios, desaires, traiciones y asuntos que no son relevantes para los problemas que claman por respuestas serias y medidas.

Peor aún, Trump ha socavado los intentos de su propia administración de guiarnos a través de la pandemia con comentarios absurdos contrarios a lo que demuestra la ciencia sobre los posibles beneficios de inyectarse desinfectante y los peligros de las pruebas excesivas de covid-19. Además, sumió al país en un debate completamente contraproducente al politizar el uso de mascarillas.

Este presidente tiene la capacidad de atención de un mosquito. Trump combina eso con una alarmante ignorancia sobre la historia estadounidense y un completo desinterés en asuntos de política pública. Se ha centrado en defender las bases militares nombradas por traidores confederados y luchar contra la publicación de libros reveladores por parte de su exasesor de Seguridad Nacional, John Bolton, y su sobrina, Mary Trump.

Adelantan dos semanas el libro de la sobrina de Trump 1:29

El libro de Bolton es a la vez sorprendente y poco sorprendente, ya que expone las fechorías, la incapacidad y la incompetencia de Trump en el desempeño de sus funciones presidenciales. Mary Trump, cuyo libro aún no se ha lanzado, les dice a los lectores todo lo que necesitan saber en el título: Too Much and Never Enough, How My Family Created The World’s Most Dangerous Man (“Demasiado y nunca suficiente: cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo”).

Trump exige lealtad, pero no inspira a nadie fuera de su familia inmediata.

Según una encuesta reciente de la Universidad de Monmouth, el índice de aprobación del presidente se ha reducido al 41%, y está por detrás de Joe Biden por 12 puntos. Con números como estos, el Partido Republicano debe prepararse para lo que fácilmente podría ser una devastadora noche de elecciones el 2 de noviembre.

Esto probablemente acabaría con el Senado, al igual que Trump le costó la Cámara de Representantes al Partido Republicano en 2018. El caos disruptivo interminable y las locuras diarias de la Casa Blanca reflejadas en estos números tristes finalmente han alcanzado al presidente.

Biden sigue liderando la intención de voto frente a Trump 1:36

El Partido Republicano debe volver a las políticas de inclusión y adición, no de exclusión y sustracción. La marcha de la muerte demográfica en la que Trump lideró al Partido Republicano dará como resultado un choque de trenes electorales a menos que el partido cambie de rumbo. En lugar de negar la realidad demográfica, intente abrazarla extendiendo la mano y ampliando el atractivo a los grupos más allá de una base cada vez más reducida.

Hablar con personas negras, minorías religiosas y de la comunidad LGBTQ exigirá una plataforma de políticas que sea socialmente tolerante y sensata, que participe de manera constructiva en el escenario internacional y que respalde mercados libres razonablemente regulados.

Trump y el «Trumpismo» hacen que sea prácticamente imposible lograr estos objetivos con la política constante y la retórica de la xenofobia, el nativismo, el aislacionismo, el proteccionismo y, a veces, el nihilismo. La glorificación del “Trumpismo” y la celebración de la ignorancia, la demagogia y la crueldad desenfrenada no es una forma de construir una plataforma de partido y gobernar mayorías a nivel nacional.

La tolerancia social significa aceptar una diversidad de puntos de vista sobre cuestiones como los derechos reproductivos, el apoyo a las cuestiones LGBTQ, la reforma migratoria y las verificaciones de antecedentes universales.

Como uno de los dos últimos republicanos de la Cámara de Representantes por el derecho al aborto en 2018 (actualmente no hay ninguno), entiendo las consecuencias políticas de no ajustarse estrictamente a la ortodoxia republicana en cuestiones más allá de los derechos reproductivos y la paternidad planificada.

Me desvié de la doctrina del Partido Republicano sobre la investigación con células madre embrionarias; la escandalosa intervención federal en el caso Terri Schiavo en 2005; la derogación de “No preguntes, No digas”; el matrimonio igualitario, la no discriminación y protección contra crímenes de odio para la comunidad LGBTQ; la legalización de la población de «soñadores» o dreamers; y expresé oposición a posiciones insostenibles sobre el desembolso y la derogación de Obamacare.

El costo del coronavirus en EE.UU. 2:52

Para estos y otros asuntos de apostasía doctrinal, los autodenominados jefes de la policía de pureza republicana/conservadora, que prefieren la excomunión a la conversión, me llamaban rutinariamente RINO (Republicano solo de nombre, por sus siglas en inglés), y capitulador. Esto incluso cuando las posiciones que sostuve tenían amplio apoyo del pueblo estadounidense.

Estos farsantes santurrones se han revelado a sí mismos como falsos en la era de Trump y han abandonado cualquier pretensión de fidelidad al principio o buen carácter. Las calificaciones, los clics, el efectivo y el acceso triunfan sobre todo lo demás.

En el escenario internacional, el Partido Republicano debe volver a comprometerse con los aliados democráticos tradicionales, aislar a los actores extranjeros hostiles y detener el asalto al orden basado en reglas y a las instituciones multilaterales lideradas por Estados Unidos, por imperfectas que sean, que han avanzado en gran medida el interés nacional en los últimos 75 años.

Nunca en mi vida podría haber imaginado a un presidente estadounidense manipulado tan fácilmente e ignominiosamente por un autócrata ruso para promover los intereses nacionales rusos. Trump insulta a los aliados democráticos fieles, debilita a la comunidad de inteligencia, ataca a la OTAN y condena a la Unión Europea.

Más sorprendente es la falta de respuesta de Trump a los pagos de recompensas rusos hechos a los insurgentes talibanes que mataron a tropas estadounidenses en Afganistán, sobre lo cual Trump dijo que ni siquiera fue informado porque la inteligencia no era concluyente. Si esto no logra ofender las sensibilidades republicanas, nada lo hará.

Agencia espía rusa GRU, centro de denuncia explosiva en el NYT 2:17

Alejarse de los acuerdos sobre comercio y cambio climático no resolverá los problemas. La destrucción de organizaciones y alianzas multilaterales no protege a los intereses estadounidenses, ya que el mundo no se ordena por sí solo sin el liderazgo y la participación estadounidenses.

Estados Unidos Primero (“America First”), un término cargado de bagaje histórico, se siente cada vez más como un Estados Unidos en soledad. En un momento en que existe un consenso bipartidista e internacional sobre el comercio chino y los abusos de los derechos humanos, Trump simplemente es incapaz de organizar amigos, socios y aliados para abordar esta amenaza común.

Al aislar a Estados Unidos y no defender los valores democráticos, contener a China se convierte en una tarea aún más desalentadora y delicada. El Partido Republicano debe ayudar a Estados Unidos a recuperar el manto del liderazgo global. La alternativa será un vacío político desestabilizador a nivel mundial lleno de naciones y actores que no comparten nuestros valores o intereses. Cualesquiera que sean sus fallas, Pax Americana supera a todas las otras alternativas.

Con un Partido Demócrata cada vez más desplazado hacia la izquierda bajo la presión de elementos extremos, existe una oportunidad para que el Partido Republicano hable con el centro político del país. Sin embargo, eso requiere un compromiso serio y constructivo en temas como el cambio climático, la inmigración, la seguridad de las armas y otros asuntos que no son tradicionalmente de interés para los republicanos.

Mientras el ala de extrema izquierda del Partido Demócrata continúa por un camino aterrador abiertamente hostil a un país industrial y agrícola con políticas como el New Deal Verde» o la abolición del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, el momento de comprometerse y ofrecer alternativas políticas reales es aquí y ahora.

Lamentablemente, el “Trumpismo” es simplemente incompetente e incapaz de responder con el tipo de liderazgo que exige este momento. Los republicanos se encuentran con el líder del partido de Abraham Lincoln defendiendo la estatuaria confederada y librando una guerra contra las mascarillas durante una pandemia. Me entristece profundamente que un desastre electoral pueda ser el impulso para forzar una corrección de rumbo desesperadamente necesaria.

La Casa Blanca cede y recomienda el uso de mascarillas 4:33

Después de la fallida carrera presidencial de Mitt Romney en 2012, el Comité Nacional Republicano realizó sabiamente una autopsia muy útil que identificó formas de ampliar la base del Partido Republicano y atraer a los nuevos votantes. El Partido Republicano descartó esos hallazgos.

En su lugar, un programa y una plataforma adaptada a los caprichos de un individuo desesperadamente desinformado e incapaz tomaron su lugar. Si hay una ruta electoral demócrata 2020, no habrá necesidad de otra autopsia republicana. Todos ya saben qué, y quién, mató al paciente.