CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | Robert Redford: Este es el candidato que tiene mi voto

Por Robert Redford

Nota del editor: Robert Redford es actor, director, productor y miembro del Consejo para la Defensa de Recursos Naturales. Las opiniones expresadas en este comentario son del autor. Ver más artículos de opinión sobre CNNe.com/opinion.

(CNN) — Tengo muchos recuerdos de haber crecido en Los Ángeles en la década de 1940, pero hay uno en particular que vuelve a mí en estos tiempos difíciles. Recuerdo estar sentado con mis padres. En realidad, mis padres estaban sentados y yo estaba acostado en el suelo, como hacen los niños, escuchando al presidente Franklin D. Roosevelt en la radio.

Por supuesto que estaba hablándole a la nación, no solo a nosotros. Pero se sentía como si así fuera. Era personal e informal, como si estuviera en nuestra sala de estar.

Era demasiado joven para seguir mucho de lo que decía: algo sobre la Segunda Guerra Mundial. Pero lo que sí entendí fue que se trataba de un hombre que se preocupaba por nuestro bienestar. Sentí calma al escuchar su voz.

Era una voz de autoridad y, al mismo tiempo, de empatía. Los estadounidenses se enfrentaban a un enemigo común, el fascismo, y Roosevelt nos dio la sensación de que estábamos todos juntos en esto. Incluso los niños como yo tenían un papel que desempeñar: repartir periódicos, recolectar chatarra, hacer lo que pudiéramos hacer.

publicidad

Así era tener un presidente con una sólida brújula moral que le sirvió de guía, le dio dirección y lo ayudó a dirigir a la nación hacia un futuro mejor.

Quizás esto les parezca algo nostálgico, simplemente. Hay algo de eso, claro (¿quién no lo está, en este momento?). Pero estoy demasiado centrado en el futuro para sentarme a suspirar por los viejos tiempos. Para mí, el poder del ejemplo de Roosevelt es lo que dice sobre el tipo de liderazgo que Estados Unidos necesita y puede tener, nuevamente, si lo elegimos.

Pero una cosa está clara: en lugar de una brújula moral en la Oficina Oval, hay un vacío moral.

En lugar de un presidente que dice que estamos todos juntos, tenemos un presidente que actúa por sí mismo.

En lugar de palabras que elevan y unen, escuchamos palabras que exacerban y dividen.

Cuando alguien retuitea, y luego elimina, un video de un partidario que grita «poder blanco» o llama a los periodistas «enemigos del estado», cuando convierte una mascarilla que salva vidas en un arma de guerra cultural, cuando ordena a la policía y a los militares que lancen gases lacrimógenos a los manifestantes pacíficos para mostrarse con una Biblia frente a las cámaras, sacrifica, una y otra vez, cualquier pretensión de autoridad moral.

Otros cuatro años de esto degradarían nuestro país sin posibilidad de reparación.

El costo que está cobrando es casi bíblico: incendios e inundaciones, una pandemia literal sobre la tierra, una erupción de odio que está siendo convocada y dominada por un líder sin conciencia ni vergüenza.

Cuatro años más acelerarían nuestra caída hacia la autocracia. Se tomaría como una licencia gratuita para castigar a los llamados «traidores» y hacer pequeñas venganzas, con todo el peso del Departamento de Justicia detrás de ellos.

Cuatro años más significaría un tiempo perdido para nuestras leyes ambientales. El asalto ha estado en curso: comenzó con el abandono del acuerdo histórico que hizo el mundo en París para combatir el cambio climático, y continuó, el mes pasado, con el uso de la pandemia como cobertura para permitir que las industrias contaminen como mejor les parezca.

Cuatro años más causarían daños incalculables a nuestro planeta, nuestro hogar.

Estados Unidos sigue siendo una potencia mundial. Pero en los últimos cuatro años, ha perdido su lugar como líder mundial. Un segundo mandato envalentonaría a los enemigos y debilitaría aún más nuestra posición con nuestros amigos.

¿Cuándo y cómo Estados Unidos se convirtió en “estados divididos”? La polarización, por supuesto, tiene raíces profundas y muchas fuentes. El presidente Donald Trump no creó todas nuestras divisiones como estadounidenses. Pero encontró todas las fallas en Estados Unidos y las abrió de par en par.

Sin una brújula moral en la Oficina Oval, nuestro país está peligrosamente a la deriva.

Pero este noviembre podemos elegir otra dirección.

Este noviembre, la unidad y la empatía están en la boleta electoral. La experiencia y la inteligencia están en la boleta electoral.

Joe Biden está en la boleta electoral, y estoy seguro de que traerá estas cualidades a la Casa Blanca.

No suelo anunciar públicamente mi voto. Pero este año electoral es diferente.

Y creo que Biden está hecho para este momento. Biden lidera con su corazón. No me refiero a eso de una manera suave y sentimental. Estoy hablando de una feroz compasión, del tipo que lo alimenta, que lo impulsa a luchar contra la injusticia racial y económica, que no lo dejará descansar mientras la gente está luchando.

Como mostró Roosevelt, la empatía y la ética no son signos de debilidad. Son signos de fuerza.

Creo que los estadounidenses están volviendo a esa opinión. A pesar de Trump, a pesar de sus esfuerzos diarios para dividirnos, veo que gran parte del país comienza a reunirse nuevamente, como lo hizo cuando era un niño.

Podemos verlo en las protestas pacíficas de las últimas semanas: estadounidenses de todas las razas y clases se unen para luchar contra el racismo. Podemos ver las formas en que las comunidades se están uniendo ante la pandemia, incluso si la Casa Blanca los deja valerse por sí mismos.

Estos actos de compasión y amabilidad fortalecen a nuestro país. Este noviembre tenemos la oportunidad de fortalecerlo aún más: al elegir un presidente que sea coherente con nuestros valores y cuya brújula moral apunte hacia la justicia.