CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | Estamos perdiendo el tiempo hablando de inmunidad colectiva

Por William Haseltine

Nota del editor: William Haseltine es presidente del grupo de expertos en salud global ACCESS Health International. Es autor de numerosos libros, incluido el recientemente publicado, «Una guía familiar para covid-19: Preguntas y respuestas para padres, abuelos y niños». Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opiniones en CNNe.com/opinion.

(CNN) — El debate sobre si la inmunidad del rebaño será nuestra salvación para la creciente crisis del covid-19 fue alimentado recientemente por dos nuevos informes.

El primero fue el lanzamiento de un nuevo estudio a nivel nacional, en España -hasta no hace mucho, un punto caliente del covid-19-, que sugirió que se perderían demasiadas vidas mientras se espera alcanzar la tasa de infección aproximada del 60% necesaria para la inmunidad colectiva, a través de la cual muchas personas se vuelven inmunes a la enfermedad que se erradica efectivamente.

El segundo fue un informe de Nueva York, que sugería que en algunas comunidades la inmunidad del rebaño ya se había logrado, y una clínica de atención médica informó que un poco más del 68% de las pruebas de covid-19 realizadas habían dado positivo.

Pero perdemos tiempo crítico con esta discusión sin sentido, porque los hechos ya son bastante claros: la inmunidad colectiva probablemente nunca se logrará para el covid-19 o para cualquier otro coronavirus. Lo sabemos gracias a una nueva investigación sobre el desarrollo y la disminución de los anticuerpos contra el covid-19, y de una gran cantidad de evidencia epidemiológica sobre los coronavirus en su conjunto.

Mientras que el SARS y el MERS son los coronavirus que ocupan los titulares, hay otros cuatro coronavirus -en su mayoría desconocidos- que son mucho más comunes: 229E, HKU1, NL63 y OC43. Lo que sabemos tras 60 años de investigación sobre estos virus es que regresan año tras año y reinfectan a las mismas personas, una y otra vez.

Un estudio de la ciudad de Nueva York, realizado entre el otoño de 2016 y la primavera de 2018, mostró que las personas podían dar positivo varias veces por infección por la misma cepa de coronavirus, en el mismo año.

Los anticuerpos contra el virus aumentarían bruscamente después de la infección y alcanzarían su punto máximo después de aproximadamente dos semanas. Pero luego su presencia disminuiría, y generalmente desaparecería por completo en algún momento entre los cuatro meses y el año. En un caso, una persona se reinfectó con la misma cepa de coronavirus después de sólo cuatro semanas desde la primera infección.

Estudios anteriores mostraron que la misma cepa de un coronavirus que causa un resfriado un año puede volver a hacerlo al año siguiente. A diferencia de los virus de la gripe, que mutan con frecuencia y a menudo nos infectan con nuevas cepas cada año, el coronavirus no necesita cambiar para reinfectarse. Datos recientes sugieren que el SARS-CoV-2 sigue el mismo patrón. Después de la infección y la recuperación, todos los anticuerpos contra el virus comienzan a desaparecer rápidamente, incluidos los que pueden ser protectores.

Durante el fin de semana pasado, investigadores del Reino Unido publicaron una nueva investigación que sugiere que el SARS-CoV-2 realmente actúa como sus primos más comunes. Estudiaron la presencia de anticuerpos neutralizantes, los anticuerpos específicos necesarios para combatir la reinfección, y descubrieron que una respuesta transitoria de estos anticuerpos era «una característica compartida tanto por una infección por SARS-CoV-2 -que causa baja gravedad de la enfermedad- como por los coronavirus estacionales circulantes que están asociados con resfriados comunes”.

Esencialmente, la cantidad de anticuerpos neutralizantes contra el SARS-CoV-2 en el cuerpo varía según la gravedad de la infección y el tiempo transcurrido desde la infección, y cuanto más tiempo pasa, menos anticuerpos retiene una persona.

Esto en realidad refleja los resultados del estudio español publicado en “The Lancet” el 6 de julio y proporciona aún más evidencia para apoyar este argumento. El estudio incluyó a más de 61.000 personas que recibieron dos tipos diferentes de pruebas de anticuerpos en tres oleadas separadas de abril a junio.

Si bien el estudio solo se centró en los resultados de la primera ola de pruebas, los hallazgos críticos de la segunda y tercera oleadas se revelaron en un anuncio público el mismo día.

Esos hallazgos muestran que el 7% de los participantes que dieron positivo para anticuerpos en la primera fase de la prueba, realizada entre el 27 de abril y el 11 de mayo, ya no tenían esos anticuerpos en la segunda fase, que comenzó solo una semana después -el 18 de mayo- y duró dos semanas.

En la tercera ola de pruebas, que comenzó tres semanas después del inicio de la segunda ola, el 14% de los que dieron positivo para anticuerpos originalmente, dieron negativo.

Estos hallazgos respaldan los de dos estudios más pequeños realizados en China, que mostraron que los anticuerpos de los infectados disminuyen rápidamente. En uno de estos estudios, los anticuerpos neutralizantes disminuyeron significativamente en solo dos meses.

No solo los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 se desvanecen, y tal vez se desvanecen rápidamente, los estudios también han demostrado que solo el 15% de los que dan positivo para anticuerpos producen los anticuerpos neutralizantes necesarios para desarrollar inmunidad en primer lugar. Y no todos los que producen anticuerpos neutralizantes los producen en niveles altos. Algunos de los infectados no producen anticuerpos en absoluto.

La respuesta de las células T del cuerpo también puede ser un factor importante para la inmunidad, pero no será toda la respuesta. Las células T ayudan a nuestro sistema inmunitario eliminando las células infectadas y activando otras células inmunes para combatir la infección. Sabemos que las personas producen respuestas robustas y a veces duraderas de células T al frío que causa coronavirus.

Aunque la respuesta de las células T puede ser importante para eliminar la infección, está claro que no previene la reinfección, que ocurre regularmente con los coronavirus más comunes.

Estos no son tipos de virus ya existentes. Es probable que ninguna inmunidad natural en el rebaño impida que el SARS-CoV-2 se propague por sí solo, ni ahora ni nunca. Esto no es motivo de consternación, sino más bien un llamado a la acción. Será por nuestra propia mano que detengamos la propagación de esta enfermedad.

No todas las acciones que pueden combatir esta enfermedad están dentro del alcance del estadounidense promedio: el trabajo que se realiza en los laboratorios aquí en Estados Unidos y en todo el mundo para desarrollar vacunas y medicamentos para prevenir y tratar infecciones es una fuente importante de esperanza para poner fin a la pandemia

Y mientras esperamos una solución médica, se ha demostrado que la acción del gobierno y un fuerte liderazgo nacional trabajan para controlar los brotes.

Pero cada estadounidense también tiene un papel que desempeñar y una oportunidad para acabar con esta enfermedad. Al usar máscaras, practicar el distanciamiento social seguro y elegir el autoaislamiento cuando tememos haber estado expuestos a la infección, podemos detener este brote en seco.