CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

ANÁLISIS: El universo alternativo de Ivanka Trump

Por Kate Bennett

(CNN) — En una semana que vio a la hija del presidente promoviendo una marca con una lata de fríjoles en sus redes sociales, y reveló un programa de asistencia laboral en medio de una pandemia global con el incómodo apodo de «Find Something New» (“encuentra algo nuevo”), Ivanka Trump se encuentra una vez más en el medio de un montón de críticas.

El país ha sido sacudido por una lucha aparentemente interminable contra la pandemia de coronavirus: más de 130.000 muertos, más de 3 millones de casos en EE.UU. y en el horizonte, los padres lidian con si confiar en el asesoramiento federal para enviar a los niños a la escuela.

Sin embargo, a veces puede parecer que Ivanka Trump vive en un universo alternativo. Comenzó el mes de julio con una serie de imágenes en sus redes sociales con un lujoso viaje familiar a Wyoming, todos los paseos a caballo y picnics soleados, junto al arroyo, vestidos con conjuntos al estilo de Ralph Lauren.

¿Precauciones sobre viajes a medida que aumentan los casos de coronavirus? No para los Kushner-Trumps, aparentemente.

Desde el inicio de su tiempo en la Casa Blanca, donde ella es asesora principal de su padre, el presidente, Ivanka Trump se ha enfrentado a innumerables preguntas sobre su juicio derivadas de la manera alegre en que parece operar.

publicidad

Para ser justos, no es necesariamente el trabajo que está haciendo, gran parte de lo cual ha puesto de relieve aspectos positivos en cosas como la lucha contra la trata de personas, ayudar a las familias con un crédito fiscal para el cuidado infantil, encontrar formas de ayudar a aumentar el número de empleos y ayudar a las mujeres en todo el mundo con empoderamiento económico.

Donald e Ivanka Trump posan con productos Goya 2:09

El problema es más la forma en que decide y elige cuándo no pesar y, cuando lo hace, cómo hacerlo.

El martes, ella pudo haber violado una regla de ética del gobierno al publicar la fotografía de sí misma, sosteniendo una lata de frijoles, cerca de su cara como lo haría en un comercial o anuncio, con la leyenda: «Si es Goya, tiene que ser bueno», y traduciendo la misma frase al español.

El presidente ejecutivo de Goya, Robert Unanue, es un admirador abierto del presidente, y sus comentarios públicos de apoyo han llevado a boicots contra la marca. Sin embargo, no es así la familia Trump, que ha hecho del negocio de los frijoles un tema de conversación robusto que probablemente no se haya visto desde, bueno, nunca.

La Oficina de Ética del Gobierno de Estados Unidos, que tiene como objetivo «prevenir conflictos de intereses en el poder ejecutivo», tiene pautas para respaldar productos, algo que Trump claramente estaba haciendo en su publicación.

El momento Goya de Ivanka Trump llegó el día en que ya había sido criticada rotundamente en las redes sociales y por los medios de comunicación por la campaña publicitaria «Find Something New», lanzada esa mañana junto con AdCouncil y varias corporaciones privadas.

Si bien Trump promocionó los anuncios y el sitio web como un recurso para que las personas desempleadas, o descontentas con sus trabajos actuales, puedan encontrar una nueva carrera, los críticos respondieron incrédulos en la línea del programa. «Encontrar algo nuevo», como si hacerlo para los 18 millones de estadounidenses desempleados se pudiera lograr fácilmente con unos pocos clics en su computadora.

El despliegue también se sintió para muchos como si hubiera poca o ninguna consideración por la pérdida de empleos amados y luchados, eliminados en un instante a manos de un cierre forzado por una pandemia cruel. Trump, vestido con un atuendo blanco de US$ 2.000 por la diseñadora con sede en Londres Emilia Wickstead (y con un bolso de US$ 4.700 por la casa de moda francesa Chanel), se dirigió a una mesa redonda virtual para denominar como un “giro” la necesidad de buscar un nuevo trabajo.

Más tarde, Trump se dirigió alegremente a las iniciativas de la campaña con un mensaje en video desde el Rose Garden de la Casa Blanca.

«Tienes que echarle un vistazo, ¡es increíble!» dice Trump del sitio web «Find Something New», sonriendo a la cámara. No hay nota de empatía por aquellos cuyos medios de vida se han perdido, cuyos cheques de pago se han ido o cuyas familias luchan por mantenerse a flote.

Es una desconexión que Ivanka Trump, quien es hija de un multimillonario y ella misma es millonaria, ha sido acusada de cometer antes.

Ivanka Trump hace caso omiso a las reglas que ella misma recomendó 1:15

En marzo, cuando la mayoría de los estadounidenses se adaptaron a trabajar desde casa, sus vidas se transformaron por la inesperada combinación de la educación de sus hijos en el hogar al mismo tiempo, bajo el mismo techo, equilibrando la carrera y la familia de una manera más estresante que nunca, Trump publicó una sugerencia.

«¿Quedarse en casa con niños? ¡Planea un campamento en la sala de estar!» tuiteó, junto con una foto de ella y sus hijos debajo de una carpa de sábanas improvisada, como si tal diversión y juegos fueran posibles para la persona promedio.

En abril, después de publicar videos que alientan a «aquellos que tienen la suerte de poder quedarse en casa, por favor, háganlo», ella y su familia viajaron a su casa de vacaciones en Bedminster, Nueva Jersey. Su decisión de abandonar Washington no tuvo en cuenta las pautas federales de coronavirus que desaconsejan los viajes discrecionales que exhortó a otros estadounidenses a seguir.

En mayo, cuando decenas de miles de personas marcharon en protesta por el asesinato de George Floyd y el flagelo del racismo sistémico, Trump publicó un versículo bíblico: «Esto es lo que dijo el Señor: escuché tu oración y vi tus lágrimas. Te curaré».

Muchos lo interpretaron como un mensaje extraño y oblicuo en un momento en que el país buscaba liderazgo y orientación.

En junio, se canceló un discurso de graduación registrado en una universidad de Kansas porque la nación se vio envuelta en protestas y la postura del presidente de «ley y orden» creó más consternación. Trump, quien grabó el discurso de graduación antes de la muerte de Floyd y los eventos posteriores, lo publicó semanas más tarde, sin volver a grabarlo para actualizar el idioma y reflejar el tenor de una nación claramente en dolor y confusión.

En cambio, el discurso de Trump, centrado en parte en su propio crecimiento personal, y en lo que ella llamó la «incomodidad e incertidumbre» de estos tiempos. Las etiquetas no salieron bien, y nuevamente hubo señalamientos de su desconexión por parte del coro de las redes sociales.

Sin embargo, Trump no ha dejado que sus debilidades obstaculicen su necesidad de compartir, ni continuar en su papel en la Casa Blanca, evitando emocional y políticamente, al menos públicamente, lo que Estados Unidos enfrenta hoy: cientos de miles de personas enfermas con un virus que pareciera que nadie puede controlar.

En cuanto a esos frijoles, ella está junto a ellos.

«Ivanka … tiene todo el derecho de expresar su apoyo personal», le dijo su portavoz a CNN.

Betsy Klein de CNN contribuyó a este informe.