CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

Las protestas en Portland, Oregon, completan casi dos meses. Así comenzaron

Por Hollie Silverman

(CNN) — Durante más de cincuenta días, las protestas en Portland han continuado. Si bien muchas han sido pacíficas, esas manifestaciones también han estado marcadas por la violencia, el vandalismo, los incendios provocados, los arrestos y las denuncias de brutalidad policial.

La semana pasada, el fiscal estatal de Estados Unidos solicitó una investigación sobre por qué los manifestantes fueron llevados por agentes federales sin credenciales y colocados en vehículos sin identificación.

Durante el fin de semana, los manifestantes derribaron barricadas e intentaron prender fuego a un edificio. Las protestas de este domingo terminaron con manifestantes dispersados con gas por las autoridades federales, dijo la policía de Portland en un tuit.

Si bien las protestas ahora están recibiendo atención nacional, las denuncias de racismo y los llamamientos a la reforma han sido parte de la ciudad durante mucho tiempo.

¿Por qué comenzaron las protestas?

La muerte de George Floyd a manos de policías de Minneapolis en mayo fue la chispa que encendió las manifestaciones en todo el país, con decenas de miles exigiendo reformas policiales, responsabilidad y, sobre todo, restablecer el movimiento Black Lives Matter.

En Portland, como tantas ciudades en todo el país, las manifestaciones piden justicia por la muerte de Floyd, Breonna Taylor, Ahmaud Arbery, Elijah McClain y muchas otras vidas negras que han terminado por culpa de la violencia.

Pero lo que comenzó como un llamado a la justicia y la rendición de cuentas ha dado paso a un crisol de manifestaciones.

Las protestas han variado desde marchas pacíficas de Black Lives Matter durante el día hasta manifestantes no identificados que participan en manifestaciones violentas que se convierten en incendios provocados y vandalismo. El presidente Trump y otros funcionarios federales han caracterizado algunos de estos eventos como las acciones de «anarquistas y agitadores».

Ahora han pasado semanas con enfrentamientos de policías y manifestantes, resultando en lesiones en ambos lados, vandalismo, incendios provocado y denuncias de brutalidad.

Solo en la última semana, al menos 40 manifestantes fueron arrestados por cargos que van desde resistir el arresto hasta conducta desordenada, según comunicados de prensa del PPB.

– ¿Qué es el movimiento Black Lives Matter y por qué se creó?

Una historia de racismo

Portland ha sido durante mucho tiempo un lugar donde las tensiones entre manifestantes opuestos han sido una fuente de conflicto.

En los últimos años, algunas protestas se han convertido en un objetivo para los grupos de odio que buscan enemistarse con otras personas que salen a defender los derechos de las comunidades marginadas, como los inmigrantes, las personas de color y los miembros de la comunidad LGBTQ.

«La historia te dirá que es una ciudad que es y ha sido racista», dijo Sam Sachs, un miembro de la comunidad que habló durante una conferencia de prensa celebrada el domingo por la Asociación de Policías de Portland. «Oregon fue creado como utopía blanca».

Los manifestantes han protestado en las calles cada noche.

Las complicadas tensiones raciales de Oregón comenzaron en el año de 1800, con leyes establecidas para mantener a las personas de color fuera del estado. La decimocuarta enmienda no fue aprobada allí sino hasta 1868, que otorgó la ciudadanía a los negros.

A principios de los años 1900, la Junta de Bienes Raíces de la ciudad aprobó un «código de ética» que prohibía a los agentes inmobiliarios vender casas en vecindarios blancos a personas negras.

Esto no se ha perdido en la comunidad. Sachs, cuya familia ha estado en el área desde la década de 1940, fundó la Zona de No Odio, una organización que se centra en acabar con el odio y el racismo a través de la educación, el compromiso y la defensa.

Si bien dijo que en este momento Portland es conocida como un «semillero de violencia», también es «una ciudad de oportunidades».

«(Es) una ciudad de amor. Una ciudad en crecimiento. Una ciudad que se preocupa por su policía. Una ciudad que se preocupa por sus miembros de la comunidad negra e indígena, gay, lesbiana, transgénero, se preocupa por todos. Portland es una ciudad de amor y esperanza».

Muchos otros miembros de la comunidad que hablaron hicieron eco de sus sentimientos y denunciaron la violencia que ha surgido con los llamados a la justicia.

El pastor JW Matt Hennessee, quien también estuvo presente durante la conferencia de prensa, dijo que si bien entiende que los ciudadanos están cansados de la brutalidad que ven a manos de la policía, también están cansados de la violencia, la división y el racismo continuo que él y su comunidad han enfrentado.

«Quieres saber cómo se ve el cansancio, pregúntanos cómo se ve el cansancio. Porque somos nosotros quienes no pudimos comprar una casa o alquilar un lugar cerca de cierta zona porque nadie quería que personas como nosotros estuviéramos allí. No podíamos ir a esta o aquella escuela o no podíamos hacer cosas diferentes», dijo el pastor.

«Es muy importante que nos unamos, y no estoy tan preocupado porque estemos cansados, estoy muy preocupado por el mundo que podemos hacer juntos».

La pelea por agentes federales que arrestan a manifestantes

A medida que las protestas han aumentado en las últimas semanas, la administración Trump ha enviado agentes federales del Departamento de Seguridad Nacional a la ciudad.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) admitió ser una de las agencias involucradas en el arresto de manifestantes y dijo en un comunicado que fueron llamados porque «los anarquistas violentos han organizado eventos en Portland durante las últimas semanas con intenciones de dañar y destruir la propiedad federal, así como herir a agentes federales y policías».

Agentes federales fueron desplegados bajo un nuevo decreto de la administración Trump para proteger los monumentos y edificios federales. (REUTERS/Nathan Howard)

«Estas acciones criminales no serán toleradas», dice el comunicado.

Las fuerzas federales no han sido bien recibidas, ya que el alcalde, el gobernador y varios otros funcionarios estatales y locales pidieron que finalice la participación federal, diciendo que solo está arrojando combustible al fuego.

«La gente literalmente está siendo sacada de la calle en camionetas sin marcar, autos de alquiler», dijo el alcalde Ted Wheeler a CNN el domingo. «Aparentemente, se les niega la causa probable, y se les niega el debido proceso. Ni siquiera saben quién los empuja a las camionetas».

Hay «docenas, si no cientos de tropas federales que descienden sobre nuestra ciudad, y lo que están haciendo es que están intensificando la situación», agregó el alcalde. «Su presencia aquí está llevando a más violencia y más vandalismo».

Luego de que personas fueran vistas llevadas por agentes sin distintivos y puestas en camionetas sin identificación, el fiscal federal Billy J. Williams del Distrito de Oregon solicitó una investigación federal, y la fiscal general de Oregon, Ellen Rosenblum, presentó una demanda en la corte federal contra el Departamento de Seguridad Nacional el viernes.