CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | El giro de Trump sobre la pandemia es mera política, no una política de cambio

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista sobre asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor. Leer más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — ¿Quién era ese hombre que hablaba en el podio de la Casa Blanca y qué le hizo al presidente Donald Trump? Solo estoy bromeando, por supuesto. El hombre que se dirigió a los medios este martes por la noche fue el candidato Trump, aterrorizado de que sus índices de aprobación se derrumben y su rival, el exvicepresidente Joe Biden, lo esté llevando a lo que podría convertirse en una humillante derrota en noviembre. A menos que algo cambie.

Faltando 105 días hasta el día de las elecciones, Trump lanzó una nueva estrategia de campaña que consiste en revertir gran parte de lo que ha dicho sobre el virus hasta ahora. Cumpliendo cuidadosamente las notas preparadas y respondiendo solo unas pocas preguntas, Trump evitó los enfrentamientos ardientes con los periodistas y mantuvo las mentiras, el engaño y la información engañosa en lo que, según los estándares de Trump, eran niveles notablemente bajos.

Olvide (por un momento) su antigua afirmación de que el virus «desaparecerá»; esa magia prometida fue reemplazada (brevemente) por una cruda verdad. Trump declaró: «Probablemente empeorará antes de mejorar». (Más tarde repitió que desaparecerá).

Eso sería una sorpresa para cualquiera que haya limitado su entrada de información a las declaraciones optimistas del presidente.

Importante: instó a los estadounidenses a «usar una mascarilla», si no pueden distanciarse físicamente, y mantenerse alejados de los bares llenos de gente.

Por un momento, sonó como un hombre que realmente entiende que el virus es peligroso y se da cuenta de que no desaparecerá por sí solo, un giro vertiginoso después de meses de exhortaciones incendiarias contra las órdenes de confinamiento, ridiculizando a los que usan mascarillas, y reuniendo a miles de personas, en su mayoría sin tapabocas, en lugares como Tulsa y el Monte Rushmore para escucharlo hablar.

El cambio de tono es importante porque millones de estadounidenses escuchan al presidente. El cambio de Trump acerca de las mascarillas podría terminar salvando decenas de miles de vidas (lo que plantea la triste pregunta acerca de cuántos se habrían salvado si solo hubiera hecho esto antes). Pero no se sabe cuánto durará el nuevo tono.

Antes de dejarnos llevar por la celebración de que el presidente de Estados Unidos ha hablado como un líder relativamente normal en medio de una crisis nacional, tengamos en cuenta que la pandemia continúa y Trump aún no ha anunciado ningún cambio significativo en la política. La retórica es importante, pero no es suficiente. Estados Unidos todavía tiene una respuesta nacional descoordinada, un mosaico de políticas que cambian de estado a estado contra un virus que no conoce fronteras.

Este fue un giro impulsado políticamente. Es por eso solo estaba Trump en el escenario. Si hubiera sido un cambio de opinión legítimo por parte del presidente, una decisión de hacer lo que sea necesario para aplanar bruscamente la curva, habría tenido a los expertos, tal vez  a los Dres. Anthony Fauci y Deborah Birx, a su lado. Hubiera permitido que aquellos que saben de lo que están hablando lo hagan un poco.

No es suficiente porque ha perdido credibilidad, no solo por más de 20.000 afirmaciones falsas o engañosas desde que asumió el cargo, sino porque desde el comienzo de esta pandemia ha impulsado la desinformación, la propaganda y las mentiras. Si eso termina, eso sería una gran noticia. Pero es dudoso.

Trump afirmó que Estados Unidos está muy bien, «mejor que la mayoría» de otros países. Eso es ridículo. Pocos países desarrollados, si es que hay alguno, tienen un historial más desastroso.

La cantidad de casos comenzó a disminuir hace meses, y Trump alentó a los gobernadores a acelerar sus reaperturas, presionó un «retorno a la grandeza», se negó a promover el uso de mascarillas. Leales gobernadores republicanos hicieron lo mismo. Brian Kemp, de Georgia, probablemente tratando de impresionar a Trump, incluso está demandando a Atlanta para evitar que requiera mascarilla. Las políticas y el pronunciamiento de Trump convirtieron la respuesta estadounidense al virus en un circo trágico.

Trump declaró absurdamente desde el podio que ha tenido «un enfoque implacable» contra el virus, «desde el principio». Cualquier mirada a su feed de Twitter, sus salidas de golf o sus discursos, muestra que eso es evidentemente falso. De hecho, los funcionarios de la Casa Blanca dijeron recientemente a los periodistas que estaba demasiado ocupado para asistir a las reuniones del grupo de trabajo sobre coronavirus. No habló con Fauci durante varias semanas.

Hasta hace dos días, la estrategia de campaña de Trump era fingir que el virus no es gran cosa. Que los números de casos que se disparan son una casualidad. En una entrevista este fin de semana con Fox News, en la que intentó una y otra vez sin éxito mentir sobre el alcance de la crisis, afirmó que muchos de los casos son niños con «resoplidos» y que el aumento en el número de infectados es el resultado de demasiadas pruebas.

Trump ha abordado la extraña estrategia de negación durante meses. Más de 86.000 personas han muerto desde la última sesión informativa sobre coronavirus de la Casa Blanca, poco después de que parecía sugerir que las personas deberían considerar inyecciones de desinfectantes, chispas y advertencias de salud urgentes.

Por ahora, las últimas declaraciones de Trump parecen un cambio de campaña, no un cambio de política. Pero sigue siendo Trump. Si por un tiempo sonó más cerca de lo normal es porque tiene que estar asustado. Este todavía parecía ser un hombre no preocupado por el país, sino por sí mismo y su futuro político. No es sorprendente que haya olvidado nuevamente mostrar simpatía por los más de 140.000 que han muerto por coronavirus en este país.

Veremos cuánto tiempo le toma al otro Trump, el verdadero, emerger nuevamente. Mientras tanto, adelante, usen las mascarillas, estadounidenses. Por favor.