CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Corea del Norte

Corea del Norte

Una ONG dice que los ‘barcos fantasmas’ de Corea del Norte llegaron a Japón debido a la flota pesquera ‘oscura’ de China

Por Joshua Berlinger

(CNN) — Los muertos seguían llegando en 2017.

Durante años, la costa norte de Japón había sido el escenario de un fenómeno macabro: barcos de pesca que se encontraban en la costa cargando los cuerpos de norcoreanos muertos, a más de 1.000 kilómetros de su tierra natal.

Pero los números en 2017 no tenían precedentes: más de 100 barcos desembarcaron en la costa japonesa con 35 cuerpos a bordo. Solo 66 barcos habían aparecido el año anterior.

Nadie pudo explicar por qué tantos de estos llamados «barcos fantasmas» terminaron en Japón ese año. Una Guardia Costera japonesa dijo que podría ser tan simple como el clima. Otros especularon que la vieja flota pesquera de Corea del Norte tenía la culpa.

Desde entonces, más de estos barcos desvencijados han aparecido en masa en la orilla, aunque con menos cuerpos. El misterio ha desconcertado a las autoridades durante años, pero un estudio publicado el miércoles por la organización internacional sin fines de lucro Global Fishing Watch ofrece una nueva teoría convincente. Culpa a las «flotas pesqueras oscuras» chinas.

publicidad

Los autores del informe utilizaron varias tecnologías satelitales para analizar el tráfico marino en el noreste de Asia en 2017 y 2018 y descubrieron que cientos de buques pesqueros chinos navegaban en aguas frente a Corea del Norte. Los barcos chinos parecían estar pescando allí ilegalmente, empujando la propia flota de Corea del Norte, que está mal equipada para viajar largas distancias, más lejos de la costa de Corea del Norte y en aguas rusas y japonesas.

Este gráfico de Global Fishing Watch muestra la ubicación transmitida por todos los buques identificados como probables buques pesqueros que navegan dentro de la zona económica exclusiva de Corea del Norte durante 2017 y 2018.

Este gráfico de Global Fishing Watch muestra la ubicación transmitida por todos los buques identificados como probables buques pesqueros que navegan dentro de la zona económica exclusiva de Corea del Norte durante 2017 y 2018.

Pescar en aguas de Corea del Norte, o comprar y vender pescado de Corea del Norte a nivel internacional, es una violación del derecho internacional. El comercio de pescado de Pyongyang, que valía aproximadamente US$ 300 millones al año, fue sancionado en 2017 por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas como parte de su esfuerzo por castigar al régimen de Kim Jong Un por sus repetidas pruebas de misiles balísticos ese año.

Pero eso no parece haber disuadido a unos 900 barcos chinos en 2017 y 700 al año siguiente, según el informe de Global Fishing Watch.

La organización sin fines de lucro señaló que estos barcos chinos probablemente capturaron más de 160.000 toneladas métricas de calamar volador del Pacífico, uno de los productos pesqueros más valiosos de la región, en 2017 y 2018, más que Corea del Sur y Japón combinados durante el mismo período. La captura estimada valía más de US$ 440 millones.

Si bien no está claro si Corea del Norte podría haber ganado tanto dinero pescando en sus propias aguas, ahora parece que Pyongyang pudo recuperar parte de su captura perdida vendiendo derechos de pesca a operadores extranjeros, probablemente chinos. Un informe de Naciones Unidas publicado en marzo afirmó que Corea del Norte ganó un estimado de US$ 120 millones en 2018 vendiendo o transfiriendo derechos de pesca en violación de las sanciones de la ONU.

Jaeyoon Park, un científico de datos senior de Global Fishing Watch y coautor del estudio, dijo que los barcos descubiertos comprendían «aproximadamente un tercio del tamaño de toda la flota pesquera de aguas distantes de China».

«Es el mayor caso conocido de pesca ilegal perpetrada por embarcaciones originarias de un país que operan en aguas de otra nación», afirmó.

Con tantos barcos cerca de la costa de Corea del Norte, la propia flota pesquera del país fue expulsada, obligada a navegar más lejos de la costa para encontrar su captura, y las consecuencias fueron mortales, según Jungsam Lee, otro de los colaboradores del estudio.

«Es demasiado peligroso para ellos trabajar en las mismas aguas que los arrastreros chinos», comentó Lee. «Es por eso que son empujados a trabajar en aguas rusas y japonesas y eso explica por qué algunos de los buques dañados de Corea del Norte aparecieron en las playas de Japón».

Park y los otros expertos explicaron que pudieron rastrear estos buques utilizando nuevas tecnologías de satélite y radar que no estaban disponibles en años anteriores. Las ONG de inteligencia de código abierto y las organizaciones sin fines de lucro utilizan cada vez más estos recursos para analizar el tráfico marítimo con la esperanza de encontrar o comprender mejor las tácticas utilizadas para evadir las sanciones.

Global Fishing Watch informó en un comunicado que se cree que los barcos que pescan ilegalmente en aguas de Corea del Norte son propiedad y operados por «intereses chinos» porque allí es donde se encontraban. Sin embargo, los barcos involucrados en actividades ilícitas en estas aguas, ya sea para mover mercancías en el mar para evitar las miradas indiscretas de los funcionarios de aduanas o para dragar arena, a menudo carecen de la documentación adecuada, lo que los hace más difíciles de rastrear.

CNN se ha comunicado con el Ministerio de Relaciones Exteriores de China para obtener comentarios.

Los barcos chinos se ven resguardados del mal tiempo en el puerto de Sadong en la isla de Ulleung en Corea del Sur el 11 de noviembre de 2017.

Un problema de sostenibilidad

Las aguas del noreste de Asia son algunos de los mares más opacos y disputados por las pesquerías en el mundo. China, Rusia, Japón y las dos Coreas están involucradas en algún tipo de disputa territorial entre ellas.

Las poblaciones de peces han disminuido drásticamente en los últimos años, otro problema importante que las partes no han podido resolver. Las reservas de calamar volador del Pacífico han caído un 80% en aguas de Corea del Sur y un 82% en aguas japonesas desde 2003, según Global Fishing Watch.

«Mientras que los pescadores y sus familias han visto caer sus ingresos, los académicos quedan desconcertados por la causa más probable de esta disminución en la captura. Muchos señalan que la sobrepesca es el mayor culpable, mientras que algunos sugieren que el cambio climático puede estar jugando un papel, con cambios en la temperatura del agua que afecta los patrones de desove y migración. Parece tener un sentido deprimente pero demasiado familiar», escribió Park en una publicación de blog que acompaña al estudio.

La sostenibilidad de la pesca es un problema importante en todo el planeta. Se agota el dinero y los empleos de las comunidades costeras que dependen del comercio e impulsó un aumento de la piratería en lugares donde la industria pesquera no puede depender de una guardia costera en funcionamiento, como Somalia.

Expertos como Park creen que aunque Japón y Corea del Sur han trabajado independientemente para que la pesca de calamar sea más sostenible, «la ausencia de cooperación multilateral y el intercambio de información entre todos los países involucrados en esta pesca transfronteriza significa que es imposible obtener una ciencia sólida y una plan de gestión regional para el stock».

El Ministerio de Océanos y Pesca de Corea del Sur asegura que revisa los hallazgos, mientras que Masanori Miyahara, presidente de la Agencia de Investigación y Educación Pesquera de Japón, dijo en un comunicado que acompaña al estudio de Global Fishing Watch que la falta de datos compartidos es «un gran desafío teniendo en cuenta la importancia crítica de los calamares en la región».

«La pesca ilegal en estas aguas es un asunto muy serio en Japón», afirmó Miyahara.

Park dijo que la investigación de su equipo ha puesto de relieve un «fracaso fundamental en la gestión adecuada y transparente de un recurso compartido» y que existe una «necesidad urgente de cooperación entre los países involucrados en esta pesquería».

Junko Ogura y Yoonjung Seo de CNN contribuyeron reportando