CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Niños

Los niños pueden estar ocultando menos sus sentimientos en medio de la pandemia de coronavirus

Por Lisa Selin Davis

(CNN) — La escuela había sido un desafío para el hijo de 7 años de Kimmi Berlin.

Ya a su edad, sintió la presión de conformarse: jugar más físicamente con otros niños, emular menos y subvertir su propia felicidad o dolor, dijo Berlin, cofundador de Build Up Boys. La misión del grupo sin fines de lucro es enseñar a los niños desde kinder a octavo grado y a sus cuidadores habilidades sociales y emocionales para combatir la presión de género.

«La energía que estaba gastando tratando de hacerlo lo hizo sentir casi como un animal atrapado», dijo Berlin. «Realmente no podía ponerse en contacto con lo que sentía por algo porque estaba en modo de pánico constante».

Luego vino el confinamiento generado por el coronavirus. Ahora, lejos de esas presiones, ha podido acceder a toda su gama de emociones, ya sea alivio de estar en casa o ansiedad por lo que vendrá. «Se ha vuelto totalmente suyo», dijo Berlin.

Antes de que llegara la pandemia, ya había comenzado una conversación nacional sobre los papeles estrechos que los niños se ven obligados a asumir.

Experto: Niños expresan mejor que adultos sus preocupaciones 2:22

Libros como «Boys & Sex» de Peggy Orenstein publicado este año, relataban los problemas que enfrentaban los niños: una visión simplista de la normalidad masculina que los separaba de su humanidad plena, de intereses y sentimientos y expresiones que no son biológicamente masculinos o femeninos, pero son marcado culturalmente de esa manera.

«Los niños enfrentan resultados negativos de salud mental y física a largo plazo desde la socialización hacia la supresión emocional», dijo Orenstein. Es decir: muchos niños comienzan temprano en el camino que conduce a la masculinidad tóxica.

Dos padres confiesan su vulnerabilidad 1:59

Alfabetización emocional para niños adolescentes

Es por eso que el psicólogo y escritor Michael C. Reichert ha llevado a cabo talleres de alfabetización emocional para niños adolescentes.

Antes de que cerraran las escuelas, enseñaría de modo presencial a grupos de entre 40 y 50 adolescentes a comprender, reconocer y expresar sus sentimientos, algo que la mayoría había sido criado para aplastar o ignorar.

Y luego el mundo se cerró y empezó a dictar sus talleres que inicialmente daba en una escuela de niños a las afueras de Filadelfia por Internet. El impacto emocional en sus clientes fue intenso.

«Lo que vi fue una desesperación creciente por parte de estos niños —de 16, 17, 18 años— para conectarse con alguien que entiende por lo que están pasando», dijo. «No lo encontraban con sus familias. Estaban desesperados por encontrarlo entre ellos».

Estos niños y jóvenes, se volvieron más expresivos, más emocionales y más conectados, incluso en un entorno virtual.

Las niñas han estado en el extremo cultural equivocado de muchas maneras, teniendo que pelear batallas legales para financiar sus equipos deportivos y educación por igual, y demostrar que sus cerebros no son naturalmente menos adecuados para la ciencia. Pero los niños también enfrentan muchas presiones de género.

Uno de cada tres niños ha internalizado mensajes culturales para ser dominante, físicamente fuerte, violento, sin emociones, denigrando a las niñas y viéndolos como objetos sexuales, según un informe de 2018 llamado El Estado de la igualdad de género.

Mientras tanto, el 82% de los niños había escuchado que alguien fue insultado por «actuar como una niña», lo que significaba llorar o ser sensible o emocional, según el informe. Gran parte de esa reacción está enraizada en la homofobia, el temor de que un niño actuando o vistiéndose o pareciendo «una niña» resulte homosexual. Tal comportamiento, según el informe, era «implícitamente impropio».

Esa presión de ser tradicionalmente masculino ha afectado a los niños en todos los aspectos de sus vidas, incluso en la escuela. Reichert ha relatado cómo la mayoría de los niños son «aprendices relacionales», lo que significa que aprenden mejor cuando se sienten atados emocionalmente a sus maestros, al igual que muchas niñas. «Realmente dependen de una conexión con sus maestros o entrenadores para participar», dijo.

Es un hallazgo que apenas se reconoció hace una década, por lo que los niños que se comportaron mal o no pudieron concentrarse fueron marcados como «salvajes por naturaleza», dijo Reichert. Muchas personas asumieron que el comportamiento de los niños estaba arraigado en la biología, más que los mensajes culturales implacables que recibieron.

«La forma de lidiar con un niño que se está portando mal o que es un dolor de cabeza es dominarlo o castigarlo», dijo, cuando en realidad la conexión emocional es el camino más recto para ayudarlo académicamente. Pero en un mundo que les dice a los niños que no se conecten emocionalmente, ese fue un gran desafío.

Ahora, algunos están viendo que la armadura cultural se agrieta en medio de la presión de la pandemia, que ha causado tanta destrucción y pérdida que es difícil para cualquiera no mostrar emoción a su alrededor.

La pandemia alivia algunas presiones sociales

Tal vez, dijo Orenstein, la pandemia «alivió un cierto tipo de presión social que sentían que tenían que realizar, porque están en un espacio más privado. Pueden derribar un poco más el muro».

Zachary Frankel, de 15 años, regresó al área de Boston desde un internado en Inglaterra en marzo. Como todos, no tiene idea de cómo será la escuela para él este otoño, lo que lo llena de ansiedad que es tan dominante en este momento.

Pero debido a que está en cuarentena con sus padres, no puede ocultarlo, y eso es algo bueno.

«Se ha vuelto más visible porque estamos tan cerca todo el tiempo», dijo. «Si alguien está teniendo un mal día, es más fácil verlo y es mejor enfrentarlo de frente». Su familia habla sobre esos sentimientos complicados, como muchos lo están haciendo ahora, incluso públicamente.

Estrellas del deporte como Michael Phelps y Kevin Love se han abierto sobre la importancia de cuidar su salud mental durante este período de agitación, o han discutido sus luchas emocionales. Otros han encontrado lo contrario: una oportunidad para expresar sus sentimientos positivos también.

Construyendo una comunidad de apoyo

Berlín, que comenzó Build Up Boys a principios de este año, ya sabía que era necesario que los niños se resistieran a definiciones estrechas de género antes de la pandemia.

Berlín lanzó el grupo en parte para hacer espacio para sus propios hijos, quienes se inclinaron más por el lado emocional y a menudo se burlaban de él. Mientras su familia estaba confinada en casa, «mi hijo mayor ha podido acceder más a su alegría», dijo.

Había docenas de organizaciones para desarrollar la autoestima y el coraje de las niñas, y programas para niños mayores en torno a la prevención de la violencia y el consentimiento sexual. Pero pocas organizaciones les enseñaron a los niños pequeños a ser respetuosos, empáticos y amables, y a buscar una conexión emocional con los demás, incluso siendo activos y juguetones.

«Este es un derecho humano», dijo Berlin. «Todos los niños deberían poder comprenderse emocionalmente».

«La cuarentena y el covid-19 han legitimado a los niños que necesitan expresarse abiertamente», dijo Reichert. «Les permitió ser realistas sobre los tipos de temas que habrían sido mucho más difíciles para algunos de ellos: violencia doméstica y otras dificultades en sus familias; las presiones del desempeño; sentir que no están a la altura».

Pero estar en contacto con las emociones no hace que sea fácil navegarlas. Reichert dijo que los niños con los que trabaja enfrentan enormes desafíos.

«Los escuché hablar sobre ser microgestionados por sus padres y otros o no tener la oportunidad de estar con sus compañeros y experimentar esa validación consensuada», dijo. «Están lidiando con todo tipo de interrupciones y decepciones, desde no poder ser reclutados para deportes hasta retrasar los exámenes SAT, hasta la interrupción completa de sus vidas».

Pero al nombrar esas decepciones, dijo, los niños estaban «hablando más abiertamente entre sí sobre cuánto se necesitaban».

Los niños que participan en el taller de Reichert pueden ser amables, cariñosos y preocupados, dijo, sin temor a que sean reprendidos o rechazados por sus compañeros. Están aprendiendo que no se comportan «como una niña»; tener esas cualidades son rasgos humanos que deberían pertenecer a todos.

La pregunta sigue siendo si esta nueva apertura emocional seguirá a estos niños cuando regresen al aula, una vez que regresen. Pero la pandemia, incluso con todos los estragos que ha causado, ha presentado una oportunidad para ver a los niños, sus necesidades y luchas, de una nueva manera.

«El estrés extremo del covid ha revelado que el problema no son los niños; es la infancia que les hacemos», dijo Reichert.

«Si creamos un conjunto diferente de normas, hacemos un espacio diferente y vemos a los niños con los ojos abiertos, veremos que son seres humanos relacionales y emocionales», dijo. «Detrás de la máscara hay un corazón que late».

 

Nota del editor: Lisa Selin Davis es la autora de «Tomboy: la historia sorprendente y el futuro de las chicas que se atreven a ser diferentes».