CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | Trump se convierte en un gatito en todo lo relacionado a Putin

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor. Leer más opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN) — El presidente Donald Trump acaba de eliminar cualquier pregunta que pudiera haber quedado sobre su destreza en política exterior, al tiempo que revive serias preocupaciones sobre su actitud hacia Moscú.

En una entrevista con Axios, publicada el miércoles, en la que pronunció lo que sonó como una combinación de análisis de la historia de un niño y un tío que despotrica, Trump confirmó que prácticamente no hay nada que pueda motivarlo a enfrentarse al presidente ruso Vladimir Putin.

Y, para subrayar el punto, el mundo también se enteró el miércoles de que el gobierno de Trump está avanzando con planes para sacar a 12.000 soldados de Alemania, una decisión fuertemente rechazada no solo por los aliados de la OTAN de Estados Unidos, sino también por republicanos y demócratas en el Congreso.

La medida «dañaría la seguridad nacional de EE.UU. y fortalecería la posición de Rusia en detrimento nuestro», escribieron los republicanos en el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes a Trump el mes pasado.

Las tropas están allí para defender a los aliados europeos de Rusia. Pero, ¿qué hay de defender a los soldados estadounidenses, que han sido asesinados en Afganistán?

Trump admitió sin dudar durante la entrevista de Axios que «nunca» habló con Putin sobre los informes de las agencias de inteligencia estadounidenses de que Rusia ha estado pagando recompensas a los talibanes en Afganistán, para alentarlos a matar estadounidenses.

Trump no lo mencionó la última vez que habló con Putin, la semana pasada, y no lo mencionó en al menos ocho llamadas telefónicas desde que, según los informes, Trump fue informado de las recompensas en su informe de inteligencia escrito en febrero.

¿Por qué no? «Mucha gente dijo que eran noticias falsas», le dijo al periodista de Axios Jonathan Swan.

«¿No cree en la inteligencia?», preguntó Swan. Trump respondió: «Nadie toca el tema de China; siempre traen a Rusia, Rusia, Rusia».

Cuando se le preguntó si leía su informe de inteligencia escrito, el informe diario del presidente, Trump, que se jactaba de pasar una prueba de detección cognitiva para la demencia temprana, declaró: «Leo mucho. Comprendo extraordinariamente bien, probablemente mejor que cualquiera que hayas entrevistado en mucho tiempo», y agregó que va a muchas reuniones, “hablando de la India, hablando de [los] problemas con China … hablando de tantos elementos del mundo. El mundo es un lugar muy enojado si miras por todo el mundo. Llamamos, entiendo, veo que 22 soldados fueron asesinados en la India con China luchando en la frontera; ha estado furioso durante muchas, muchas décadas y han estado luchando de ida y vuelta, tengo muchas sesiones informativas.

Swan, para su crédito (tomen nota, prensa de la Casa Blanca), se atuvo al tema. Señaló que Rusia ha estado suministrando armas a los talibanes. Incluso si Trump no cree en las recompensas, las armas están matando a los estadounidenses …

¿Quizás esa fue razón suficiente para mencionarlo con Putin?

Pero Trump saltó inmediatamente a la defensa de Rusia. Dibujó una falsa equivalencia con los días de la Guerra Fría, cuando los dos sistemas se enfrentaban en todo el mundo. «También suministramos armas cuando estaban luchando contra Rusia», dijo el comandante en jefe, como para excusar a Moscú de armar a las personas que matan a estadounidenses.

Era una reminiscencia de la repetida defensa de Trump de Putin contra las afirmaciones de que estaba asesinando a sus críticos. Trump lo descartó con frialdad en 2017, cavando en su propio país. «Hay muchos asesinos. ¿Crees que nuestro país es tan inocente?»

Ahora, después de más de tres años en la presidencia, brindó una lección de historia increíblemente infantil (e inexacta). «Rusia», explicó, «solía ser una cosa llamada Unión Soviética. Debido a Afganistán, se declararon en bancarrota. Se convirtieron en Rusia, para que lo entiendan».

De eso, concluyó, «lo último que Rusia quiere es involucrarse demasiado con Afganistán».

Eso puede ser lo que Putin le enseñó, descuidando explicar que Rusia estaría encantada de ver a Estados Unidos salir de Afganistán, humillado, con un vacío de poder lleno de poderes locales respaldados y en deuda con Moscú.

Por cierto, ¿por qué Trump habla con Putin tan a menudo? El expresidente Barack Obama habló con Putin nueve veces en sus últimos 24 meses en el cargo. Trump ha hablado con él tantas veces en cinco meses.

Sus conversaciones con los líderes mundiales, especialmente con Putin, han despertado la alarma de las personas dentro del gobierno.

Una investigación de CNN que abarcó meses e incluyó entrevistas a más de una docena de funcionarios del gobierno que escucharon las llamadas, descubrió que Trump estaba «constantemente sin preparación» y «a menudo superado», particularmente por hombres fuertes como Putin, o el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Trump creía que era brillante, según las fuentes, que dijeron que a menudo perseguía objetivos más adecuados para su beneficio personal que el del país. Las fuentes dijeron que las llamadas llevaron a altos funcionarios, incluido el exsecretario de Defensa Jim Mattis y el e jefe de gabinete John Kelly, a concluir que Trump a menudo era «delirante».

El misterio de por qué Trump, normalmente el acosador, se convierte en un gatito en todo lo relacionado con Putin, probablemente se desvelará solo después de que deje el cargo. Sus afirmaciones de que ha impuesto severas condenas a Rusia, por cierto, ignora que Trump lo hizo enojado y de mala gana, cuando no tenía otra opción.

Uno puede preguntarse después de las declaraciones de Trump, ¿qué es más perturbador? ¿un presidente que habla, y tal vez razona, en términos tan incoherentes?, ¿uno que tiene una comprensión tan superficial e imprecisa de los asuntos mundiales?, ¿uno que se comporta como si estuviera en deuda con el líder de un país adversario?

No te molestes en elegir. Esta nueva entrevista confirma que Trump es todo lo anterior.