CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Educación

Educación en línea: 7 formas de ganar en el aprendizaje desde casa

Por Matt Villano

(CNN) — Aquí vamos de nuevo.

Este es el sentimiento predominante en millones de hogares en estos días, ya que muchas familias se preparan para lo que probablemente equivaldrá a otro semestre de aprendizaje virtual debido a la pandemia por el coronavirus.

Para la mayoría de estas familias, el aprendizaje en línea que sufrieron esta primavera fue aceptable, en el mejor de los casos, el resultado de escuelas y los distritos escolares que luchan por adaptar sus respectivos planes de estudio presenciales al entorno en línea.

Esta vez, parece que todos están decididos a mejorar la experiencia en general.

Para los estudiantes, esto podría significar menos llamadas de Zoom aburridas, lecciones más atractivas y oportunidades para construir camaradería con nuevos compañeros de clase. Para los padres, podría significar una menor expectativa de desempeñar el papel de supervisor o facilitador, y más flexibilidad para poder concentrarse en sus propios trabajos. Para los maestros, se espera que el nuevo enfoque se traduzca en una mayor capacidad para educar en lugar de domar la tecnología.

publicidad

Por supuesto, nada de esto puede suceder en el vacío; incluso los padres más ocupados tienen que tomar medidas para que sus familias estén en condiciones de tener éxito. Aquí, entonces, hay siete consejos para hacer que el semestre estudiantil de otoño de aprendizaje virtual sea mejor que el de primavera.

Organiza, organiza, organiza

Teniendo en cuenta todo el caos que se desarrolla a diario en tu hogar, el orden es tu amigo. Para Rachel Rosenthal, experta en organización y propietaria de Rachel and Company, una empresa de organización profesional cerca de Washington, esto significa crear un espacio designado para todo, especialmente con la ayuda de nuevos recipientes organizativos y dispositivos de etiquetado personalizados para ayudar a hacer el trabajo.

«Cuando el entorno físico de un niño está organizado, le permite hacer un mejor trabajo», escribió en un correo electrónico reciente. «Creo que la organización física conduce a la organización mental, y esa organización es un componente clave para garantizar que la escuela virtual sea más productiva en el otoño que en la primavera».

Rosenthal sugirió que los padres capaciten a los niños para crear espacios de trabajo individualizados e independientes que estén libres de desorden y distracción, incluso si no es una habitación separada. Algunas de las herramientas organizativas más útiles para lograr este objetivo, señaló, incluyen papeleras, sujetacables, estantes para cuadernos y vasos para marcadores sueltos y crayones.

Agregó que los padres deben tratar de no microgestionar el trabajo de organización; en cambio, recomendó que los padres proporcionen a los niños las herramientas y el espacio para organizar las cosas como mejor les parezca.

«La organización es una forma de vida y no un evento único», dijo.

Publica un horario

Una forma de mantener a los niños organizados durante el día: Publicar un horario para que los niños sepan qué sigue.

Esto es precisamente lo que hacen la mayoría de los maestros, especialmente aquellos que pasan sus días educando a estudiantes menores de 10 años. Marguerite Hagan, maestra de primer grado en la Escuela Diurna Episcopal St. Mary’s, en Tampa, Florida, dijo que ella y sus colegas generalmente publican un horario en la parte delantera de sus aulas, generalmente en una pizarra de borrado en seco. Luego, los maestros revisan el horario cada mañana para que los niños sepan qué esperar. Hagan y sus colegas también dejan el programa para que los niños puedan consultarlo durante todo el día. Aconsejó que los padres hicieran lo mismo en casa.

«A los niños les encanta saber cómo será su día de un vistazo», dijo. Para los niños que aún no saben leer, dijo que es una buena idea usar imágenes o dibujos para representar las lecciones del día. Las matemáticas, por ejemplo, pueden estar representadas por un ábaco, mientras que la lectura puede estar representada por un libro.

«La clave es la rutina y la estructura», dijo.

Designa un área de aprendizaje

Hay otra opción para ayudar a los estudiantes que toman lecciones virtuales a mantenerse organizados: crear un nuevo espacio de trabajo completamente desde cero.

Para algunos padres, esto podría significar la creación de un rincón o nicho en un dormitorio de invitados. Para Sharon y Justin Florentine, padres de un niño de 9 años, en Abington, Pensilvania, la respuesta fue convertir un cobertizo independiente, en el patio trasero, en un salón de clases.

La estructura de 4×9 metros se construyó en 2017 como hogar para el pasatiempo de carpintería de Justin. Está separada de la casa principal y tiene su propia electricidad, pero por lo demás no fue terminado sino hasta este verano. Fue entonces cuando Justin compró un kit de aislamiento de espuma en aerosol de bricolaje e hizo todo el aislamiento, el enmarcado y los arreglos él mismo. La familia agregó un acondicionador de aire portátil para mantener el ambiente fresco.

Cuando la escuela está en sesión y comienza el aprendizaje virtual, Sharon Florentine dijo que su hijo puede iniciar sesión en wifi desde la casa principal o conectarse a través de un puerto Ethernet cableado.

«(Nuestro hijo) está mucho más cómodo con este enfoque», dijo, y señaló que le han diagnosticado un trastorno por déficit de atención con hiperactividad y un trastorno de ansiedad generalizada. «En su mayor parte, prospera en la escuela virtual / remota, y cuando le dijimos que habría la opción de volver a la escuela virtual este otoño, dijo: ‘¡Genial! Me gusta más de todos modos'».

El reto de profesores al dar clases en línea 3:17

Comunícate con los maestros

Uno de los memes más populares en internet esta primavera mostraba a una madre caminando por un parque y hablando sola, con la leyenda: «Conferencia de padres y maestros».

El chiste resaltó un aspecto importante del aprendizaje virtual: la comunicación.

Si bien muchos padres lucharon por conectarse con los maestros en la primavera, la mayoría de los expertos estuvieron de acuerdo en que los padres y los maestros deben permanecer en contacto regular este otoño para comprender las expectativas y asegurarse de que los niños no se atrasen. Randy Kulman, un psicólogo infantil con sede en Wakefield, Rhode Island, dijo que estas comunicaciones pueden ser de cualquier forma: correo electrónico, mensajes de texto, llamadas telefónicas o videoconferencias privadas en Zoom o Google Meeting.

«Los niños son responsables, pero los padres pueden hacer un mejor trabajo al obtener información sobre el trabajo escolar directamente de los maestros», dijo Kulman, autor de «The Gaming Overload Workbook». «Este diálogo constante eliminará la confusión y ayudará a todos a tener éxito».

La comunicación es particularmente importante en ciertas escuelas y en ciertos distritos. Mira por ejemplo lo que ocurre en la escuela Onondaga Nation, la única escuela en una reserva de nativos estadounidenses al sur de Syracuse, Nueva York.

Esta escuela comprende desde jardín de infantes hasta octavo grado y tiene 134 estudiantes, todos nativos. La directora Simone Gonyea, miembro del clan Onondaga Snipe y exalumna de la escuela, dijo que muchos de sus estudiantes provienen de hogares con conectividad limitada, lo que requiere que los padres y maestros se comuniquen para que los maestros sepan lo que deben hacer para que los estudiantes estén en línea.

«Les decimos a nuestros padres: ‘Si se sienten abrumados, deben hacérnoslo saber'», dijo Gonyea. «Queremos ayudar a todas las familias a conectarse y apoyar a sus hijos en sus trayectorias educativas. Buscamos ayudarlos a resolver la situación (de conectividad) o conseguir nueva tecnología».

Complementar el plan de estudios

La mayoría de los planes de estudios escolares están diseñados para enseñar a los niños lo que el estado les exige que aprendan. Para los padres que quieren aprovechar la flexibilidad del aprendizaje virtual para poner a sus hijos en condiciones de aprender más que este mínimo, existen varios suplementos potenciales.

Primero son las clases en línea. Estos estudios extracurriculares pueden ser exploraciones puntuales o de varias semanas. Los estudiantes pueden inscribirse a través de universidades locales de dos y cuatro años de duración, o sus familias pueden pagar para tomar cursos de un proveedor en línea como Outschool. Esta empresa promociona más de 50.000 opciones de cursos en su sitio web, con opciones que incluyen la clase de química de «pociones» de Harry Potter y otra sobre anatomía de los gatos, impartida por un veterinario.

También hay otros lugares a donde acudir. Los niños que aman las matemáticas pueden sentirse atraídos por Prodigy, un juego de estilo desafío gratuito que cuestiona a niños de todas las edades sobre números, formas y medidas.

Para los niños más pequeños, está Vooks, una empresa con una biblioteca digital de libros infantiles animados para leer en voz alta. Patty Duncan, especialista en educación de la compañía con sede en Portland, Oregon, dijo que cada video dura entre tres y nueve minutos. Los narradores incluyen a Kate Winslet, Meryl Streep, James Earl Jones y más.

«Muchos niños en Estados Unidos no tienen acceso a los libros, por lo que (Vooks) trabaja para combatir eso con un producto que es realmente fácil de usar para ellos», dijo Duncan. «Nuestros videos dan vida al vocabulario y las historias».

Sal de casa

Otra excelente manera de mantener a los niños involucrados durante un día de aprendizaje virtual es sacarlos a dar un paseo.

El autor Richard Louv ensalzó las virtudes de esta filosofía en su libro de 2005, «El último niño en el bosque». Desde entonces, varias empresas han decidido comercializar el tipo de experiencia que ofrecía Louv.

Uno, llamado Tinkergarten, tiene su sede en Northampton, Massachusetts, y se anuncia a sí mismo como una guía familiar para el juego al aire libre con propósito. La cofundadora Meghan Fitzgerald dijo que una de las formas más fáciles de motivar a los niños a pasar más tiempo al aire libre es construir centros de juego al aire libre para ellos.

«Las cocinas de barro y centros de arte: pueden hacer una gran diferencia», dijo. «Cualquier lugar donde los niños puedan crear y dejar volar su imaginación va a ser el tipo de lugares en los que quieren estar».

MJ Korpela, está de acuerdo con esta afirmación.

Korpela es gerente de Servicios Familiares en el Programa Jeremiah de Austin, una organización sin fines de lucro que apoya a madres solteras en Austin, Texas, y sus alrededores. Es una buena idea, dijo Korpela, equilibrar las actividades estacionarias, como sentarse en una lección de clase virtual, con oportunidades para que los jóvenes muevan sus cuerpos y experimenten cosas nuevas a través de sus sentidos, como usar tazas medidoras en el fregadero.

«Solo se debe esperar que los niños entre 3 y 5 años presten atención durante unos 15 minutos, y los niños más pequeños 10 minutos o menos», escribió Korpela en un correo electrónico reciente. «Su trabajo a esta edad es establecer conexiones entre ellos y el mundo que los rodea, utilizando los cinco sentidos».

Crear una misión familiar

Quizás la mejor manera de mantener a los niños y padres enfocados en las metas del aprendizaje virtual para el otoño es crear una frase como misión para toda la familia.

Este tipo de repetición ayuda a las familias a comprender qué priorizar a lo largo de la experiencia de aprendizaje virtual y cómo mostrarse unos a otros, dijo la Dra. Gabriella Rosen Kellerman, directora de Innovación de BetterUp, una plataforma de entrenamiento profesional con sede en San Francisco. Agregó que una conversación sobre esta declaración comienza con preguntas sobre los tipos de prácticas que son importantes para su familia, las cosas que su familia quiere hacer más y las cosas que a su familia no le gustan en absoluto.

«El objetivo de tener estas conversaciones es que la gente comience a hablar sobre lo que creen que es importante para la familia», dijo Kellerman. «Una vez que haya establecido esa línea de base, puede comenzar a preguntarse si hay trabajo adicional por hacer para dar forma al sentido general de propósito».

Dicho de otra manera, piensa en el proceso de crear una misión como el proceso de crear un tablero de visión. Ambos enfatizan en establecer metas. Lo cerca que esté tu familia de lograrlo depende de ti.

— Matt Villano es un escritor y editor independiente que vive en el norte de California.