CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Covid-19: otro dolor de cabeza al paso del huracán Laura

Por Theresa Waldrop

(CNN) — Más de 1,5 millones de personas estaban bajo órdenes de evacuación en Texas y Louisiana a medida que el poderoso huracán Laura se acercaba a la costa del Golfo y la pandemia de covid-19 solo lo estaba haciendo más difícil.

El covid-19 ha «agregado una complejidad a esto que ya era difícil, fue un desafío», dijo Craig Brown, alcalde interino de Galveston, Texas, a Anderson Cooper de CNN.

En Louisiana, el estado estaba recogiendo personas y llevándolas a hoteles en lugar de refugios «debido a las preocupaciones por el covid», dijo a CNN Mike Steele, director de comunicaciones de la Oficina de Seguridad Nacional del Gobernador.

Personas abordan los autobuses en el Centro Cívico de Port Arthur para evacuar la ciudad antes del paso del huracán Laura el 26 de agosto de 2020 en Port Arthur, Texas. (Photo by Eric Thayer/Getty Images)

«Estamos tratando de evitar los refugios colectivos», dijo Steele.

Galveston agregó autobuses adicionales para transportar a las personas, de modo que pudieran mantenerse a distancia unos de otros, dijo Brown.

Los hoteles están poniendo una persona por habitación para mantener a las personas separadas, dijo Brown, y la ciudad tenía ambulancias «para aquellos que necesitaban aislamiento mientras los transportaban fuera de la isla», dijo.

Se aseguraron unas 2.000 habitaciones de hotel para el miércoles por la noche para ayudar a albergar a las personas con distanciamiento social, dijo el gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, en una conferencia de prensa.

El estado está hablando con hoteles adicionales en caso de que se necesite más capacidad.

El impacto negativo del covid-19 en la situación financiera de muchas personas significará que más de ellas dependerán de refugios o habitaciones públicas en lugar de conseguir habitaciones de hotel, y «la demanda de refugios podría aumentar», dijo a CNN el exadministrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, Brock Long.

«No necesariamente podrán conseguir una habitación de hotel, o no podrán pagar la gasolina y el costo de viajar cientos de millas fuera de la ciudad o fuera de una zona de evacuación», dijo Long.

Pero al mismo tiempo, debido a las medidas de seguridad por el covid-19, «se van a tener que colocar a un menor número de personas en los refugios tradicionales que usamos en el pasado a nivel de gobierno local», dijo Long.

Tras la advertencia del Servicio Nacional de Huracanes de una «marejada ciclónica insuperable» del huracán, los hoteles se estaban llenando. Algunos en el área de Baton Rouge, Louisiana, fueron reservados, informó WBRZ, afiliada de CNN. Y los refugios en Austin Regional Sheltering System estaban llenos, dijo la ciudad de Texas.

«Evacuados del #HuracánLaura, continúen viajando hacia el norte y llamen al 2-1-1 para obtener más información sobre ubicaciones alternativas de refugios», tuiteó la ciudad.

La Cruz Roja Estadounidense dio protección a más de 5.000 personas el martes por la noche en Texas y Louisiana, dijo el grupo en un comunicado, y ha enviado a más de 600 trabajadores de desastres al área.

El Departamento de Salud de Louisiana instó a las personas a tener en cuenta el coronavirus al evacuar y «usar una máscara y mantenerse alejados de las personas fuera de su familia cuando sea posible». Y si se quedan con amigos y familiares, a «hablar con ellos por adelantado sobre la mejor manera de protegerse del covid-19», tuiteó la agencia.

Antes de que estuviera claro cuán grande sería la amenaza del huracán, Galveston «tenía que sopesar muy seriamente si queríamos seguir adelante y solicitar una evacuación obligatoria», porque el covid-19 dificultaba el transporte y el albergue para las personas de manera segura.

Pero con los pronósticos que estaban llegando, «teníamos que hacerlo, porque este huracán podría ser devastador para esta área», dijo Brown.

Laura llegó a ser un huracán de categoría 4 y los funcionarios esperaban que la gente realmente prestara atención a la orden.

«Esta será, para esa área, una de las peores tormentas que hayan visto en la historia», dijo Long.

Otro problema con un desastre durante la pandemia: mantenerse al día con las pruebas.

«El desafío es que estaremos ciegos durante esta semana», dijo el gobernador Edwards de Louisiana, ya que las pruebas están suspendidas debido a la tormenta.

Devon Sayers y Leyla Santiago de CNN contribuyeron a este informe.