CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Celebridades

OPINIÓN | Ser joven, talentoso y Chadwick Boseman

Por Kevin Powell

Nota del editor: Kevin Powell es poeta, periodista, activista de derechos humanos y civiles, y autor de 14 libros, incluido «When We Free The World» (un libro electrónico exclusivo de Apple Books). Vive en Brooklyn, Nueva York. Las opiniones expresadas en este comentario pertenecen al autor. Ver más opiniones en CNN.com/opinión.

(CNN) — Hemos perdido a un humilde superhéroe y se llamaba Chadwick Boseman. Como todo el mundo, me sorprende la noticia de su muerte el viernes a la edad de 43 años. Que haya padecido cáncer de colon durante cuatro años, sin contarle casi a nadie excepto a los de su círculo íntimo, nos muestra la clase de ser humano que era.

En esos últimos cuatro años de su vida, Chadwick apareció en 10 películas, incluida su histórica y emocionante actuación como el personaje principal de «Black Panther», y se sometió a un tratamiento. Es difícil imaginar el sufrimiento que debió haber soportado, lo exigentes que debieron haber sido las cirugías y las sesiones de quimioterapia para su cuerpo y los juegos mentales que debió haber enfrentado en sus momentos tranquilos, sabiendo que su vida podría ser trágicamente corta. Fue un increíble acto de altruismo que Chadwick continuara trabajando y brindando alegría a la gente, a pesar del cáncer que asolaba su cuerpo.

Cuando escuché la triste noticia, mis pensamientos volvieron a la década de 2000, cuando conocí a Chadwick, quien en ese momento acababa de graduarse de la institución históricamente negra, Howard University. Había publicado una colección de ensayos autobiográficos, y un amigo en común que es director de teatro me sugirió que le pidiera a este joven actor que interpretara partes del libro en el escenario. Fue extraordinario y aleccionador ver a Chadwick, un hijo nativo de Carolina del Sur nacido de padres de clase trabajadora, encarnarme en ese escenario. Y, sin embargo, me agradeció la oportunidad, y nunca me olvidé de él, de su dedicación a su oficio o su humildad.

Como muchos, seguí la carrera de Chadwick cuando consiguió papeles pequeños en televisión y cine. Me enorgullecí cuando se abrieron las puertas de Hollywood, y él interpretó al pionero del deporte Jackie Robinson en «42», al ícono de los derechos civiles Thurgood Marshall en «Marshall» y a la leyenda de la música James Brown en «Get On Up».

Chadwick parecía saber que actuar no era solo su carrera, sino su llamado espiritual. A través de la actuación, representó a los gigantes culturales y dio vida a cada papel como el hombre común, en la línea de James Stewart y Sidney Poitier. También canalizó su herencia cultural en películas que conmovieron y alimentaron su alma, al igual que Robert De Niro y Denzel Washington, que a su vez, alimentó a muchos de nosotros. También canalizó el movimiento Black Lives Matter, sabiendo que los roles que interpretó requerían el mismo tipo de gracia y dignidad que manifestó en cada parte de su vida; que se representaba no solo a sí mismo, sino también a las esperanzas y aspiraciones de toda una comunidad de personas.

Por eso hay tanto dolor y dolor en torno a su muerte. Para los negros de todo el mundo, la actuación de Chadwick Boseman en «Black Panther» se sintió como si hubiera borrado por sí solo siglos de estereotipos racistas de la cultura pop. Chadwick, como T’Challa nos demostró a nosotros, a Hollywood y a los espectadores de todo el mundo, que un superhéroe negro puede ser celebrado, amado y también ganar 1.000 millones de dólares en taquilla.

«Black Panther» fue tremendamente inspiradora, y personas de todas las edades e identidades empezaron a hacer el mismo saludo de Wakanda con los brazos cruzados que hizo Chadwick Boseman en la película. Cuando la fama de Chadwick explotó, pensé en lo diferente que habría sido mi vida, como un chico negro pobre y que profundamente se odia a sí mismo, si hubiera crecido con un superhéroe de películas que era negro como yo.

Las representaciones de Chadwick en la pantalla ofrecieron una narrativa esperanzadora en medio del aluvión de imágenes de video que mostraban a hombres negros siendo asesinados a tiros por la policía o los justicieros racistas. Chadwick fue la semilla plantada hace mucho tiempo por ancestros que querían ser tratados como iguales. Chadwick fue una superestrella con un atractivo intergeneracional y transcultural para nuestro siglo todavía nuevo y problemático.

En 2018, Chadwick fue aclamado como uno de los hombres internacionales del año de British GQ, y tuve la suerte de escribir un artículo de portada sobre él para la revista. Su propia modestia era asombrosa en su franqueza. A pesar de su asombroso éxito, fue como si fuéramos transportados de regreso a nuestra primera reunión más de una década antes, cuando él era solo un graduado universitario. Una vez más, me agradeció la oportunidad.

Poco sabía, cuando entrevisté a Chadwick por teléfono, que esa sería la última vez que hablaría con él. Poco sabía, mientras me contó los muchos proyectos en los que estaba trabajando, que sabía que el cáncer estaba destruyendo su cuerpo. Y, sin embargo, no dudó en hablar de su futuro con alegría y asombro infantiles.

Chadwick Boseman no era más que un hombre que quería marcar una diferencia en la vida de los demás. Y eso lo ha hecho, para siempre.