CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Hallazgo de gas sugiere la existencia de vida en Venus

Por Ashley Strickland

(CNN) — Un gas presente en la Tierra fue detectado también en la atmósfera de Venus. El descubrimiento «completamente sorprendente» de fosfina podría insinuar procesos desconocidos que ocurren en el planeta «gemelo» de la Tierra.

La fosfina sugiere la presencia de vida en la Tierra. Y la idea de vida aérea en las nubes de Venus es intrigante. Pero no es probable.

En la Tierra, la fosfina es un gas tóxico, fétido e inflamable producido por bacterias que no requieren oxígeno, como las de los pantanos, humedales, lodos o incluso las tripas de los animales. Su olor se ha comparado con el pescado en descomposición o con el ajo. También puede ocurrir cuando la materia orgánica se descompone.

El baile de Venus y Júpiter en el cielo 0:27

Las condiciones atmosféricas de Venus

Venus es similar en tamaño a la Tierra y a menudo se le conoce como el gemelo de la Tierra, pero en realidad no lo es.

Venus es un planeta inusual que los científicos todavía tratan de comprender. Es nuestro vecino planetario más cercano, pero gira hacia atrás en comparación con otros planetas. La atmósfera espesa del planeta ayuda a atrapar el calor y su superficie está lo suficientemente caliente como para derretir el plomo.

Por encima de su superficie caliente, que está a 482,2 grados centígrados, la capa superior de nubes que se encuentra a entre 53 y 60 kilómetros sobre la superficie del planeta es mucho más templada. Pero las nubes de Venus son muy ácidas, lo que debería destruir rápidamente la fosfina. Entonces, ¿cómo llegó allí?

«Algo completamente inesperado y altamente intrigante sucede en Venus que produce la presencia inesperada de pequeñas cantidades de gas fosfina», dijo Sara Seager, coautora del estudio, astrofísica y científica planetaria del Instituto de Tecnología de Massachusetts, en un correo electrónico.

El estudio, escrito por la profesora de la Universidad de Cardiff Jane Greaves y sus colegas, fue publicado el lunes en la revista Nature Astronomy.

Así se veía el cielo con los planetas más brillantes del sistema solar: Júpiter y Venus 0:21

El telescopio Atacama Large Millimeter se utilizó en la investigación

Los investigadores utilizaron el telescopio James Clerk Maxwell en Hawai en 2017 y el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array en 2019 para estudiar Venus. Sus datos revelaron una firma espectral única para los rastros de fosfina en la atmósfera del planeta. Los científicos estimaron que 20 partes por mil millones de gas están presentes en las nubes de Venus.

El equipo de investigación consideró las fuentes superficiales como los volcanes, los rayos, la entrega a través de micrometeoritos o los procesos químicos que ocurren en las nubes como causas potenciales. Pero no pudieron determinar cómo se produjo la fosfina.

La nave espacial Mariner 10 de la NASA capturó esta vista de Venus envuelta en una densa capa de nubes global.

¿Cómo llegó esta sustancia a Venus?

Los investigadores se quedaron con posibilidades bastante extremas, dijo Seager.

«(Una posibilidad) es que se está produciendo una química desconocida en la atmósfera, la superficie o el subsuelo de Venus», dijo en un comunicado por correo electrónico. «Encontramos esta explicación difícil de aceptar debido al rango de temperatura y presión de Venus y el hecho de que el planeta tiene casi cero hidrógenos significa que la fosfina no es la forma natural del elemento fósforo. En cambio, el fósforo debería estar presente como fosfatos».

Las observaciones futuras podrían revelar la fuente, así como modelar para mostrar por qué el gas está presente en la atmósfera. Y una futura misión potencial que podría tomar muestras de las nubes y la superficie también puede arrojar luz sobre la fuente.

Sin embargo, existe la posibilidad de que este fenómeno sea una indicación de procesos químicos o geológicos que ocurren en Venus que aún no se han descubierto o que no se cree posible en las condiciones de Venus.

Anteriormente, un estudio de 2019, del cual Seager fue autora, sugirió que la fosfina puede actuar como firma biológica de por vida si se detecta en «cantidades tremendas» en exoplanetas rocosos. Esta gran cantidad podría estar en un nivel acumulado que los telescopios futuros, como el telescopio espacial James Webb de la NASA, podrían detectar.

La fosfina

«La fosfina en la Tierra no existe fuera de la producción de vida porque, como en Venus, el ambiente de la Tierra no es muy favorable para la producción de fosfina», explicó Seager. «Debido a que Venus está tan cerca y es tan brillante, nuestro estudio encontró cantidades mucho más pequeñas de las que se prevé que sean necesarias en un exoplaneta».

Sin embargo, estudiar las atmósferas de los planetas rocosos de nuestro sistema solar proporciona un banco de pruebas clave para tratar de comprender las atmósferas de los exoplanetas o planetas fuera de nuestro sistema solar, y si podrían albergar vida.

El equipo de investigación continuará su búsqueda del origen del gas fosfina detectado en Venus, así como también buscará otros gases inesperados en su atmósfera.

El descubrimiento de la fosfina en Venus lo eleva a un área de interés que vale la pena explorar en nuestro sistema solar junto con las filas de Marte y lunas del «mundo acuático» como Encélado y Europa, indicó Seager.

«Nuestro impacto esperado en la comunidad científica planetaria es estimular más investigación sobre Venus mismo, investigación sobre las posibilidades de vida en la atmósfera de Venus e incluso misiones espaciales enfocadas en encontrar signos de vida o tal vez la vida misma en la atmósfera de Venus», comentó Seager.