CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Donald Trump registró en 2008 su marca comercial en Cuba para invertir en hoteles, casinos, bienes raíces y otras actividades

Por Ana Cucalón

(CNN Español) — Pese a que en 1999, durante un evento de la Fundación Nacional Cubanoamericana en Miami, Donald Trump dijo que rechazaría invertir en bienes raíces en Cuba hasta que el país estuviera libre del régimen castrista, años después al parecer cambió de opinión y tuvo la intención de hacer negocios en la isla caribeña, al solicitar el registro de su marca comercial en 2008.

Según la base de datos de la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial, el 29 de octubre de 2008 se presentó una solicitud de registro a nombre de Donald J. Trump con la dirección de la Organización Trump en Nueva York. Dentro del apartado de clasificación de servicios, el registro incluyó bienes raíces, servicios hoteleros, casinos, restaurantes y decenas más.

Economía de Cuba, afectada por sanciones de EE.UU. 3:56

El 3 de marzo de 2010 se aprobó la solicitud, y el registro expiraba en 2018. Hasta la fecha, no hay registro de que Trump haya realizado alguna inversión en la isla.

Los datos fueron revelados en un artícul este martes en el Miami Herald. Según el periódico de la Florida, solicitaron una reacción de la Casa Blanca pero fueron remitidos a la Organización Trump, quien tampoco respondió a su solicitud.

CNN también consultó a la Casa Blanca y a la Organización Trump sobre su reacción por el artículo de este martes, y está esperando respuesta.

publicidad

Desde que Trump es presidente de EE.UU. su gobierno ha intensificado las sanciones contra Cuba. Este miércoles se les prohibió a los estadounidenses que visitaran la isla comprar puros, ron o alojarse en hoteles que sean de propiedad del gobierno cubano. En junio de 2019, implementó restricciones a los estadounidenses que viajan a la isla mediante grupos de turismo organizados, como algunos de los viajes educativos y culturales, y prohibió que los cruceros estadounidenses desembarquen en el país.