CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El Salvador

Nayib Bukele desclasifica archivos de El Mozote y los entregará a la Fiscalía

Por Merlin Delcid

(CNN Español) — El presidente de El Salvador Nayib Bukele anunció este jueves en cadena nacional que desclasificará los archivos militares sobre la masacre de El Mozote, un pequeño pueblo ubicado a unos 200 kilómetros de San Salvador.

El mandatario aseguró que los entregará a las autoridades que llevan adelante la investigación para que ayude a identificar a los responsables del asesinato de unas 1.000 personas, en su mayoría niños, según el reporte del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional

“Este gobierno está comprometido con la justicia y la verdad, con las víctimas”, aseguró Bukele en cadena nacional, tres días después de que el Ministerio de Defensa negó el acceso al juez Jorge Guzmán, responsable de la investigación de la masacre ocurrida en 1981, durante un operativo militar en la guerra civil, de acuerdo con el informe de la Comisión de la Verdad elaborado con apoyo de Naciones Unidas.

Bukele sostuvo que los archivos que entregará es lo que existe sobre la masacre “ya que la mayoría de archivos fueron destruidos”, en algún momento en los últimos 40 años.

El presidente explicó que el Ministerio de Defensa no permitió el ingreso del juez, los peritos y abogados porque considera que no tiene facultades para realizar la inspección en los archivos militares. Además, en el “Estado Mayor no están esos archivos sobre El Mozote”, concluyó Bukele.

En este contexto, Milena Mayorga, actual diputada de la Asamblea Legislativa fue juramentada este jueves por la noche por el presidente Bukele como embajadora de El Salvador en Estados Unidos.

Mayorga consideró, en mayo de 2017, que el coronel Domingo Monterrosa era un “héroe” que dio su vida por la patria.

Monterrosa es señalado en el informe de la Comisión de la Verdad como el militar responsable, junto a otros, del operativo en el caserío El Mozote, que acabó con la vida de unas mil personas.

Por este caso hay un grupo de militares acusado. En el pasado, el general retirado Juan Rafael Bustillo, excomandante de la Fuerza Aérea de El Salvador, negó tener relación con la masacre El Mozote.

“Quiero que sepan que no he venido a decir que soy inocente, pero quiero decirles que no soy culpable de los hechos en El Mozote”, aseguró Bustillo en su declaración voluntaria. Otros militares han preferido no prestar su declaración. Sin embargo, su abogado Lizandro Quintanilla ha dicho que en el proceso probarán que no tuvieron responsabilidad en los hechos.

Sigue polémica entre Bukele y magistrados

En tanto, en otro capítulo de la polémica entre el Poder Ejecutivo y la Sala en lo Constitucional, Bukele anunció que pedirá a la Fiscalía General de El Salvador que investigue a los magistrados de la Sala por el delito de prevaricato. Es decir, emitir una resolución contraria a lo que establece la Ley.

Según Bukele, la Sala incumple la responsabilidad de “salvaguardar el derecho a la vida de los salvadoreños” con la sentencia que prohíbe de manera temporal la exigencia de una prueba PCR negativa de covid-19 por parte de salvadoreños y residentes permanentes que querían regresar al país desde el 19 de septiembre por el aeropuerto internacional y el lunes 21 a través de las fronteras terrestres.

La Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) y la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), notificaron a las aerolíneas que debían exigir a los pasajeros la prueba antes de abordar el avión. De lo contrario, las compañías enfrentarían multas de US$ 6.000 por cada pasajero que no cumpliera este requisito.

La Fiscalía abrió este miércoles una investigación para determinar si funcionarios de gobierno han violado la ley al exigir la prueba, luego que la Sala de lo Constitucional certificara a la Fiscalía que el gobierno no cumplió con la medida cautelar que suspendía la exigencia de la prueba mientras realizaba el estudio.