CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

ANÁLISIS | La campaña de Trump cae a nuevos mínimos a medida que aumentan los casos de covid-19

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — El presidente Donald Trump y la pandemia contra la que se supone que está luchando se están saliendo de control. Y las dos semanas hasta el día de las elecciones se perfilan como uno de los períodos más desagradables y divisivos antes de una votación presidencial.

Trump está en un nuevo curso de colisión con el Dr. Anthony Fauci. El experto cuestiona públicamente por qué Trump cree que el uso de la mascarilla es débil después de un fin de semana salvaje en el que el presidente —que está detrás del ex vicepresidente Joe Biden en las encuestas y sigue jugando en su base— lleva a cabo mítines estatales que burlaron los protocolos de covid-19 de su gobierno.

El último enfrentamiento entre el principal especialista en enfermedades infecciosas y el presidente se produce cuando la pandemia, que ya mató a más de 219.000 estadounidenses, empeoró al comienzo de un temido pico de otoño e invierno, que amenaza con dañar aún más la reelección de Trump.

Donald Trump: Fauci es demócrata 2:11

Trump está luchando por su vida política. Está haciendo campaña en mítines que son casi los únicos eventos de participación masiva sin distanciamiento físico en Estados Unidos. Sus ataques se vuelven más extremos a medida que se acercan las elecciones, mientras exige el encarcelamiento de sus rivales políticos. Trump afirma que las elecciones y el debate presidencial del jueves están amañados en su contra.

Está demonizando a la gobernadora demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer, quien fue el objetivo de un complot de secuestro recientemente frustrado. También está tratando de recuperar terreno en los suburbios utilizando una retórica descaradamente racista para advertir falsamente a las madres blancas que los demócratas quieren transformar sus distritos residenciales con refugiados africanos. Esto sigue a la negativa de Trump, la semana pasada, a repudiar al grupo QAnon y su difamatorio retuit de una escandalosa teoría de la conspiración que afirma que Osama bin Laden está vivo y que Biden y el expresidente Barack Obama podrían haber hecho asesinar al comando del Sexto Equipo SEAL.

publicidad

La atmósfera turbulenta que está dominando el juego final en el duelo presidencial entre Trump y Biden se produce a medida que se forman filas asombrosas en todo el país mientras los votantes emiten sus primeras boletas. Hasta el domingo por la noche, se habían emitido más de 27 millones de boletas en 45 estados y Washington, según una encuesta de datos de boletas de CNN, Edison Research y Catalist. Las papeletas emitidas hasta ahora representan casi el 20% del total de más de 136 millones de papeletas emitidas en 2016.

«Las cubiertas de tela funcionan» contra el covid-19

Biden y Trump miden fuerzas en asambleas separadas 1:46

Que todavía haya un debate público sobre el uso de mascarillas— una práctica que se ha convertido en una rutina durante siete meses de crisis— refleja la naturaleza politizada de la respuesta de Estados Unidos, una de las peores del mundo. También subraya cómo el presidente, que tiene el deber de mantener seguros a los estadounidenses, ha querido aprovechar la situación para avivar su base política. Y algunos conservadores ven cualquier instrucción de usar mascarillas como una violación de sus derechos. En un foro de la NBC, la semana pasada, por ejemplo, Trump afirmó falsamente que el 85% de las personas que usan mascarillas contraen covid-19, y rara vez ha usado el poder de su cargo para recomendar un paso simple que, según los científicos, podría salvar a decenas de miles de vidas.

En una entrevista en «60 Minutes», de CBS, que se transmitió el domingo, Fauci, un miembro clave que ha sido marginado del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra el coronavirus, dijo que no le sorprendió que el presidente se contagiara de covid-19 dado su desdén por el distanciamiento social. Fauci se quejó del uso de su imagen en la publicidad de la campaña de Trump. También dijo que no tenía sentido para él que Trump «equipara usar una mascarilla con debilidad».

«Veamos si podemos poner fin a esto de una vez por todas», dijo Fauci. «Las cubiertas de tela funcionan», dijo, explicando cómo su punto de vista había cambiado después de sus declaraciones iniciales en los primeros días de la emergencia de que no era necesario usar una mascarilla.

«Los estudios de metanálisis muestran que, contrariamente a lo que pensábamos, las mascarillas realmente funcionan para prevenir contagios», dijo Fauci. «Cuando descubres que estás equivocado, es una manifestación de tu honestidad decir: ‘Oye, me equivoqué. Hice experimentos posteriores y ahora es así'».

En un evento de campaña en Nevada, el domingo por la noche, el presidente se quejó de que siempre se le critica por mítines abarrotados con poco distanciamiento físico en puntos críticos de covid-19 donde pocas personas usan mascarillas. Señaló a la multitud detrás de la toma de la cámara, que incluía personas con el rostro cubierto de «Make America Great Again». Pero la mayoría de las personas en sus grandes multitudes fuera de las tomas de cámara rara vez toman tales precauciones.

«Siempre se están quejando, ‘No veo mascarillas’. Quiero decir que muchos están usando mascarillas», dijo Trump.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) dijeron en abril que las mascarillas eran útiles para limitar el grado en que las personas que ya portan el nuevo coronavirus pueden propagarlo. Pero Trump rara vez ha hecho hincapié en la naturaleza altruista del uso de mascarillas. Además su Casa Blanca, que se convirtió en un lugar de infección superpropagadora, se convirtió en una zona en gran parte libre de máscaras faciales. El Dr. Scott Atlas, el funcionario que escucha a Trump sobre la pandemia, dijo este fin de semana a los estadounidenses que las mascarillas as no funcionan, lo que llevó a Twitter a eliminar su desinformación. La semana pasada, el exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, quien contrajo el virus después de ayudar a preparar el debate del presidente y asistir a la ceremonia de designación para la vacante de la Corte Suprema en la Casa Blanca, dijo que se había equivocado al no usar una mascarilla e imploró a los estadounidenses que lo hicieran.

Aumentan los casos de covid-19 en EE.UU.

En el mundo exterior a la burbuja de la campaña de Trump, y desafiando sus mentiras de que Estados Unidos está «doblando la curva», la emergencia del covid-19 está empeorando. El viernes, por ejemplo, Estados Unidos registró más de 69.000 nuevos casos de la enfermedad, el total más alto en un solo día desde finales de julio. Entre tanto, la positividad de las pruebas está aumentando de manera alarmante en muchas áreas. Se avecina un invierno oscuro, y el secretario de Salud y Servicios Humanos de Trump, Alex Azar, estuvo en televisión el domingo suplicando a los estadounidenses que tomen exactamente las precauciones de salud que el propio presidente se niega a modelar.

«Por favor, denos un poco más de tiempo de su comportamiento individual y responsable de lavarse las manos, vigilar la distancia, ponerse una cubierta en la cara cuando no puedan conservar la distancia», dijo Azar en «Meet the Press», de NBC.

Biden aprovechó el domingo el ritmo creciente de lo que ahora parece una ola acelerada de covid-19 para atacar al liderazgo de crisis de Trump.

«La otra noche, Trump dijo en uno de sus mítines ‘hemos doblado la esquina’. Mi abuelo diría que este tipo ha dado la vuelta a la curva si cree que hemos dado la vuelta a la esquina», dijo Biden a sus seguidores en el estado de Carolina del Norte, campo de batalla.

«¿Dobló la esquina? Está empeorando, sigue mintiéndonos sobre las circunstancias».

Gobernadora de Michigan condena la retórica «perturbadora» de Trump

El presidente estuvo en su momento más incendiario este fin de semana durante un mitin, el sábado por la noche, en Muskegon, Michigan, un estado donde logró una sorprendente victoria en 2016, pero donde parece estar detrás de Biden cuatro años después.

Trump criticó a la gobernadora Gretchen Whitmer, a quien acusó previamente de ser una «dictadora» por sus esfuerzos para sofocar el coronavirus. Trump dijo que ella había mantenido su estado confinado a pesar de que las órdenes de cuarentena del estado se habían levantado y muchas empresas estaban abiertas con regulaciones de distanciamiento físico en vigor. Trump no hizo nada mientras su multitud coreaba «enciérrenla» apenas una semana después de que las autoridades federales revelaran un complot de extremistas para secuestrar a la gobernadora demócrata.

Lara Trump, la nuera del presidente — quien se desempeña como funcionaria de alto rango de la campaña— descartó en el «State of the Union», de CNN, la idea de que Trump estaba incitando un comportamiento más extremista hacia Whitmer.

«Bueno, mira, no creo que él estuviera haciendo algo para provocar que la gente amenazara a esta mujer», dijo, refiriéndose a Whitmer. «Se estaba divirtiendo en un mitin de Trump».

La gobernadora de Michigan condenó la última retórica del presidente.

«Sabes, es increíblemente perturbador que el presidente de Estados Unidos, 10 días después de un complot para secuestrarme, me juzgue y me ejecute. Diez días después de que se descubriera, el presidente vuelve a hacerlo, inspira, incentiva e incita a este tipo de terrorismo interno», dijo Whitmer en» Meet the Press», de NBC.

«Está mal. Tiene que terminar. Es peligroso, no solo para mí y mi familia, sino para los servidores públicos de todas partes que están haciendo su trabajo y tratando de proteger a sus compatriotas estadounidenses».

El presidente también usó su fin de semana para plantear nuevas preguntas sobre la imparcialidad de la elección, ya que las encuestas nacionales y las encuestas de estados indecisos lo muestran muy por detrás del ex vicepresidente demócrata.

Trump, sin evidencia creíble, advirtió a sus votantes en Michigan que la elección puede no ser justa y atacó a Kristen Welker, de NBC, moderadora del debate del jueves por la noche en Nashville, Tennessee, para el que será su segundo y último enfrentamiento con Biden, luego de la cancelación de un debate previamente programado luego de una cadena de eventos desencadenados por el diagnóstico del presidente con covid-19.