CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
África

Presidente de Nigeria pide calma después de que manifestantes dispararan durante una protesta contra la brutalidad policial

Por Eoin McSweeney, Stephanie Busari

(CNN) — El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, pidió «comprensión y calma» después de que las protestas contra la brutalidad policial en Lagos se volvieran sangrientas el martes y miércoles. Testigos testigos presenciales y Amnistía Internacional le dijeron a CNN que varios manifestantes recibieron disparos en el peaje de Lekki y en otro lugar por soldados del ejército, que luego se llevó los cuerpos.

La declaración, firmada por la asesora especial del presidente, Femi Adesina, no menciona el ataque en el peaje de Lekki ni ninguna de las muertes denunciadas por Amnistía. Los nigerianos han pedido al presidente que se dirija directamente a la nación sobre los ataques que sacudieron al país el martes y miércoles.

El presidente es el comandante en jefe, lo que significa que el despliegue de tropas debería haber sido aprobado por él. El expresidente de Nigeria Olusegun Obasanjo hizo un llamamiento a Buhari para que «contenga al ejército y otras agencias de seguridad» en un comunicado el miércoles.

Tras una noche de violencia el martes que provocó indignación mundial, testigos presenciales dicen que la ciudad se sumió en el caos al día siguiente, extendiéndose más allá del sitio original.

publicidad

Denuncian brutalidad policial en Nigeria

Franklin Alex habló con CNN mientras se escondía en su casa en Ebute Metta, a unos 9 km de la puerta de peaje de Lekki. Dijo que la policía había estado en su calle el miércoles por la mañana temprano y que tres personas habían muerto. Añadió que los agentes de cuatro comisarías cercanas disparaban contra los manifestantes.

«La policía está disparando a personas que no están armadas, aunque algunas tienen botellas y piedras, pero la policía está usando armas muy sofisticadas contra ellas», dijo. «Se están moviendo de calle en calle, podría contar unos 17 de ellos, todos armados, todos disparando».

Los videos publicados en las redes sociales y la cobertura de la televisión local mostraron varios edificios en llamas, incluido el Teatro Lagos y al menos una sucursal bancaria. Algunas comisarías también fueron atacadas, y el video también mostró al Tribunal Superior de Lagos en llamas.

El grupo de derechos humanos Amnistía Internacional dijo que, tras una investigación sobre el terreno, había descubierto que doce personas murieron durante las protestas en dos lugares de Lagos el martes.

Dijo que «la evidencia recopilada de testigos presenciales, imágenes de video e informes de hospitales» confirmó que durante un período de aproximadamente dos horas «el ejército nigeriano abrió fuego contra miles de personas que pedían pacíficamente un buen gobierno y el fin de la brutalidad policial».

El ejército ha descartado los informes de que los manifestantes fueron asesinados a tiros como «noticias falsas». El ejército y la policía nigerianos no respondieron las solicitudes de comentarios.

Testigos presenciales dijeron a CNN que se escucharon disparos durante una protesta pacífica en la puerta de peaje de Lekki en Lagos mientras los activistas cantaban el himno nacional y pedían que se pusiera fin a la brutalidad policial.

Se han llevado a cabo protestas diarias en todo el país durante casi dos semanas, por denuncias generalizadas de secuestro, acoso y extorsión por parte de una unidad policial conocida como el Escuadrón Especial Antirrobo (SARS por sus siglas en inglés).

Akinbosola Ogunsanya, presentadora de un programa de entrevistas en Afrosurge Radio, dijo que el tiroteo comenzó poco después de que se apagaran las luces del peaje. «Los miembros del ejército nigeriano se acercaron a nosotros y empezaron a disparar», dijo. «Solo sobreviví, apenas».

CNN no pudo corroborar de forma independiente los relatos de los testigos.

Manifestantes se reúnen frente a Alausa, la Secretaría de Estado de Lagos.

Denuncian que el Ejército se llevó los cuerpos

Varios testigos le dijeron a CNN que vieron al ejército llevarse los cuerpos.

Christopher Yakubu, de 27 años, quien le dijo a CNN que se cayó y se lastimó la pierna mientras intentaba escapar de los disparos. El testigo le mostró a CNN un video de su lesión. «Escuché disparos rápidos. No pude contarlos. Conté 5 cuerpos», dijo. «Más tarde vi que el ejército nigeriano se llevó los cuerpos en su propia camioneta. No pudimos grabar videos», dijo.

Otro manifestante también dijo que fue testigo del derramamiento de sangre.

«Mataron a más de 7 personas y se llevaron sus cuerpos para encubrir las evidencias», dijo Deji Jokodola.

El martes, el gobernador del estado de Lagos, Babajide Sanwo-Olu, impuso un toque de queda de 24 horas y desplegó policías antidisturbios en la ciudad.

En una declaración televisada el miércoles por la mañana, el gobernador Sanwo-Olu insistió en que nadie había muerto en el peaje de Lekki: «Mientras oramos por la pronta recuperación de los heridos, nos reconforta que no hayamos registrado ninguna muerte».

Más tarde ese día, tuiteó que una persona había muerto en el Hospital Reddington debido a un «traumatismo contundente» en la cabeza. Dijo que era un caso aislado y dijo que estaba investigando si la persona muerta era un manifestante. CNN se acercó a la oficina del gobernador, pero no recibió respuesta.

Informes de testigos presenciales

Los comentarios del gobernador contradicen directamente las declaraciones de varios testigos presenciales que dijeron haber visto múltiples víctimas en la protesta.

En declaraciones a CNN desde la escena del tiroteo, Temple Onanugbo dijo que vio «varios cuerpos tirados en el suelo» cuando llegó para ayudar a los heridos. Dijo que escuchó lo que creyó que eran balas disparadas desde una casa cercana y que el sonido duró «entre 15 y 30 minutos».

«Estaba en Instagram Live cuando comenzó el tiroteo», dijo a CNN Henry Pundit, un cineasta. «Venían hacia nosotros con múltiples disparos. Caímos al suelo y sostuvimos nuestra bandera. Estábamos llorando, algunos corrían».

Amnistía Internacional Nigeria tuiteó que había recibido «evidencia creíble pero inquietante» de «uso excesivo de la fuerza que ocasionó la muerte de manifestantes».

El gobernador Sanwo-Olu pidió que todas las formas de protesta terminen de inmediato y ordenó una investigación sobre el incidente. «Los eventos de ayer fueron sin duda algunos de los gradientes más oscuros de nuestra historia como estado y como pueblo», dijo.

Más temprano el martes, el gobernador impuso un toque de queda de 24 horas en Lagos, que tiene una población estimada de más de 20 millones de personas, incluido el cierre de todas sus escuelas.

El cierre significa que solo los proveedores de servicios esenciales y los socorristas tienen permiso para estar en las calles.

El SARS se disolvió el 11 de octubre y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) capacitará una nueva unidad policial para reemplazarlo, informó Reuters el domingo.

Los manifestantes exigen mayor protección contra la policía, incluida la supervisión independiente y la evaluación psicológica de los agentes.

Condena internacional

El miércoles, el candidato presidencial demócrata de Estados Unidos, Joe Biden, instó al presidente Buhari y al ejército nigeriano a detener «la violenta represión de los manifestantes en Nigeria que ya ha provocado varias muertes».

El secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, dijo que estaba «profundamente preocupado por la violencia reciente y los continuos enfrentamientos en Nigeria» y «alarmado por los informes generalizados de muertes de civiles».

«Pedimos el fin de la violencia», agregó Raab. «El gobierno nigeriano debe investigar urgentemente los informes de brutalidad a manos de las fuerzas de seguridad y pedir cuentas a los responsables».

La exsecretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, instó a Buhari a hacer algo para poner fin a la violencia. «Hago un llamado a @mbuhari y al @hqnigerianarmy para que dejen de matar a los jóvenes manifestantes de #EndSARS. #Detener el gobierno de Nigeria», dijo en un tuit.

El jugador de fútbol nigeriano del Manchester United, Odion Ighalo, dijo que estaba «avergonzado de este gobierno» en una publicación de Instagram. «Hago un llamado al gobierno del Reino Unido, a todos los líderes del mundo para que vean lo que está sucediendo en Nigeria y nos ayuden».

Violencia y toques de queda en Nigeria

Desde el fin de semana se han reportado muertes y heridos graves en medio de las protestas.

Los videos en las redes sociales muestran decenas de autos pertenecientes a manifestantes en llamas, lo que Amnistía Internacional Nigeria confirmó en Twitter.

«Mientras seguimos investigando los homicidios, Amnistía Internacional desea recordar a las autoridades que, según el derecho internacional, las fuerzas de seguridad solo pueden recurrir al uso de la fuerza letal cuando sea estrictamente inevitable para protegerse contra una amenaza inminente de muerte o lesiones graves», tuiteó el grupo de derechos humanos.

Otros videos muestran una fuga masiva de cientos de prisioneros del Centro Correccional de Benin en el estado de Edo en el sur de Nigeria. No se sabe quién es el culpable de la fuga, y los manifestantes afirman que fue organizada por la policía. La policía de Nigeria dijo en un tuit que los manifestantes se llevaron armas y municiones de la armería antes de liberar a los sospechosos bajo custodia y prender fuego a las instalaciones.

El gobernador del estado de Edo, Godwin Obaseki, impuso un toque de queda el lunes, tuiteando sobre «incidentes perturbadores de vandalismo y ataques a personas e instituciones privadas por parte de matones disfrazados de manifestantes de #EndSARS».

La policía antidisturbios se ha desplegado en todo el país. Según un tuit de la fuerza policial nigeriana el martes por la noche, el Inspector General de la Policía de Nigeria ordenó el despliegue nacional inmediato de agentes de la policía antidisturbios «para proteger las vidas y propiedades de todos los nigerianos y asegurar la infraestructura nacional crítica en todo el país. »

 

 

— Tim Lister, Gianluca Mezzofiore, Katie Polglase, Dominic Rech y Harry Clarke-Ezzidio contribuyeron con el reportaje.