CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Nueva ola de emigrantes venezolanos huye a pie de la crisis

Por Osmary Hernández

(CNN Español) — «Exhausta», dice sentirse Nailé Carrero tras seis días de caminata. El recorrido comenzó en Carabobo, en el centro occidente de Venezuela, con la idea de cruzar la frontera en busca de un mejor futuro, según cuenta. Dice que el dinero no le alcanzaba para comer y mucho menos para emprender un viaje por otro medio que no sean sus propias piernas. Para ella, quedarse ya no era una opción.

Le acompañan seis de sus siete hijos. Asegura que fue por ellos que decidió regresar desde Perú a Venezuela en medio de la pandemia, en una odisea similar. La crisis económica y política, problemas que considera se repotenciaron durante el tiempo que estuvo ausente, alejaron de su mente la idea de intentarlo de nuevo en su propia tierra. Decidió, entonces, arrastrar su maleta de nuevo en busca de otra oportunidad, pero esta vez con sus hijos, pues considera tuvo una mala experiencia dejándolos con amigos. 

Dice que espera que todo sea mejor, aunque no tiene un plan y aún no sabe qué hay al otro lado de esa frontera que cruzará ilegalmente, pues Colombia solo permite actualmente el ingreso de residentes o ciudadanos.

¿Cobros ilegales en los retenes?

Nailé Carrero afirma que del recorrido le deja un mal sabor de boca el paso por los retenes tanto militares como policiales. Denuncia que le pidieron dinero y bienes a cambio de dejarla pasar por los puntos de control, en momentos en que persisten restricciones de tránsito entre estados en medio de la pandemia. 

Dice que al no contar con recursos tuvo que recurrir a rutas alternas que, en muchos casos, implicaban abrirse paso en montañas junto a sus hijos. El menor de ellos no llega a dos años. 

«La corredera con los policías, con los guardias, nos hacían subir cerro, la gente nos ayudaba… súbase por aquí, subir a los cerros con la bebé, con los bolsos… algunas alcabalas que sí nos dejaban y otras que no, teníamos que cruzar monte y todo eso, bajar bajadas, horrible», recuerda Nailé.

publicidad

La Asamblea Nacional, presidida por Juan Guaidó, dice haber recibido denuncias en torno a la presunta actuación de funcionarios de seguridad contra los migrantes. Carlos Valero, diputado por Un Nuevo Tiempo, dijo que «lamentablemente hay una nueva ola de migración forzada, de venezolanos que están huyendo de la pavorosa crisis fomentada por el régimen, y que en el camino son vejados por funcionarios militares y policías».  

CNN se comunicó con los ministerios de Interior y Justicia y de la Defensa de Venezuela para conocer su reacción ante los señalamientos. Sin embargo, de momento no hemos obtenido respuesta.   

LEE: Human Rights Watch denuncia abusos contra retornados venezolanos en nuevo informe

Dormir en colchonetas bajo la lluvia

Nailé Carrero dice que durante el periplo les tocó dormir a la intemperie cuando no contaban con alguien que les ofreciera techo para resguardarse de las largas y tortuosas rutas. «Nos ha tocado dormir afuera también porque no hemos tenido ayuda para quedarnos en casas… nos ha tocado dormir en una colcha», dice Nailé, y agrega que en muchos casos fue incluso bajo la lluvia. 

Pero también cuenta que, de forma muy especial, en su memoria permanecen quienes le tendieron la mano con muestras de solidaridad, y destaca que en varias oportunidades les dieron comida. 

En busca de un mejor futuro

Muy cerca de donde Nailé tomaba un respiro para seguir su camino, en Capacho, un pueblo muy cercano a la frontera con Colombia, se encontraba también Rafael Mujica. En su caso, sumaban ya tres los días de andar por las carreteras, pues dice que inicio su trayecto en el estado Portuguesa, en los centro occidentales llanos venezolanos. 

«Me voy del país, no es porque quiera, sino porque tengo un hijo y quiero darle un mejor futuro, y poder comprarle ciertas cosas, ropa, darle de comer, sus cositas», justifica Mujica su decisión de irse. 

Su experiencia tampoco fue sencilla. Dice que la ruta ha estado llena de peligros: «Es un poco fuerte, nos ha tocado un poco difícil y no podemos confiar en todas las personas. Un muchacho nos quiso dar el apoyo, guiándonos, y resulta que nos estaba desviando por otro lugar para robarnos».

En su caso, decidió partir solo pero por su familia, a quienes asegura tener en mente y corazón. Dice que especialmente fue con el deseo de obtener recursos para que disfruten de una Navidad feliz: «Pensé en mi hijo, en su ropa, en sus estrenos, en mi esposa, entonces, por más que sea, quiero ayudarlos, quiero colaborarles y no he podido. Lo poco que tengo me alcanza apenas para sobrevivir, entonces no nos alcanza ni para un par de zapatos». 

Advierte que en la ruta también tuvo que sortear los retenes de efectivos de seguridad. Mujica expresa que está cerca de alcanzar la meta y, aunque no tiene un plan definido, se mostró confiado en que una vez cruce su situación mejorará. 

MIRA: Caricaturas de plastilina captan drama de migrantes venezolanos que llegaron a pie a Colombia

Maduro: 200.000 venezolanos han retornado

Según un balance que ofreció este domingo el cuestionado presidente Nicolás Maduro, durante la pandemia retornaron unos 200.000 venezolanos al país. El gobierno asegura que 70.000 de ellos lo hicieron de forma ilegal, es decir, a través de las llamadas trochas o caminos alternos. Son ciudadanos que se habían ido en medio de la crisis política, pero que regresaron en medio del impacto del covid-19 en la economía de los países donde se encontraban.

Migración Colombia ya comienza a hablar de una segunda ola inmigratoria de venezolanos, y afirma que la situación los obligó a reforzar los controles militares fronterizos el 14 de octubre con el objetivo de evitar el tránsito por los pasos ilegales. 

Migración Colombia también señala que, hasta el 30 de julio, se contaban más de 1.700.000 venezolanos en ese país. Mientras tanto, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones estiman que casi 5,5 millones de venezolanos calificaban como refugiados migrantes, o solicitantes de asilo, mayormente en países de América Latina y el Caribe.