CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

El mundo se reduce a ‘amigos’, ‘matones’ y países ‘sucios’ en el debate de política exterior Trump-Biden

Por James Griffiths

Hong Kong (CNN) — «Teníamos una buena relación con Hitler antes de que invadiera el resto de Europa».

Así fue como el candidato demócrata Joe Biden intentó resumir el enfoque de la política exterior del presidente Donald Trump en el debate del jueves, argumentando que Trump se siente cómodo con los «matones» en Corea del Norte, China y Rusia, mientras «señala con el dedo a todos nuestros aliados».

Era una línea que podría funcionar bien entre la base de Biden, pero, con sus vagas alusiones al apaciguamiento en el período previo a la Segunda Guerra Mundial, era indicativo de un debate que tenía poca sustancia genuina cuando se trataba de los desafíos actuales de política exterior, pues ambos líderes eligieron utilizar otros países como líneas de ataque más que cualquier otra cosa.

Biden responde a las acusaciones de Trump de corrupción 1:32

Una pregunta inicial sobre las acusaciones de interferencia electoral descarriló rápidamente el debate y ambos candidatos lanzaron acusaciones de corrupción: Trump mencionó los supuestos vínculos de Hunter Biden con Ucrania y China, mientras que Biden señaló que el presidente tiene una cuenta bancaria china.

MIRA: Trump mantiene una cuenta bancaria en China, según The New York Times

Biden prometió «hacer que China se rija por las leyes internacionales», un área en la que Beijing posiblemente se ha beneficiado de la estrategia Primero EE.U. de Trump y de la sospecha de las organizaciones multilaterales. Sin embargo, ofreció poca información sobre cómo lo haría realmente, especialmente porque China es mucho más fuerte tanto a nivel internacional como nacional que la última vez que Biden estuvo en el cargo, más allá de trabajar con aliados para tratar de controlar a Beijing.

publicidad

A diferencia del debate vicepresidencial, ninguna parte de la transmisión en vivo del jueves fue censurada en China, presumiblemente porque los comentarios de los candidatos no se consideraron perjudiciales para Beijing.

Un ejemplo fue el intento de Biden de discutir el Mar de China Meridional, donde Beijing ha estado construyendo islas y expandiendo su huella militar. En lugar de delinear los peligros planteados por el expansionismo de Beijing, Biden eludió el tema, simplemente diciendo que los aviones estadounidenses «sobrevolarían» las zonas de identificación chinas, algo que el ejército estadounidense ha hecho en niveles cada vez mayores bajo Trump.

Esto haría Biden si un país interfiere en elecciones 0:39

Una sección sobre Corea del Norte fue comparativamente más sustantiva, pero Biden a menudo parecía estancado en el pasado y se negó a reconocer las críticas de larga data al enfoque fallido de la administración Obama hacia Pyongyang, que expandió su arsenal nuclear durante ese período, y atacó a Trump por supuestamente apaciguar al líder Kim Jong Un.

«Ha legitimado a Corea del Norte», dijo Biden, refiriéndose a un país que existe desde 1948 y tiene un escaño en las Naciones Unidas. «Ha hablado de su buen amigo, que es un matón, un matón».

Si bien Trump se atribuyó el mérito de un acercamiento con Corea del Norte que muchos consideran impulsado en gran medida por el presidente surcoreano Moon Jae-in, señaló con razón el fracaso de la postura de las administraciones anteriores para frenar realmente el programa de armas de Pyongyang.

«Me dejaron un desastre, Corea del Norte fue un desastre», dijo Trump. «Hubo un período muy peligroso en mis primeros tres meses, antes de que resolviéramos un poco las cosas».

Aunque Corea del Norte no es el punto de inflamación que parecía ser al comienzo del mandato de Trump, los puntos de inflamación reales para el conflicto extranjero se ignoraron en gran medida; a pesar de la dura conversación de ambos candidatos sobre China, ninguno mencionó la postura de Beijing hacia Taiwán, a la que la administración de Trump acordó vender más armas esta semana. Tampoco se mencionaron los continuos abusos contra los derechos humanos en Xinjiang, la represión en Hong Kong y los crecientes llamamientos para boicotear los Juegos Olímpicos de 2022 en China por tales medidas.

A medida que asume su papel de segunda superpotencia mundial, es probable que China sea el mayor desafío de política exterior de la próxima década para Estados Unidos y, sin embargo, ninguno de los candidatos dio una idea de cómo reaccionarán ante la creciente influencia extranjera de Beijing y una nueva situación de un mundo bipolar. La mayoría de las veces, se hizo referencia a China en relación con la pandemia global, y Trump la culpó por desencadenar el coronavirus que actualmente está devastando a EE.UU.

El impacto de la pandemia es tal que habría tenido sentido que el debate volviera a este punto, como sucedía a menudo, pero con demasiada frecuencia se utilizaron asuntos de política exterior y países extranjeros como garrotes para ataques ad hominem y salvajes acusaciones.

En una discusión sobre el cambio climático, Trump eludió cuestiones sustantivas, y su lamentable historial sobre el clima, y ​​en su lugar dijo que quería que el agua y el aire de Estados Unidos fueran perfectamente claros, a diferencia de otros países: «Mira China, qué asquerosa está, mira a Rusia, mira a India, está sucio. ¡El aire está sucio!»

El comentario de Trump fue rápidamente recogido por los medios indios y en Twitter, donde hubo indignación por parte de algunos indios, que señalaron el fuerte abrazo del primer ministro Narendra Modi a Trump, solo para que su país sea difamado en un escenario global.

«¿El amigo de Modi, Trump, simplemente llamó a India ‘inmunda’? dijo Gaurav Pandhi, activista del opositor Partido del Congreso.