CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Cómo al presidente Trump le salió el tiro por la culata con su regalo sorpresa a ‘60 Minutes’

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — Poco después de que el presidente Donald Trump terminara de manera abrupta una entrevista con Lesley Stahl, presentadora de «60 Minutes», la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, apareció con un libro enorme a cuestas.

«Lesley, el presidente quería que le entregara su plan de atención médica», dijo McEnany. «Es un poco pesado», agregó.

trump-regalo-60-minutes-salud

Excepto que no era el plan de salud de Trump. Porque eso, bueno, no existe. En cambio, según la cuenta de Twitter de «60 Minutes», el libro estaba «lleno de decretos e iniciativas del Congreso, pero sin un plan de salud integral».

Lo cual era así.

El libro de gran tamaño que no cumple con el contenido prometido de manera tan drástica es, en realidad, una metáfora bastante adecuada para toda la presidencia de Trump.

publicidad

Puedes estar seguro de que McEnany (y Trump) sabían que después de que él salió del set, las cámaras todavía estaban grabando. Y entonces optaron por la teatralidad: un libro enorme que pretendía ser el plan de atención médica (inexistente) del presidente. Les gustaba la imagen de McEnany dándole a Stahl un libro enorme y pesado frente a la cámara. No importaba que el libro en realidad no contuviera ningún tipo de plan para reemplazar la Ley del Cuidado de Salud Asequible (ACA, por sus siglas en inglés). ¡A la gente no le importaría eso! ¡Recordarían ese libro enorme!

Desafortunadamente, Trump tiene razón, al menos sobre algunas personas, como sus seguidores más fervientes: ¡Miren lo grande que es ese libro! ¡Hombre, McEnany (y Trump) realmente pusieron en su sitio a Stahl! ¡Noticias falsas!

Pero como con tantas cosas con Trump, el espectáculo y la pompa desmienten el vacío del recipiente real. Un gran libro lleno de decretos no es un plan integral de atención médica. Porque no hay plan.

Este intercambio con Stahl de ’60 Minutes’, antes de que Trump se fuera de la entrevista, es esclarecedor sobre ese punto:

Stahl: Bueno, le haré otra pregunta de salud, ¿de acuerdo? Le dije. Bueno. Prometió que iba a haber un nuevo paquete de salud, un plan de atención médica.

Trump: Sí.

Stahl: Dijo que iba a «ser genial». Dijo «está listo», «va a estar listo».

Trump: Lo estará.

Stahl: «Estará aquí en dos semanas». «No va a ser como nada que hayas visto antes». Y por supuesto que no lo hemos visto. Entonces, ¿por qué no desarrolló un plan de salud?

Trump: Está desarrollado, está completamente desarrollado. Se anunciará muy pronto…

Stahl: ¿Cuándo?

Trump: Cuando veamos lo que pase con Obamacare.

¡Hombre! ¡Ese plan estará aquí pronto, entonces! (La Corte Suprema escuchará los argumentos orales sobre la constitucionalidad de la ACA la semana después de las elecciones del 3 de noviembre.)

Excepto que Trump insistió en que el plan de reemplazo para el Obamacare estaba a la vuelta de la esquina durante mucho tiempo. Aquí hay un tuit del 29 de abril de 2019 (las negritas son mías):

«Nunca planeé un voto antes de las elecciones de 2020 sobre el maravilloso paquete de cuidado de la salud que algunas personas muy talentosas están desarrollando para mí y el Partido Republicano. Estará a la vista de todos durante las elecciones como una alternativa mucho mejor y menos costosa que Obamacare…».

El 19 de julio, Trump le dijo al presentador de «Fox News Sunday», Chris Wallace: «firmaremos un plan de atención médica en dos semanas, un plan de atención médica integral y completo que la decisión de la Corte Suprema sobre DACA me dio derecho a hacer».

El 3 de agosto, Trump dijo: «Vamos a presentar un tremendo plan de atención médica en algún momento antes, con suerte, antes de fin de mes. Se acaba de completar ahora».

Luego estuvo esto de McEnany el 22 de septiembre:

«En la próxima semana más o menos el presidente expondrá su visión sobre el cuidado de la salud. Algo de eso ya se ha difundido: telemedicina y reducción del costo de los medicamentos, y proteger las condiciones preexistentes. Pero el presidente presentará algunos pasos adicionales de cuidado de la salud en las próximas, diría, dos semanas«.

Lo mejor que se ha podido decir es que el «plan» de Trump es en realidad una serie de decretos y nociones legislativas disparatadas. Lo que no es un plan de atención médica integral que podría reemplazar a la ACA.

Cada vez que se les ha preguntado a los republicanos en el Congreso sobre este supuesto plan, han expresado diversos niveles de perplejidad.

Aquí está la cuestión: lograr que se apruebe una ley de atención médica en el Congreso es muy, muy difícil. Es por eso que tantos presidentes antes de Barack Obama fracasaron en sus intentos de hacerlo, y por qué aprobar la ley les costó caro a los demócratas del Congreso en las urnas en las elecciones intermedias de 2010 y 2014. Los detalles son los que causan los problemas siempre. Y así, Trump ha evitado todo eso al no ofrecer ningún detalle ni ningún plan en absoluto.

¡Pero él sí tiene ese libro de gran tamaño que entregó a ’60 Minutes’! Lleno de, bueno, no mucho.