CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | El acuerdo de paz de Colombia podría depender de las elecciones de EE.UU.

Por Jack Guy, Stefano Pozzebon

(CNN) — Mientras Colombia lucha con las crecientes protestas contra el gobierno, el deterioro de la seguridad y la pandemia del coronavirus, algunos políticos locales están mostrando un interés ardiente en el resultado de las elecciones de Estados Unidos, que podría ser fundamental en la batalla por el futuro de su nación.

En el centro de esa lucha se encuentra el acuerdo de paz de 2016, que puso fin a un conflicto armado de 52 años con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El proceso de paz ha fracasado en los dos años desde que el actual presidente Ivan Duque, quien hizo campaña en una plataforma para reformar el acuerdo, llegó al poder.

La violencia contra los líderes sociales se ha disparado en las zonas rurales donde se suponía que la paz traería prosperidad, 146 exguerrilleros de las extintas FARC han sido asesinados y el cultivo de coca, considerado un patrón de actividad ilegal en el país, ha experimentado un auge en el último gobierno.

Colombia firma el nuevo acuerdo de paz 1:02

El papel de Colombia en las elecciones de EE.UU.

La política colombiana puede no parecer el tema electoral más obvio para los votantes estadounidenses, pero podría jugar un papel vital en la decisión de quién será el próximo presidente. La razón es Florida, un estado clave en el campo de batalla que el presidente Donald Trump ganó por solo 112.911 votos en 2016. Hay alrededor de 250.000 votantes colombo-estadounidenses en el estado, y Trump está luchando contra el candidato demócrata Joe Biden por su apoyo.

Trump ha mostrado poco interés en América Latina más allá de un enfoque en la política exterior transaccional para reducir la migración y el apoyo a la oposición venezolana, pero recientemente se tomó el tiempo para criticar el acuerdo de paz colombiano como una rendición a los «narcoterroristas» y elogiar el expresidente Álvaro Uribe, un oponente clave del acuerdo de paz que tiene muchos partidarios en Florida.

publicidad
Iván Cepeda asegura tener pruebas de intromisión electoral del embajador colombiano 0:30

Mientras tanto, Biden ha hecho su propia obra para los votantes colombo-estadounidenses, incluida la redacción de artículos de opinión en los periódicos South Florida Sun Sentinel y El Tiempo que subrayan su historial de apoyo a Colombia y el acuerdo de paz.

«He dicho muchas veces que Colombia es la piedra angular de la política de Estados Unidos en América Latina y el Caribe», escribió Biden en el diario El Tiempo. El exvicepresidente también evocó su papel clave en la implementación del Plan Colombia, un programa de ayuda de Estados Unidos que canalizó US$ 10.000 millones al país para contrarrestar la insurgencia de las FARC y el tráfico de drogas entre 2000 y 2016.

Detención de Álvaro Uribe: claves del caso en su contra 2:27

Un acuerdo de paz amenazado

Mientras Biden y Trump se disputan un cuarto de millón de votos en la Florida, en Colombia una paz frágil pende de un hilo.

El gobierno de Iván Duque ha estado trabajando para desmantelar el acuerdo de paz desde que asumió el cargo en agosto de 2018. El presidente se ha demorado en distribuir tierras a pequeños agricultores en áreas rurales bajo las reformas agrarias establecidas por el acuerdo de paz. Sus intentos de cambiar ciertos artículos, incluidos los que protegen a los exguerrilleros de la extradición o de tener que pagar reparaciones a las víctimas, han sido acusados de impulsar a algunos miembros de las FARC a volver a tomar las armas.

Aunque dice que es necesario cambiar el acuerdo para que sea más justo para las víctimas de las FARC, Duque ha enfrentado importantes críticas por su manejo del proceso y no ha logrado controlar el empeoramiento de la situación de seguridad y la creciente preocupación por los abusos de derechos humanos.

Aunque Duque no ha hecho ninguna declaración sobre las elecciones de Estados Unidos, hay pocas dudas de que su gobierno aprecia el desprecio de Trump por el acuerdo de paz, ya que preferiría que se le permitiera continuar debilitando el acuerdo sin presión de Washington. Los analistas dicen que es más probable que una administración demócrata se oponga a los cambios.

Uribe y el «castrochavismo»

Algunos políticos colombianos que también se oponen al acuerdo de paz incluso han sido acusados de promover la campaña de reelección de Trump. Entre ellos está el congresista colombiano Juan David Vélez, del partido de gobierno Centro Democrático. Vélez actúa como una especie de embajador de los colombianos en Estados Unidos.

Vélez, abiertamente partidario Trump, tuiteó recientemente en inglés: «Hagamos que Colombia sea grande otra vez» junto con un retuit de la afirmación de Trump de que Biden es un «TÍTERE de CASTROCHAVISTAS». Esa frase de «castrochavistas» es común entre los políticos latinoamericanos que invocan un miedo a los políticos de izquierda Fidel Castro y Hugo Chávez. Vélez también ha retuiteado videos de la campaña de Trump y al gobernador republicano de Florida, Ron de Santis.

Otra senadora colombiana de derecha, María Fernanda Cabal, incluso ha producido videos en redes sociales a favor de Trump. Cabal ha escrito artículos de opinión anti-Biden diseñados para influir en el voto latino en Florida.

Ella le dijo a CNN que un segundo mandato de Trump traería paz y prosperidad a Colombia, y describió a Biden como un «socialista», haciéndose eco de una línea de ataque común e inexacta entre Trump y sus aliados en Florida.

Cabal también criticó el acuerdo de paz como «la mayor operación de lavado de dinero en la historia de Colombia», ya que cree que este les permitió a las FARC invertir las ganancias de sus actividades delictivas en negocios legítimos.

Temores sobre los efectos a largo plazo

Estos esfuerzos para difundir el sentimiento anti-Biden rompen las convenciones de larga data sobre neutralidad en las elecciones nacionales y han provocado preocupación por el daño a largo plazo a las relaciones entre Estados Unidos y Colombia. Los congresistas demócratas Gregory Meeks y Rubén Gallego criticaron a Vélez y Cabal por tomar partido en las elecciones en un artículo de opinión de CNN el sábado.

«Muéstrenos el respeto de permanecer fuera de nuestras elecciones», escribieron los congresistas estadounidenses, criticando sus declaraciones como una «forma de interferencia electoral».

El embajador de Estados Unidos en Colombia, Philip S. Goldberg, también pidió que los políticos colombianos se mantengan al margen de las elecciones. «Durante muchos años, las relaciones exitosas entre Estados Unidos y Colombia se han basado en el apoyo bipartidista», escribió Goldberg, quien fue designado por Trump en agosto de 2019. «Insto a todos los políticos colombianos a evitar involucrarse en las elecciones estadounidenses».

Cabal le dijo a CNN que las acusaciones de interferencia electoral son «risibles».

La oposición teme de consecuencias negativas para el proceso de paz

Mientras tanto, las figuras de la oposición de Colombia temen las posibles consecuencias para el acuerdo de paz si Trump es reelegido.

El senador Iván Cepeda, del partido izquierdista Polo Democrático Alternativo, partidario del acuerdo desde hace mucho tiempo, teme que un segundo mandato de Trump pueda envalentonar a la mayoría de derecha en el Congreso colombiano para que renuncie al acuerdo.

«No voy a tomar una posición a favor de ningún candidato, pero es triste ver algo tan serio como el acuerdo de paz utilizado como herramienta de campaña para un puñado de votos en el sur de Florida», dijo Cepeda.

La gravedad de la situación se subraya por el empeoramiento de la violencia debido a los continuos ataques al acuerdo de paz. En los cuatro años transcurridos desde que se firmó el acuerdo, 971 líderes sociales han sido asesinados, según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz. A pesar de las crecientes críticas por el deterioro de los derechos humanos, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, no mencionó los asesinatos durante una visita a Bogotá el 19 de septiembre, sino que elogió el trabajo de Duque en la lucha contra el tráfico de drogas y el impulso de la inversión del sector privado estadounidense en las zonas rurales de Colombia.

Los expertos creen que una administración de Biden presionaría más a Duque para proteger a los defensores de derechos humanos. «Biden apoyaría más el proceso de paz y criticaría los asesinatos de los líderes sociales en Colombia», dijo Adam Isaacson, director de supervisión de defensa de la Oficina de Washington para América Latina, WOLA.

Biden habló sobre sus esperanzas para el acuerdo de paz durante una visita a Bogotá en 2018. «Salir del acuerdo y volver al campo de batalla no es la respuesta correcta», dijo. «Los colombianos han sufrido mucho y durante demasiado tiempo por la falta de paz».

Es probable que Biden continúe teniendo un gran interés en el país si es elegido. Pero a algunos les preocupa que el apoyo abierto que el Partido del Centro Demócrata ha mostrado a Trump pueda dañar las relaciones futuras con la presidencia de Biden.

Gabriel Silva Luján, exembajador de Colombia en Washington y ministro de Defensa de Uribe, teme que la decisión del partido gobernante de Colombia de acercarse a los republicanos pueda resultar con » inmensos costos» para Colombia si Biden gana.

Duque no solo tendrá que responder por el deterioro de la situación de los derechos humanos, sino que también podría pedir el apoyo de Estados Unidos para la crisis económica que se avecina, escribió Luján en un artículo de opinión para el periódico colombiano El Tiempo el 19 de octubre. En ese caso, las relaciones cordiales con quienquiera que ocupe la Casa Blanca ayudarían a defender su caso.

«El Gobierno (Duque) no podrá esperar que la magnanimidad de los demócratas le perdone su significativo, indiscreto e impertinente involucramiento en las elecciones estadounidenses», advirtió Luján.