CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | El destino político de Estados Unidos en la balanza a medida que avanzan los conteos de votos clave

Por análisis de Stephen Collinson, Maeve Reston

(CNN) — El duelo electoral entre el presidente Donald Trump y el demócrata Joe Biden se reduce a un recuento de cientos de miles de votos legales en un puñado de estados clave después de una noche de fortunas cambiantes que deja el destino político de Estados Unidos profundamente dividido en el filo de la navaja.

Biden tiene una estrecha ventaja de 237-213 en el Colegio Electoral. Un candidato debe alcanzar la marca de 270 para ganar la presidencia. Las contiendas en Arizona, Georgia, Michigan, Maine, Nevada, Carolina del Norte y Pensilvania están demasiado cerca. En muchos casos, las disputas reñidas podrían depender del recuento de votos ausentes y enviados por correo, que tienden a favorecer desproporcionadamente a los demócratas.

Pero ambos candidatos aún tienen un camino hacia la victoria. Biden ganará Wisconsin, proyecta CNN, y podría conquistar la presidencia si sus estrechas ventajas en Nevada, Arizona y Michigan se mantienen. Trump esperaba aferrarse a los antiguos «estados del muro azul” demócrata en el Medio Oeste y también en Pensilvania donde ganó hace cuatro años.

En Wisconsin, la campaña de Trump dijo el miércoles por la tarde que exigirá un recuento. Solo quedan unos 300 votos en Wisconsin de un municipio que quedan por contarse, según funcionarios estatales.

«El presidente está dentro del umbral para solicitar un recuento y lo haremos de inmediato», dijo el gerente de campaña de Trump, Bill Stepien, en un comunicado.

Stepien señaló que los resultados muestran «una carrera muy ajustada como siempre supimos que sería» y afirmó que había irregularidades en varios condados de Wisconsin, pero no especificó cuáles cree la campaña que son esas irregularidades.

publicidad

Los candidatos pueden solicitar un recuento si están dentro del 1% del total de votos del ganador, pero el recuento no se puede solicitar formalmente hasta que se complete el conteo, que podría ser hasta el 17 de noviembre.

Dichas solicitudes deben incluir una base para el recuento, que puede consistir en una afirmación general de que se cometió un error o fraude en un barrio específico, pero también puede incluir otros motivos como defecto, irregularidad o ilegalidad en la conducción de la elección.

Es muy raro que un margen de 20.000 votos se revierta en un recuento. Pero debido a que el margen de la ventaja de Biden es inferior al 1%, la campaña de Trump está en su derecho de solicitar un recuento.

El presidente dijo sin fundamento que las elecciones, que le parecieron más favorables el martes por la noche antes de que comenzaran a tabularse las votaciones anticipadas, le están siendo robadas y exige que se detenga el conteo de votos. Una aparición en el Salón Este de la Casa Blanca a primera hora, en la que afirmó falsamente la victoria, representó su amenaza más descarada hasta ahora contra los principios democráticos que sustentan el sistema político estadounidense.

«En lo que a mí respecta, ya lo hemos ganado», dijo Trump, pintando un cuadro que no concuerda con el verdadero estado de la carrera. Anteriormente, Biden había advertido que cada lado debía esperar a que se contaran los votos, diciendo que «tendremos que ser pacientes hasta que terminemos el arduo trabajo de contar los votos».

Y aunque el presidente amenazó con impugnar las elecciones legales, la votación en sí se desarrolló en gran medida de manera pacífica, sin violencia en los lugares de votación ni intimidación a las personas que votaban, algo que se había temido ampliamente, especialmente teniendo en cuenta los intentos de Trump por desacreditar la elección antes de tiempo.

No obstante, la elección no se convirtió en el repudio total del presidente y su mandato que los demócratas esperaban. Trump demostró un vínculo notable con su base de votantes principalmente blancos en áreas rurales y una nueva conexión con grupos de votantes latinos en algunos estados. Destrozó las esperanzas demócratas de apoderarse del bastión rojo de Texas y logró una impresionante victoria en Florida, donde Biden tuvo un desempeño muy inferior con los votantes hispanos.

Una ola azul que muchos demócratas buscaban para acabar con la mayoría republicana en el Senado de Mitch McConnell no se ha concretado hasta ahora, aunque algunas contiendas clave aún están indecisas. Y a pesar de intentar expandir su mayoría en la Cámara, los demócratas perdieron varios escaños y algunos republicanos en riesgo se aferraron al suyo.

Estados Unidos ahora parece estar listo para horas o incluso días de incertidumbre con los recuentos de votos posiblemente cediendo a batallas legales en varios estados en un momento en que el país ya es sacudido por la peor crisis de salud pública en 100 años. Mientras los ojos de la nación estaban puestos en las elecciones del martes, otros 1.048 ciudadanos murieron a causa del covid-19, una enfermedad que, según el presidente, prácticamente ha desaparecido, y de la cual han fallecido 232.000 estadounidenses.

Biden toma la delantera en Michigan

Biden avanzó ligeramente en Michigan después de que se publicaran varios lotes de votaciones tempranas el miércoles temprano. La secretaria de Estado de Michigan, Jocelyn Benson, dijo al mediodía que alrededor de 100.000 boletas aún están pendientes en todo el estado, y muchas de esas boletas provienen de áreas fuertemente demócratas. Ella dijo que es «optimista», la mayoría de esas papeletas serán tabuladas al final del día de hoy.

«Soy optimista de que al final del día la mayoría de nuestras boletas serán tabuladas», afirmó.

La secretaria del condado clave de Wayne en los suburbios de Michigan, Cathy Garrett, le dijo a CNN que los funcionarios electorales aún cuentan los votos y que no estimaría cuándo podrían concluir los funcionarios. El condado informa que se ha contado más del 64% de los emitidos allí.

El condado de Wayne es el condado más grande de Michigan e incluye Detroit y su área metropolitana.

En Pensilvania, Trump está por delante por menos de 500.000 votos, pero la secretaria de Estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, dijo a los periodistas el miércoles que aún quedan «millones de votos» en el estado por contar.

El gobernador demócrata de Pensilvania, Tom Wolf, dijo el miércoles por la mañana que la acumulación de votos que aún no se han procesado puede retrasar tanto el resultado que «es posible que no conozcamos los resultados incluso hoy», dijo.

Biden tiene pocas pistas en Arizona y Nevada. Trump ha ganado unos 86.000 votos en Georgia, pero varios condados fuertemente demócratas aún no han terminado sus conteos. A media mañana del miércoles, el secretario de Estado Brad Raffensperger dijo que quedan por contabilizar unos 200.000 votos, incluso en los condados de DeKalb y Fulton.

CNN proyecta que Biden ganará al menos tres de los cuatro votos electorales de Maine, Wisconsin, Hawái, Rhode Island, Minnesota, Virginia, California, Oregón, Washington, Illinois, Nuevo Hampshire, Nuevo México, Colorado, Connecticut, Nueva Jersey, Nueva York, Vermont, Delaware, Washington, DC, Maryland, Massachusetts y uno de los cinco votos electorales de Nebraska. Nebraska y Maine otorgan dos votos electorales a su ganador estatal y dividen sus otros votos electorales por distrito del Congreso.

CNN proyecta que Trump también ganará en Montana, Texas, Iowa, Idaho, Ohio, Mississippi, Wyoming, Missouri, Kansas, Utah, Louisiana, Alabama, Carolina del Sur, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Arkansas, Indiana, Oklahoma, Kentucky, Virginia Occidental y Tennessee y cuatro de los cinco votos electorales de Nebraska.

La escalofriante amenaza de Trump al conteo de votos

Trump asegura, sin pruebas, que ganó 8:28

Trump intentó reclamar la victoria en la carrera presidencial y pidió que se detenga el conteo legítimo de votos que está en curso.

«Esto es un fraude contra el público estadounidense. Es una vergüenza para nuestro país. Nos preparábamos para ganar esta elección. Francamente, ganamos esta elección. Ganamos esta elección», dijo el presidente.

Trató de engañar al país al insinuar que las personas todavía estaban votando después del cierre de las urnas. Pero los votos contados fueron emitidos legalmente. Pensilvania permite el recuento de las boletas que fueron mataselladas el día de las elecciones y que lleguen hasta el viernes.

«Queremos que todas las votaciones se detengan. No queremos que encuentren boletas a las cuatro de la mañana y las agreguen a la lista», dijo Trump y prometió llevar la elección a la Corte Suprema.

Biden salió a hablar ante el presidente cerca de su sede de campaña en Wilmington, Delaware. Si bien dijo que estaba seguro de que ganaría, no hizo un reclamo de victoria.

«No termina hasta que se cuenten todos los votos», dijo Biden. «No es mi lugar ni el de Donald Trump declarar quién ganó estas elecciones. Esa es la decisión del pueblo estadounidense».

Incluso dentro del breve discurso de Trump, hubo una evidente inconsistencia en su posición cuando abogó para que los votos se siguieran contando en Arizona, un estado que él cree que es más favorable para él, al tiempo que expresó su enojo porque una cadena lo había llamado temprano. CNN no ha proyectado un ganador en Arizona.

Celebró sus victorias en Florida y Ohio, y afirmó haber ganado varios estados que CNN aún tiene que proyectar.

La directora de campaña de Biden, Jen O’Malley Dillon, calificó el discurso de Trump como «un esfuerzo desnudo por quitarle los derechos democráticos a los ciudadanos estadounidenses».

«La declaración del presidente esta noche sobre tratar de cerrar el conteo de los votos debidamente emitidos fue indignante, sin precedentes e incorrecta», afirmó. «Fue algo sin precedentes porque nunca antes en nuestra historia un presidente de Estados Unidos había tratado de despojar a los estadounidenses de su voz en una elección nacional. Habiendo alentado los esfuerzos republicanos en varios estados para evitar el recuento legal de estas papeletas antes del día de las elecciones, ahora Donald Trump dice que estas papeletas tampoco pueden contarse después del día de las elecciones».

Trump gana dos estados imprescindibles

Las victorias de Trump en Florida y Ohio fueron cruciales para mantener abierto su camino para ganar un segundo mandato.

Los demócratas de Florida estaban preocupados temprano en la noche por el populoso sur del condado de Miami-Dade, donde Biden parecía tener un desempeño inferior al de Clinton en 2016.

El déficit inicial de Biden en Miami-Dade podría ser una señal de lo que fue aparente en las encuestas preelectorales que sugerían que el presidente había incursionado en el apoyo tradicional demócrata con hombres negros y latinos. El expresidente Barack Obama hizo dos viajes a Miami-Dade en los últimos días de la carrera para aumentar la participación.

Miami-Dade, donde Biden todavía es probable que gane, tiene grandes concentraciones de votantes de ascendencia cubana y venezolana que tienden a ser más conservadores que otros grupos latinos y fueron atacados por el presidente con afirmaciones de que los demócratas eran afines a los socialistas.

El presidente también obtuvo una victoria impresionante en Ohio, un estado que los demócratas alguna vez pensaron que podían arrebatarle al presidente.

Biden se desempeña bien en Arizona

Joe Biden parece haber logrado avances significativos en Arizona, donde los cambios demográficos han acelerado el cambio del estado del territorio republicano tradicional a un posible repunte demócrata. La impopularidad del presidente y el rápido crecimiento del estado, desde su creciente población latina hasta la afluencia de jubilados del Medio Oeste y otras partes del país, ha hecho que su política sea más impredecible, incluso en solo los cuatro años desde 2016, cuando Trump venció a Hillary Clinton en el estado por 49% a 45,5%.

Clinton acumuló márgenes demócratas en el populoso condado de Maricopa, que incluye Phoenix y sus suburbios, y la mayoría de los votantes del estado, y Biden parece continuar esa tendencia el martes por la noche, con una fuerte participación en ese condado clave.

Incluso dentro del mosaico de retornos tempranos, surgieron algunas tendencias que apuntaban al hecho de que es una carrera muy diferente a la de 2016. En estados como Ohio y partes de Florida, Biden parece tener un mejor desempeño en los suburbios que Clinton hace cuatro años. Al mismo tiempo, el equipo del presidente parece haber tenido éxito en la participación de sus votantes como se prometió, en algunos casos compensando lo que parecía ser una ventaja para los demócratas en el conteo anticipado de votos en estados clave.

Es posible que los resultados no se conozcan durante días

Durante semanas, Trump ha enfatizado el mensaje de que los votantes deben conocer los resultados la noche de las elecciones –aunque rara vez es el caso en Estados Unidos–, al tiempo que sugiere que un conteo posterior podría ser un signo de irregularidades en la votación, aunque no hay la evidencia que respalde eso y el conteo ha sido mucho más complejo en este ciclo porque muchas personas emitieron sus votos por correo para mantenerse a salvo durante la pandemia.

El estado de Pensilvania, un posible punto de inflexión, puede sufrir algunas de las demoras más largas, no solo por su papeleta muy compleja con sus sobres internos y externos, sino también porque a los funcionarios electorales no se les permitió comenzar a contar las papeletas de voto por correo hasta el día de las elecciones. A última hora de la noche del martes, el secretario de estado de Pensilvania instó a tener paciencia y les dijo a los observadores de resultados que esperen que los lotes de totales de votos lleguen por montones durante toda la noche.