CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

«No existe el voto latino»: los resultados de las elecciones 2020 revelan un electorado complejo

Por Nicole Chávez

(CNN) — Antonio Torres condujo a diferentes ciudades del sur de Texas ondeando una gran bandera Trump 2020 todos los fines de semana durante los últimos tres meses.

La pequeña caravana de autos a la que el agente de seguros, de 51 años, se unió inicialmente en la ciudad fronteriza de McAllen, el verano pasado, creció a más de cien autos antes del día de las elecciones. La región había sido históricamente un bastión demócrata, pero la semana pasada vio una carrera más reñida que antes.

«Tengo mucha confianza en que de ahora en adelante, las elecciones aquí abajo ya no serán unilaterales», dijo Torres. «Va a haber competencia».

Tanto el presidente Donald Trump como el presidente electo Joe Biden se beneficiaron de la alta participación de votantes latinos en Estados Unidos. Sin embargo, el apoyo que recibieron de este electorado diverso y complejo, de aproximadamente 32 millones de personas, y por qué, varió en diferentes partes del país.

Una encuesta a boca de urna de CNN a nivel nacional muestra que Biden capturó el 66% del grupo en todo el país, que es el mismo que recibió la candidata demócrata Hillary Clinton hace cuatro años. Trump obtuvo más votantes latinos con un 32%, en comparación con un 28%, en 2016.

¿Por qué los latinos apoyaron más a Trump ahora que en 2016? 1:37

«Si se nos considera demócratas naturales o republicanos naturales, se nos está subestimando como pensadores políticos», dijo Geraldo Cadava, profesor en la Northwestern University y autor de «The Hispanic Republican: The Shaping of an American Political Identity, from Nixon to Trump».

publicidad

Expertos como Cadava y líderes de algunos de los grupos de defensa política latina más prominentes del país dijeron que los resultados de las elecciones deberían enviar una señal rotunda a ambos partidos de que conectarse con los latinos mucho antes de las elecciones y comprender su identidad política es clave.

«Hay una diversidad tan grande que creo que la mayoría de los estadounidenses ni siquiera han comenzado a comprender», dijo Cadava.

Así es como las grandes diferencias entre los latinos pueden haber influido en los resultados de las elecciones en Texas, Arizona y Florida.

Una región demócrata confiable en Texas está cambiando

Ross Barrera se mostró escéptico cuando alguien sugirió organizar una manifestación de vehículos «Trump Train» en el condado Starr, que se encuentra en el extremo sur del estado y en una región predominantemente poblada por mexicano-estadounidenses.

«¿Tenemos suficientes republicanos para hacer esto?», cuestionó el presidente republicano del condado a KSAT, afiliada de CNN, recordando la conversación.

Biden ganó el 52% de los votos en el condado rural de Starr después de que Hillary Clinton ganó el 79% de los votos, según el secretario de Estado de Texas. Starr fue uno de varios condados en el Valle del Río Grande del estado que obtuvo más votos republicanos este año que en las elecciones presidenciales de 2016.

En entrevistas con CNN, los republicanos en el Valle del Río Grande dijeron que algunos aspectos de la cultura méxico-estadounidense se alineaban con el mensaje de Trump, incluido que él valora la vida, la familia y la libertad religiosa.

«Está trayendo a Dios de regreso a nuestro país, cambios en las regulaciones que ponen un freno a nuestra economía y habla con sencillez como el estadounidense promedio», dijo Minerva Simpson, una agente de préstamos hipotecarios, de 54 años, y que vive en Harlingen, Texas.

Minerva Simpson, de Harlingen, Texas, dice que vio crecer el número de partidarios de Trump en la región en los últimos meses.

Si bien la inmigración ha atraído a muchos votantes latinos a las urnas durante décadas, para muchos que viven a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, la economía, el empleo y la respuesta a la pandemia del nuevo coronavirus ocuparon un lugar aún más alto este año.

Algunos mexicano-estadounidenses en el Valle del Río Grande vieron a Trump como alguien que les dio una voz después de que los demócratas los dieron por sentado, dijo Cadava.

«[La región] ha sido una especie de remanso político que los demócratas han dado por sentado durante mucho tiempo, dijo el analista Cadava. «Ya sea que estés en desacuerdo con sus políticas o no, él [Trump] dijo que tenía una respuesta a sus problemas. Iba a hacer grande a Estados Unidos de nuevo, iba a mejorar la economía e iba a crear empleos», dijo.

La región se encuentra entre las más pobres del estado y el acceso limitado a la atención médica complicó las cosas cuando se convirtió en un punto de acceso principal de covid-19 en Texas durante el verano.

Una de varias vallas publicitarias vistas en Harlingen, Texas, en apoyo de la campaña presidencial de Trump.

La ley y el orden también se convirtieron en un tema clave. Muchos agentes de la Patrulla Fronteriza y agentes del orden en la región son latinos, según Domingo García, presidente de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC).

«Cuando hablas de desfinanciar a la policía y no te enfrentas a ese tipo de retórica, deja una oportunidad para que los republicanos entren y se aprovechen de eso», dijo García.

Algunas personas también cuestionaron si los demócratas tuvieron suficiente alcance en la región.

Tres días antes de las elecciones y el último día de votación anticipada en el estado, la entonces candidata a la vicepresidencia, Kamala Harris, se detuvo en Edinburg, la tercera ciudad más grande del Valle del Río Grande.

Aunque algunos vieron la visita de Harris a la región como una señal de fortaleza, dijo Cadava, otros la consideraron como una debilidad porque los demócratas estaban preocupados por su participación en las elecciones.

La SB 1070 impulsó a los latinos a movilizar a los votantes

Bash Herrera había hecho campaña con candidatos demócratas durante aproximadamente tres años cuando la semana pasada votó por primera vez en una elección presidencial.

Al crecer en Glendale, Arizona, su familia mexicana-estadounidense vivía de cheque en cheque. La política no estaba en sus mentes.

El joven, de 20 años, dice que comenzó a registrar personas para votar como una forma de ganar dinero. Continuó haciéndolo porque se dio cuenta de que las luchas de los demás reflejaban las suyas y estaban dispuestos a hacer más para mejorar sus vidas.

«Cuando se trata de la mayoría de las cosas que la gente necesita y le importa para tener una buena calidad de vida, es desproporcionadamente la gente de color la que no tiene esas cosas, ya sea atención médica, educación o un salario digno», dijo Herrera.

Herrera fue parte de un movimiento de base que provocó una mayor participación latina en un estado que tradicionalmente ha votado por republicanos.

Los votantes dijeron que el apoyo a Biden fue impulsado por la respuesta de la administración Trump a la pandemia de covid-19 y su retórica de inmigración. Biden obtuvo el 63% del voto latino en el estado, según los resultados preliminares de una encuesta a boca de urna de CNN a nivel nacional.

Entre los votantes jóvenes de Arizona, Biden fue el candidato elegido por más de 2 a 1, según las encuestas de salida nacionales.

«La gente quiere estar bien durante esta pandemia. La gente no quiere morir. La gente no quiere ser desalojada. La gente quiere tener un salario digno. La gente quiere tener una buena educación para sus hijos. La gente quiere tener atención médica», dijo Herrera.

En la última década, la creciente población mexicano-estadounidense del estado se ha vuelto más activa políticamente gracias a grupos de base nacidos en parte por la resistencia a la SB 1070, la controvertida ley de inmigración de 2010 del estado que permite a la policía verificar el estado migratorio de cualquier persona sospechosa de estar en el país ilegalmente.

En ese momento, Eduardo Sainz, director estatal de Mi Familia Vota en Arizona, vio a sus seres queridos y vecinos, que estaban aterrorizados por la SB 1070, huir a otros estados. La ley, dijo, provocó que muchos otros tomaran medidas.

Maggie Acosta, miembro de UNITE HERE en Arizona, visitó vecindarios en el condado de Maricopa el mes pasado.

«Comencé a hacer este trabajo porque quería asegurarme de que mi comunidad fuera respetada», dijo Sainz en una llamada con los periodistas, la semana pasada.

Se convirtieron en organizadores y pasaron años tocando puertas, educando y movilizando a los votantes. Antes de las elecciones de 2020, Mi AZ, una coalición de seis organizaciones en el estado, planeaba movilizar a un millón de votantes de color y votantes jóvenes para apoyar a los demócratas.

«Nuestra comunidad ha sido atacada durante años y con esta votación estamos enviando un mensaje muy claro de que ya no lo vamos a aceptar», dijo Adonías Arévalo, director estatal de Poder Latinx en Arizona. «Movilizaremos y elegiremos candidatos que respetarán a nuestra comunidad».

Y aunque ven su papel en la votación de esta elección en Arizona como una gran victoria, los defensores dicen que la lucha no ha terminado.

Muchas de las batallas que los llevaron al activismo aún no se han ganado.

«Tenemos que seguir organizándonos y asegurarnos de que realmente hagan lo que los elegimos para hacer, que es representarnos y luchar por nosotros», dijo Herrera.

Las falsas acusaciones de socialismo influyeron en algunos latinos de Florida

La pandemia de covid-19 había impedido que German Pinelli y su familia llevaran su música de salsa cubana a los clubes de Miami durante meses cuando una de sus canciones se convirtió en un elemento básico en los mítines de Trump en Florida.

«Ay, ay, ay, ay por Dios. Yo voy a votar, por Donald Trump», cantaba la banda de Pinelli, Los 3 de la Habana, frente a una multitud de personas con sombreros con las siglas MAGA.

La banda cubana de salsa Los 3 de La Habana canta durante un mitin de campaña de Trump, en el Bayfront Park Amphitheatre, en Miami.

La banda estaba actuando en una fiesta de cumpleaños en Miami, en septiembre, cuando el hijo de Pinelli cambió el coro habitual de su canción «Cuba is Me» en un momento que se transmitió en vivo en Facebook y había sido compartido por decenas de miles de personas. La idea surgió después de que un compañero partidario de Trump en la fiesta les dijera que esperaba que uno de sus vecinos, que es demócrata, no llamara a la policía para quejarse de la música del partido.

La canción apareció en un anuncio de campaña nacional de Trump y Pinelli, de 48 años, dijo que demostraba que Trump no odia a los inmigrantes.

Trump derrotó a Biden en Florida después de que casi la mitad de los votantes latinos en el estado, incluidos Pinelli y su familia, votaron por el presidente, según los resultados preliminares de una encuesta de salida de CNN a nivel nacional. (Biden recibió el 52% de los votos entre los latinos en comparación con el 47% de Trump).

Los demócratas estaban preocupados por la capacidad de Biden para cortejar a los latinos en Florida antes del día de las elecciones, lo que llevó a su campaña a invertir mano de obra y dinero allí. Pero la campaña de Trump ya se había centrado en los evangelistas latinos del estado y en el condado de Miami-Dade, el condado más poblado del estado y hogar de una gran cantidad de inmigrantes cubanos y venezolanos, quienes tienden a ser más conservadores que otros.

Algunos latinos conservadores en el sur de Florida, particularmente cubano-estadounidenses y venezolanos, vincularon a Biden y otras figuras del Partido Demócrata con los regímenes socialistas latinoamericanos a los que temen.

«Si algo huele a socialismo o es un poco similar no nos gusta, no lo queremos para el futuro de nuestros hijos», dijo Pinelli.

Los demócratas son comparados con socialistas

Durante meses, la campaña de Trump retrató a Biden como un socialista en memes en redes sociales, anuncios en español que lo comparaban con el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y el dictador cubano Fidel Castro, y realizó una gira de «Luchadores contra el socialismo» en Florida, el mes pasado.

Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad Internacional de Florida, dijo que la idea entre algunos latinos es que «los demócratas son socialistas, radicales o de izquierda e incluso si no lo son, estarían sujetos a las presiones de Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez».

Biden ha disputado repetidamente esas afirmaciones y su campaña primaria, en la que se enfrentó ideológicamente con el senador de Vermont, Bernie Sanders, y su historial durante más de 40 años en el ojo público, ha dejado poco espacio para la confusión sobre su posición.

El expresidente Barack Obama les aseguró a los asistentes a un autocine en North Miami, el mes pasado, que Biden no era socialista.

«Parte de la retórica que están escuchando aquí en el sur de Florida, es simplemente inventada, es una tontería», dijo Obama. «¡Al escuchar a los republicanos, pensarían que Joe era más comunista que los Castro! No caigan en esa basura».

«Lo que es cierto», agregó Obama, «es que defenderá a la gente común … promoverá los derechos humanos en Cuba y en todo el mundo, y no mimará a los dictadores como lo hace nuestro actual presidente».

Los asistentes al mitin Evangelicals For Trump animan al presidente en la iglesia El Rey Jesús, en Miami, a principios de este año.

Hay casi 2,5 millones de latinos registrados para votar en Florida, lo que representa el 17% de los votantes registrados del estado, según el Centro de Investigación Pew. El número de demócratas registrados es más alto que el de republicanos, pero los votantes sin afiliación partidaria están muy por detrás.

Algunos de esos votantes son evangélicos a quienes algunos expertos han llamado los «votantes indecisos por excelencia».

«Los evangélicos hispanos son políticamente desamparados», dijo el Rev. Gabriel Salguero, presidente de la Coalición Nacional Evangélica Latina y copastor principal de The Gathering Place, en Orlando Florida.

Influencia de políticos colombianos en elecciones de EE.UU. 3:16

Los evangélicos hispanos no son «votantes de un solo tema». Se oponen al derecho al aborto mientras apoyan la reforma de inmigración y justicia penal. Salguero dice que se sintieron desanimados por la retórica xenófoba y antinmigrante de Trump, pero su campaña tuvo conversaciones más largas y sostenidas, lo que marcó la diferencia para algunos evangélicos.

Trump lanzó su coalición «Evangélicos con Trump» en enero, en el Ministerio Internacional El Rey Jesús, una megaiglesia del sur de Miami con una gran congregación de habla hispana, y continuó involucrándolos durante meses.

A medida que finaliza el ciclo electoral, los expertos y defensores, incluidos Cadava y Salguero, están de acuerdo en que los latinos no pueden ser vistos como un monolito.

Los latinos han llegado a Estados Unidos de diferentes lugares y por diferentes razones. Algunos han vivido en el país durante generaciones, tienen diferentes antecedentes de clase y diferentes ideas sobre el sexo y el género.

«No existe el voto latino. Sin embargo, hay millones de latinos que votan», dijo Cadava.

— Catherine Shoichet, de CNN, contribuyó a este informe.