CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | William Barr rompe con la fantasía electoral de Trump

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — El secretario de Justicia de Estados Unidos, William Barr, acaba de asestar el golpe más creíble a las mentiras de Donald Trump sobre el robo de la elección, precisamente porque antes solía parecer más el abogado personal del presidente que un árbitro neutral de la justicia.

Trump ha sufrido repetidas y vergonzosas derrotas en los tribunales. Gobernadores republicanos y secretarios de Estado han certificado resultados que muestran que perdió el 3 de noviembre. Y hasta ahora no ha logrado organizar un golpe de Estado en el Colegio Electoral.

Pero la admisión de Barr el martes de que su Departamento de Justicia ha buscado un fraude electoral significativo pero no ha encontrado ninguno que cambie el resultado, seguramente será tratada como una traición por parte de un presidente que exige lealtad jurada de sus subordinados.

Los comentarios de Barr a Associated Press sobre la elección –que declararon lo que todo observador objetivo sabe que es cierto– tuvieron tal magnitud porque reflejan la medida en que Trump y sus asistentes han roto las barreras democráticas de Washington.

Al contradecir el sueño febril de Trump sobre el fraude electoral, Barr, al final, se resistió a ser la versión moderna del abogado de Nueva York Roy Cohn del presidente.

Su decisión representó un fracaso final del intento a menudo exitoso de Trump de convertir al Departamento de Justicia en un arma política personal y potente. Por más que lo intentó, Trump nunca ha encontrado un reparador igual a su antiguo abogado de Nueva York, Cohn, el notorio abogado de la mafia y asistente de la era McCarthy para quien la lealtad a sus clientes significaba la voluntad de romper cualquier regla.

publicidad

La herejía política de Barr se produjo en un día en que también quedó claro que la salida del presidente de la Casa Blanca estará acompañada de las mismas nubes de escándalo, artimañas constitucionales y tácticas legales politizadas que dieron forma a la presidencia más disruptiva de los tiempos modernos.

Barr le ofreció al presidente un premio de consolación al anunciar que había designado al fiscal John Durham, que ha estado investigando los orígenes de la investigación de Rusia, como fiscal especial. Esto no es un mero cambio de título: la designación significa que Durham continuará con su trabajo durante la administración de Biden, y se convierte en una mina política preparada por Barr para quien sea que el presidente electo elija para reemplazarlo.

Los riesgos inherentes a la continua negación de la realidad por parte de Trump y las afirmaciones de que la elección fue corrupta –que sus seguidores aceptan con entusiasmo– se están volviendo cada vez más claros en la tensión impuesta a los funcionarios electorales republicanos.

Gabriel Sterling, gerente de implementación de sistemas de votación en la oficina del secretario de Estado de Georgia, hizo un emotivo llamado el martes para que el presidente denunciara las amenazas que enfrentan los funcionarios electorales.

«Todo ha ido demasiado lejos», dijo Sterling, un republicano.

«Alguien va a resultar herido, alguien va a recibir un disparo, alguien va a morir y eso no está bien».

Pero en una fiesta de Navidad en la Casa Blanca el martes por la noche, que presentó poco distanciamiento social en un día en que más de 2.400 estadounidenses murieron de covid-19, Trump nuevamente afirmó falsamente que había ganado las elecciones y reflexionó sobre «otros cuatro años» en el cargo, ya sea ahora o después de las elecciones de 2024.

LEE: El silencio del Partido Republicano sobre las falsedades electorales de Trump recuerda la era McCarthy

Enfoque en los indultos de última hora

Varias historias extraordinarias también salieron a la luz el martes, relacionadas con la avalancha de indultos egoístas que se espera que el presidente otorgue antes del 20 de enero, que personificaron la corrupción que encubría su Casa Blanca.

Varios asociados de Trump están apelando al presidente con la esperanza de obtener indultos preventivos antes de que deje el cargo, incluido su abogado personal Rudy Giuliani, dijeron las fuentes a CNN. El exalcalde de Nueva York negó las afirmaciones que fueron reportadas por primera vez por The New York Times.

Y en otro hecho salvaje, los registros judiciales no clasificados muestran que el Departamento de Justicia está investigando la posible canalización de dinero a la Casa Blanca o al comité político a cambio de un indulto presidencial.

Dada la inmoralidad política y la queja que ha rodeado a una Casa Blanca plagada de flagrantes conflictos de intereses desde el primer día, es poco probable que estas sean las últimas revelaciones de este tipo antes de que Trump deje el cargo en siete semanas.

‘No hemos visto fraude…’

Barr, quien en una entrevista con Wolf Blitzer de CNN antes de las elecciones respaldó las afirmaciones de Trump de que la votación por correo no era segura, dio la impresión de que buscaba un fraude masivo pero no pudo encontrar ninguno.

«Hasta la fecha, no hemos visto fraude a una escala que pudiera haber tenido un resultado diferente en las elecciones», dijo Barr a la AP en comentarios que contradecían directamente las afirmaciones de Trump de que la presidencia fue robada.

Un efecto dominó inmediato de las declaraciones del secretario de Justicia será hacer que los senadores republicanos, incluido el líder de la mayoría, Mitch McConnell, que se niega a referirse a Joe Biden como presidente electo, parezcan aún más falsos.

Barr ha tomado medidas repetidas durante su segundo mandato en el Departamento de Justicia que parecen calculadas para priorizar los objetivos políticos de Trump mientras promueve su propia visión de un poder presidencial expansivo.

En su maniobra más notoria, Barr entregó un resumen engañoso del informe del fiscal especial Robert Mueller antes de que la investigación sobre el escándalo de Rusia se hiciera pública, lo que provocó que su autor protestara. El secretario de Justicia se hizo eco de la ira del presidente por los confinamientos por coronavirus y los llamó, además de esclavitud, «la mayor intromisión en las libertades civiles en la historia de Estados Unidos».

Barr también pidió que el Departamento de Justicia se hiciera cargo de la defensa del presidente en una demanda por difamación presentada en su contra por Jean E. Carroll, quien lo acusó de agresión sexual. Y ordenó a sus fiscales que desestimaran los cargos contra el primer asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, quien desde entonces ha sido indultado por el presidente.

LEE: William Barr dice que no hay evidencia de fraude generalizado en las elecciones presidenciales

A pesar de ofrecer ese servicio al presidente, ha habido indicios de que Trump se ha sentido cada vez más frustrado con Barr. Atacó al secretario de Justicia antes de las elecciones, quejándose de que no había acusado a los funcionarios de la era de Obama por su papel en la investigación de Rusia.

La tensión sugirió que, a pesar de todos los aparentes movimientos de Barr para aplacar a Trump y su clara simpatía con el presidente por la investigación de Rusia en particular, se mantuvo dentro de las líneas de evidencia y procedimiento legal sobre el tema de la interferencia electoral.

Al hacerlo, se convirtió en el miembro más reciente del sistema legal y de seguridad nacional de Estados Unidos en frustrar la toma de poder del presidente. Esas cifras incluyen al exsecretario de Justicia Jeff Sessions, quien enfureció a Trump al abstenerse en la investigación sobre Rusia y llevó al presidente a preguntar: «¿Dónde está mi Roy Cohn?», según un informe de The New York Times.

Los acontecimientos del período postelectoral muestran que el papel de Cohn lo está desempeñando otro neoyorquino, que no está permitiendo que las pruebas o los hechos se interpongan en su defensa conspirativa del presidente: Giuliani.

Un nuevo fiscal especial

La decisión de Barr de investir a Durham con los poderes de un fiscal especial para continuar investigando si los funcionarios de inteligencia y las fuerzas del orden violaron la ley al investigar la campaña de Trump de 2016 fue una sorpresa.

Dijo en una orden que la medida era de «interés público» y que Durham debería presentar un informe al secretario de Justicia cuando terminara –presumiblemente al jefe del Departamento de Justicia que será nombrado por Biden.

La decisión generó preocupación por una mayor interferencia política, ya que la investigación en curso permitirá a los republicanos y a los comentaristas de los medios conservadores generar la impresión de un presunto escándalo desde el primer día de la administración de Biden. También permitirá a Trump, que está mostrando todos los indicios de continuar su participación política cuando deja el cargo, mantener sus teorías de conspiración sobre la llamada «cacería de brujas» de Rusia.

El representante Adam Schiff, presidente de la Comisión Selecta Permanente de Inteligencia de la Cámara de Representantes, acusó a Barr de utilizar la ley de fiscales especiales «para continuar una investigación con motivaciones políticas mucho después de que Barr deje el cargo».

«Habiendo politizado el Departamento de Justicia desde sus primeros días en el cargo, es una coda apropiada que Barr buscaría hacer en sus últimos días», dijo el demócrata de California en un comunicado.

Pero el aliado de Trump, el senador Lindsey Graham, un republicano de Carolina del Sur que, como Barr, ha estado bajo una feroz presión del presidente para investigar la investigación original de Rusia, ofreció una vista previa de cómo podría aprovechar el papel de Durham durante la administración de Biden.

«Para restaurar la credibilidad del Departamento de Justicia y del FBI después de este vergonzoso episodio, las personas deben rendir cuentas, ya sea mediante un proceso penal o una acción administrativa», dijo Graham.

La controversia de Durham se vio rápidamente ensombrecida por las revelaciones sobre los indultos presidenciales.

Una fuente familiarizada con el asunto dijo que los asociados de Trump que abordan el tema de los indultos preventivos que buscarían protegerlos del enjuiciamiento incluyen a Giuliani, quien ha liderado las batallas legales del presidente para anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 en su papel de abogado personal de Trump.

Giuliani negó haber discutido un indulto preventivo con el presidente, y le dijo a CNN que «The New York Times está completamente equivocado». Además, negó haber hablado con alguien en la Casa Blanca sobre un indulto para sí mismo. También abundan las especulaciones de que el presidente ofrecerá indultos generales a los miembros de su familia e incluso a sí mismo, en lo que sería una maniobra constitucionalmente dudosa.

Katelyn Polantz, Jim Acosta, Katelyn Collins y Michael Warren de CNN contribuyeron a esta historia.