CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

La lección mortal que dejó la gripe de 1918 para los feligreses que van a las iglesias y que viven la pandemia de covid-19

Por Kristen Rogers

(CNN) — Hacer o no reuniones ha sido la cuestión en la vanguardia de las mentes de los líderes religiosos de hoy y los miembros de sus iglesias. Durante la pandemia de influenza de 1918 que finalmente mató entre 50 y 100 millones de personas, diferentes respuestas a la misma pregunta resultaron en el bienestar colectivo o una pérdida devastadora generalizada de personas.

La Corte Suprema de EE.UU. decidió recientemente en una votación 5-4 otorgar a las organizaciones religiosas en el estado de Nueva York un alivio de las restricciones sobre el número de personas que asisten a servicios religiosos. A la luz de este desarrollo, mirar un siglo hacia atrás puede ofrecernos una guía para las instituciones religiosas que decidan permanecer cerradas o reabrir.

Durante la pandemia de influenza de 1918, instituciones religiosas de todo el mundo cerraron sus puertas para salvar vidas.

Pandemia de influenza de 1918: aniquilación autoinflingida

En 1918, muchas iglesias de todo el mundo cerraron sus puertas para salvar vidas. Sin apoyo financiero, algunas iglesias eventualmente cerraron permanentemente, mientras que otras sobrevivieron con donaciones entregadas y sirviendo como hospitales en lugar de santuarios. Para algunas familias, la casa se convirtió en el altar.

Aquellos que se negaron a adaptarse a la pandemia cosecharon las consecuencias.

Los domingos «sin iglesia» dejaron las ciudades vacías en 1918.

En Zamora, España, «se alentaron positivamente las reuniones masivas, y con un 3%, o más del doble del promedio nacional, Zamora tenía la tasa de mortalidad más alta de todas las ciudades de España», escribió la periodista científica Laura Spinney en su libro «Pale Rider: The Spanish Flu of 1918 and How It Changed the World«.

En septiembre, un obispo local se rebeló contra las autoridades sanitarias al ordenar oraciones vespertinas durante nueve días «en honor a San Rocco, el santo patrón de la peste y la pestilencia, porque el mal que había caído sobre los zamoranos se debía a nuestros pecados e ingratitud, por lo cual el brazo vengador de la justicia eterna ha caído sobre nosotros’”, escribió Spinney.

publicidad

El primer día de culto, «repartió la Sagrada Comunión a una gran multitud en la Iglesia de San Esteban. En otra iglesia, se pidió a la congregación que adorara las reliquias de San Rocco, lo que significaba hacer fila para besarlas», escribió.

«La religión organizada dio forma a la pandemia de manera mucho más obvia entonces que ahora, y era más probable que prevaleciera sobre la salud pública», dijo Spinney a CNN por correo electrónico. «En las páginas de los periódicos de Zamora… se imprimió un aviso que anunciaba una misa próxima en una de las iglesias de la ciudad junto a una advertencia para evitar multitudes. Nadie pareció notar la incompatibilidad de los dos».

Los feligreses siguieron consejos de sus líderes religiosos en vez de los líderes de salud pública

Un mes después, señala Spinney en su libro, el obispo escribió que la ciencia había demostrado ser ineficaz y que la gente estaba empezando a «volver los ojos hacia el cielo». La gente continuó asistiendo a reuniones en catedrales y calles abarrotadas. Cuando los funcionarios de salud intentaron prohibir las reuniones, el obispo los acusó de interferir en los asuntos de la Iglesia.

No asistir a los servicios religiosos significaba que algunas personas realizaban otras actividades los domingos.

A mediados de noviembre, Zamora había sufrido más enfermedades y muertes por la pandemia de la influenza que cualquier otra ciudad española. Aunque sacerdotes y feligreses perdieron la vida, escribió Spinney, el obispo elogió a quienes habían aplacado, en sus palabras, la «legítima ira de Dios» asistiendo a los servicios religiosos. Los seguidores del obispo no lo responsabilizaron, sino que lo veneraron, y fue premiado por sus esfuerzos y siguió siendo obispo durante casi una década más.

Las muertes masivas en Alaska durante la pandemia de influenza de 1918

En todo el mundo, los habitantes de la península de Seward en Alaska también estaban experimentando el final de su pesadilla pandémica a fines de noviembre.

El último sábado del mes, dos visitantes de Nome, Alaska, asistieron a un servicio de pie en la habitación en la pequeña capilla local. Los visitantes de Nome transmitieron que muchas personas en casa estaban enfermas, pero nadie se alarmó seriamente, escribió Gina Kolata, reportera de ciencia y medicina para The New York Times, en su libro»Flu: The Story of the Great Influenza Pandemic of 1918 and the Search for the Virus That Caused It

Dos días después del servicio de canto, oración y banquete, los aldeanos se enfermaron de influenza. De los 80 aldeanos esquimales locales, 72 murieron y sus cuerpos quedaron congelados en iglús. En un iglú, los perros habían rebuscado cadáveres.

«Otro iglú parecía al principio el sitio de la devastación total», escribió Kolata. «Y cuando los rescatistas se asomaron al interior, vieron sólo una pila de cadáveres. Entonces, de repente, tres niños aterrorizados aparecieron debajo de pieles de ciervo y comenzaron a gritar. Habían sobrevivido de alguna manera con avena, rodeados por los cuerpos de su familia».

Al final del brote de tres semanas, la aldea albergaba solo a cinco adultos y 46 niños huérfanos. Según el libro de Kolata, Clara Fosso, la esposa de un misionero que no se enfermó, escribió una carta de pesar a los esquimales años después:

«Hubo un avivamiento espiritual entre los esquimales en la Misión el último domingo de noviembre de 1918, antes del desastre de la influenza cayó sobre nosotros. Todo el asentamiento de esquimales se había apiñado en la nueva sala de la escuela para el culto. Sentimos el espíritu del Señor entre nosotros, cuando los comulgantes se pararon en el altar y luego se reunieron en oración; muchos confesaron su fe. Nos sentimos profundamente conmovidos. Esta fue la última vez que nos reunimos.

«Para el domingo siguiente, la mayoría de los miembros habían ido a un servicio más hermoso con su Salvador. Ustedes, que son los hijos e hijas de estos hijos de Dios, pueden recordar que muchos de ellos murieron testificando a su Señor y cantando el himno que habíamos compartido ese último domingo, ‘Puedo escuchar a mi Salvador llamando'».

Pandemias: ¿qué son y se pueden detener? 2:56

¿Por qué algunos piensan que vale la pena arriesgarse por ir a la Iglesia?

Lo que la gente generalmente recibe cuando asiste a servicios religiosos es una sensación de comodidad, comunidad espiritual y conexión a tierra, dijo la Dra. Christina Puchalski, fundadora y directora del Instituto George Washington para la Espiritualidad y la Salud en Washington .

«La gente tiene ese sentido de conexión y pertenencia, y luego, en un sentido trascendente, tal vez la experiencia de Dios, como sea que la gente lo entienda. Los rituales pueden ser muy sanadores y la fe, para muchas personas, es su fuente de esperanza… Eso es lo que los sostiene«, dijo Puchalski.

Durante la pandemia, se ha quitado la alfombra de debajo de los creyentes y hay pocos lugares donde ellos, y realmente, cualquiera, pueda sentir esperanza, dijo Puchalski.

«Cuando se trata de servicios religiosos, es más que ir a un restaurante», dijo. «Si piensas que históricamente, en los países donde la gente fue perseguida por su fe, la gente iba a la iglesia, la mezquita o el templo de todos modos, a pesar de la posibilidad de que ser asesinado. Es por eso que es muy importante para ellos. Eso es lo que son a un nivel muy profundo».

«Es cierto que para varias religiones diferentes, la creación de comunidades para los rituales es increíblemente importante», dijo Stephen Covell, presidente del departamento de religión comparada de Western Universidad de Michigan. «Y si no pueden reunirse para celebrar o adorar o llevar a cabo cualquier ritual, entonces significa que no pueden cumplir las enseñanzas de esa religión o … los deberes y responsabilidades que tienen con sus creencias».

Por otro lado, algunos feligreses pueden tener diferentes creencias sobre la gravedad de la pandemia y cómo manejarla, dijo Puchalski. Y algunos varían en la forma en que evalúan el riesgo. Otros pueden estar hartos del agotamiento del aislamiento y deciden que vale la pena asistir el riesgo de ir a la iglesia y que si contraen el coronavirus, tal vez su enfermedad sea leve.

«La negación es un mecanismo de afrontamiento que podría dar a las personas permiso subconsciente para vivir una vida normal. Cualquiera de esas escuelas de pensamiento podría llevar a alguien a «tomar decisiones en consecuencia», dijo Puchalski.

México: alistan la reapertura de los centros religiosos 1:07

Indiana: donde se encontró la oportunidad en medio de la crisis

El espíritu innovador para reinventar los servicios religiosos durante las pandemias no comenzó en 2020.

Aunque mucho menos conocedores de la tecnología, los líderes religiosos y feligreses que vivieron durante la pandemia de influenza de 1918 idearon formas de mantener tanto la fe individual como espiritualidad comunitaria.

Cuando la influenza golpeó Indiana en el otoño boreal de 1918, la segunda y peor ola de la influenza de ese año, los funcionarios de salud impusieron una cuarentena en todo el estado a partir del 6 de octubre de ese año. Sin embargo, los líderes religiosos aprovecharon la oportunidad para unir y consolar ingeniosamente a sus feligreses, escribió Casey Pfeiffer, historiador del Indiana Historical Bureau, una división de la Biblioteca Estatal de Indiana.

La prensa, por ejemplo, actuó como una especie de enlace entre líderes y miembros: a través de los periódicos locales, los líderes se mantuvieron conectados con los miembros al brindarles esperanza y formas de practicar su religión. Se alentó a los lectores a estudiar lecturas de las Escrituras o lecciones de la escuela dominical, o adorar solos o en familia.

En una declaración publicada, un reverendo sugirió que las familias oren al mismo tiempo que generalmente se llevan a cabo los servicios. Y una vez que la cuarentena se extendió hasta fines de octubre, la Primera Iglesia Presbiteriana de Rushville, Indiana, instó a las familias a hacer del domingo «un día de oración y meditación en sus hogares».

A medida que avanzaba la pandemia, algunos periódicos pasaron a tener secciones más grandes designadas como guías para los servicios dominicales en casa. En «Adoración con the Star», una serie del periódico Indianapolis Star, había una página completa que incluía himnos de apertura y clausura, lecciones de las Escrituras y sermones.

Un reverendo trabajó con una compañía telefónica para facilitar los servicios de acceso telefónico. «Había ese sentido de responsabilidad y querer asegurarse realmente de que la religión siguiera siendo un foco en la vida de las personas», dijo Pfeiffer. «El pasado realmente nos informa sobre el presente y luego, si podemos, esperamos que nos inspire a trabajar hacia un futuro mejor».

Buenos Aires reabre sus templos y estos son los cuidados 1:55

Algunas iglesias se ajustaron a la pandemia

Aunque los miembros y los líderes religiosos descubrieron cómo hacer frente, no todos quedaron satisfechos con los ajustes. «Como vemos hoy», dijo Pfeiffer, «hubo un rechazo contra eso, la gente que quería estar en persona».

Algunos líderes de la iglesia organizaron servicios al aire libre, ya que pensaban que las reuniones breves en iglesias con suficiente ventilación no dañarían seriamente a las comunidades. Reconociendo el peligro, las autoridades sanitarias y las fuerzas del orden intervinieron en algunos lugares, ya sea desalentando los servicios, negando el permiso para tenerlos o enviando agentes a las reuniones. En el apogeo de la ola de otoño boreal, algunos pastores y rabinos utilizaron sus edificios como hospitales improvisados.

A fines de noviembre de 1918, algunas instituciones religiosas reabrieron lentamente mientras imaginaban el futuro de la Iglesia, lo que incluía, por ejemplo, reducir la duración o el número de servicios, exigir el uso de máscaras e instruir a los predicadores para que dedicaran una parte de sus mensajes a la orientación para una ventilación adecuada en los hogares y lugares de trabajo de los feligreses.

«Fue un desafío entonces; es un desafío ahora», dijo Pfeiffer. «Los líderes religiosos, tanto entonces como ahora, están tratando de hacer lo mejor que pueden para satisfacer las necesidades de sus feligreses, al mismo tiempo que mantienen su seguridad y salud en la vanguardia. Definitivamente hay paralelismos que sacar».

Mantenernos conectados espiritualmente individualmente y juntos

Aunque nos quitaron la alfombra de debajo de nuestros pies, «hay muchas cosas que brindan esa sensación de estar conectado a tierra, una especie de reemplazo para esa alfombra», dijo Puchalski. Hay «tantas formas creativas en las que estoy participando. Podría ir a misa en todo el mundo, gracias a YouTube. Es muy agradable escuchar homilías de diferentes lugares».

Los creyentes de hoy se han mantenido conectados a través de reuniones virtuales de la Biblia o de oración, transmisiones en vivo de servicios, servicios en automóviles y más. «El covid-19 todavía está aquí, no hay un tratamiento realmente efectivo y aún no hay una vacuna disponible (todavía)», dijo Puchalski. «Mientras ese sea el caso, continuaré siguiendo las (pautas) de los CDC».

El quid de la situación «finalmente se reduce a una relación con Dios», dijo Puchalski.

«Sí, para muchas personas, su fe se practica en comunidad, no hay duda de que será una gran pérdida para muchas personas que, para ellos, eso es importante.

«Estamos tan atrapados en esto que tal vez olvidamos otra forma en que podemos honrar esa creencia dentro de nosotros y que podría ser más seguro. Y que el panorama más amplio es la relación con Dios, lo divino o lo sagrado, como sea que lo entiendas».