CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Investigaciones

Cómo las mentiras de QAnon están secuestrando la conversación en EE.UU.

Por Robert Kuznia, Curt Devine, Drew Griffin

(CNN) — Comenzó con un tuit de un partidario de QAnon a las 2:09 de la mañana: #SubpoenaObama.

Aunque carecía de contexto, el mensaje críptico tenía sentido para cualquiera que estuviera en sintonía con la teoría de la conspiración infundada de que la administración de Obama, antes de dejar el cargo en 2017, había tomado medidas activas para socavar la presidencia entrante de Trump.

En un minuto, la misma cuenta de Twitter envió otro tuit alentando a otros a impulsar el hashtag, agregando que si lo hacen, «sucederán cosas buenas».

Docenas de entusiastas de QAnon obedecieron y en poco tiempo el hashtag estaba en llamas, a veces acumulando aproximadamente 4.000 tuits por hora, según el Network Contagion Research Institute (NCRI), que rastrea la información errónea en los canales de redes sociales. En el camino, #SubpoenaObama fue tuiteado por personas conservadoras influyentes como Glenn Beck y las expersonalidades de Fox Nation Diamond y Silk.

Al día siguiente, 14 de mayo, el hashtag aparentemente había llamado la atención del presidente Trump, quien usó Twitter para instar al senador republicano Lindsey Graham de Carolina del Sur, presidente de la Comisión Judicial del Senado, a llamar a Obama a testificar.

«Él lo sabía TODO», tuiteó Trump, refiriéndose a Obama. «Simplemente hazlo.»

publicidad

Más tarde ese día, Graham anunció una investigación sobre el asunto, aunque se excusó de la solicitud de Trump de citar al propio Obama.

A person wears a QAnon sweatshirt during a pro-Trump rally on October 3 in the borough of Staten Island in New York City.

Una persona usa una sudadera de QAnon en un mitin pro-Trump el 3 de octubre en Staten Island en Nueva York.

El ejemplo destaca una faceta poco conocida de QAnon, dijeron los expertos del NCRI.

En lugar de ser un grupo nebuloso que amplifica mensajes orgánicamente a nivel de base, QAnon también parece ser un arquitecto ocasional de mensajes que, a través de un comportamiento coordinado, llegan a las facciones más poderosas del Partido Republicano.

«QAnon es una red de desinformación (que) ha crecido como un virus para atacar los pilares de nuestra democracia, de manera sistemática, con formas específicas de desinformación que son estratégicas», dijo Joel Finkelstein, cofundador de NCRI, que ha publicado un reciente informe que proporcionó a CNN sobre QAnon que incluye el hallazgo sobre el hashtag #SubpoenaObama.

«Trabajando con los niveles más altos de poder en nuestro país, han encontrado formas de secuestrar nuestra conversación nacional», agregó Finkelstein.

La influencia de QAnon aumentó este año a pesar de la ridícula –algunos dirían que de culto– afirmación en su núcleo: que Trump está luchando contra una camarilla de élites adoradoras de Satanás que se dedica a la pedofilia y al sacrificio de niños.

Tan sustancial es el seguimiento de QAnon que muchos funcionarios electos republicanos han sido reacios a condenarlo. El crítico republicano más vocal del grupo, el representante Denver Riggleman de Virginia, que es asesor del NCRI, está cumpliendo los últimos días de su mandato. Esta semana, como uno de sus últimos actos, planea lanzar una reprimenda al movimiento en plenaria de la Cámara.

«Mucha gente se burla de QAnon, piensa que es sólo un montón de, seamos sinceros, un montón de idiotas que creen cualquier cosa en Internet», dijo Riggleman a CNN. «Pero hay algo siniestro. Es algo mucho más peligroso aquí».

MIRA: QAnon, la red que promueve teorías conspirativas y que apoya a Trump, ¿es una nueva religión?

De marginal a mainstream

A woman holds up a QAnon sign to the media as attendees wait for President Donald Trump to speak at a campaign rally at Atlantic Aviation on September 22 in Moon Township, Pennsylvania.

Una mujer sostiene un signo de QAnon a los medios mientras los asistentes esperan que Donald Trump hable en un mitin de campaña en Moon Township, Pensilvania, el 22 de septiembre.

Tres años después de su nacimiento en la periferia de Internet, QAnon parece haberse generalizado.

Varias celebridades e influencers han compartido en varias ocasiones retórica y contenido relacionados con QAnon, incluida la congresista electa Marjorie Taylor Greene, el exasesor de seguridad nacional de la Casa Blanca Michael Flynn y el lanzador retirado de los Boston Red Sox Curt Schilling. Un puñado de artistas como James Woods y Larry the Cable Guy han retuiteado a los seguidores de QAnon.

Un informe de septiembre de un investigador de la Universidad de Tufts encontró que aproximadamente 1 de cada 6 adultos estadounidenses confía en QAnon como una fuente confiable al menos parte del tiempo. Aún así, la misma encuesta, dirigida por Brian Schaffner, profesor de estudios cívicos, encontró que la mayoría de los estadounidenses no han oído hablar de QAnon, y que incluso entre aquellos que ven a QAnon favorablemente, solo el 38% acepta la creencia fundamental de que una red mundial tortura y abusa sexualmente de niños en rituales satánicos.

«El simple hecho de decir que te gusta QAnon no se parece a ser básicamente un creyente en todas las teorías de la conspiración de QAnon, o incluso a conocerlas todas», dijo Schaffner a CNN. «Creo que algunas personas simplemente dicen que les gusta QAnon, porque, ‘Oh, creo que a Trump le gusta QAnon, y a mí me gusta Trump. Así que probablemente me guste QAnon, aunque realmente no sé mucho al respecto y no le preste atención'».

Cynthia Miller-Idriss, profesora de educación y sociología en la American University en Washington dijo que el movimiento QAnon se expandió rápidamente durante el verano y se cruza con otras ideas de conspiración.

«Ha movilizado algo de violencia y formas realmente preocupantes en la periferia extrema», dijo. «Pero creo que también está amplificando mucho contenido que socava la fe de la gente en las elecciones, en la integridad de los resultados electorales, (y) que socava la fe de la gente en la vacuna» para el coronavirus.

Arraigado en viejos tropos antisemitas de cábalas conspiradoras de élites, QAnon se distingue de otros grupos extremistas en línea en que tiende a atraer a adultos de mediana edad, dijo Miller-Idriss.

«Tienes niños de 15 años en casa que se preguntan: ‘¿Qué hago? Mi mamá cree que va a luchar contra las redes de tráfico de niños… pasa todo su tiempo en línea haciendo eso y ha perdido el contacto con la realidad'», dijo Miller-Idriss, cuyo equipo se asoció con el NCRI en el informe. «Los creyentes de QAnon pueden radicalizarse muy rápidamente, a veces en cuestión de semanas».

El informe de NCRI enfatiza que QAnon se aprovecha de las personas bien intencionadas explotando el miedo a amenazas existenciales.

«Debemos centrarnos en la humanidad de las personas atrapadas en QAnon», dice. «El movimiento de conspiración QAnon prospera gracias a la deshumanización. A través de la compasión y la paciencia, la gente puede sentirse atraída».

Gran parte de la mística del grupo proviene del anonimato de su «líder», una figura que se llama «Q» e inicialmente comenzó a poner periódicamente mensajes cifrados en un tablero de mensajes en línea llamado 4chan antes de cambiar a 8chan, que ahora se conoce como 8kun. Luego, los seguidores decodifican vorazmente las pistas.

Estas llamadas «migas de pan» llevaron a los seguidores de Q a algunas mentiras extrañas: Las fuerzas especiales mataron al doble de Osama bin Laden en 2011 y el terrorista todavía está vivo (una afirmación que fue retuiteada por Trump); un círculo de estrellas de Hollywood son pedófilos; se escenificó la muerte de George Floyd bajo custodia policial; Trump está planeando un arresto masivo de funcionarios y celebridades; la investigación de Mueller en realidad estaba investigando una red de tráfico de niños.

Un análisis separado de Advance Democracy, Inc., un organismo de control de la gobernanza no partidista, muestra que las cuentas de QAnon también desempeñaron un papel en la popularización de un hashtag incendiario y sin fundamento sobre el presidente electo, Joe Biden. El primer uso aparente de #PedoBiden en Twitter se produjo en 2016 desde una cuenta ahora asociada con QAnon, según el análisis de Advance Democracy. Aproximadamente el 10% de los tuits con ese hashtag provenían de cuentas relacionadas con QAnon hasta septiembre de este año, cuando Trump retuiteó el hashtag, según encontró el análisis.

MIRA: ¿Prohibirá YouTube a QAnon? Esto dice la presidenta ejecutiva de la compañía

Dónde apareció QAnon por primera vez

La cuenta asociada a QAnon que usó por primera vez el hashtag #PedoBiden estaba respondiendo a un tuit con el texto «¿Pedo Joe?» que fue publicado por Mike Cernovich, una figura central detrás de la teoría de la conspiración «Pizzagate» que culminó en diciembre de 2016 con un hombre disparando un rifle de asalto dentro de una pizzería de Washington porque estaba buscando una red de pedófilos sobre la que había leído en línea. Después de no encontrar evidencia de tal anillo, se entregó a las autoridades. Pero esa teoría de la conspiración sentó las bases para QAnon.

QAnon también amplificó la falsedad de que Dominion Voting Systems, una compañía de software electoral, cambió millones de votos del presidente Trump al presidente electo Joe Biden. El informe Advance Democracy encontró que el 14% de los casi 110.000 tuits que usaron el hashtag #dominion entre el 2 y el 12 de noviembre provenían de cuentas afiliadas a QAnon.

Parte de la actividad de QAnon se ha extendido al mundo real.

Un partidario de QAnon está acusado de asesinar a un jefe del crimen en Nueva York el año pasado, creyendo que era miembro del «Estado profundo».

En febrero, un hombre en Arizona se declaró culpable de un cargo de terrorismo después de bloquear un puente cerca de la presa Hoover con un vehículo blindado en 2018, haciéndose eco de las demandas de los seguidores de QAnon de que el gobierno federal publicara un informe.

El propio Trump ha ampliado las cuentas afiliadas a QAnon más de 265 veces, según un análisis exhaustivo y ampliamente citado de Media Matters, un grupo de monitoreo de medios de izquierda.

El martes por la mañana, Trump retuiteó a un influyente partidario de QAnon: Ron Watkins, un exadministrador de 8kun, propiedad de su padre, Jim Watkins. Se ha especulado ampliamente, sin evidencia, que uno o ambos Watkins podrían ser Q, o saber quién es Q; han negado que son Q o han ayudado a crear publicaciones de Q, según The Washington Post.

En un aparente intento de insinuar el fraude electoral, Ron Watkins tuiteó el lunes que el secretario de Justicia interino entrante Jeffrey Rosen, quien reemplazará a William Barr en las últimas semanas de la administración de Trump, había escrito recientemente un ensayo sobre la influencia extranjera en las elecciones estadounidenses. El tuit de Watkins fue etiquetado por Twitter como un argumento en disputa; Trump lo retuiteó de todos modos.

El informe de NCRI incluyó otro ejemplo que parece mostrar cómo un hashtag QAnon llegó a la corriente principal.

#Obamagate, que es la abreviatura de la teoría infundada de que la administración de Obama buscó socavar la presidencia de Trump, fue utilizada por primera vez por una cuenta de Twitter afiliada a QAnon, según Media Matters. Un análisis de hashtag realizado por el NCRI encontró que la mayoría de los hashtags utilizados junto con #Obamagate están relacionados con QAnon, como #QAnon, # WWG1WGA y #TheGreatAwakening, una referencia a cómo, según la profecía de QAnon, el día en el que un gran número de personas finalmente se dan cuenta de la verdad de la conspiración.

La mezcla de #Obamagate con los hashtags relacionados con Q «sugiere que el movimiento (QAnon) jugó un papel clave en la difusión de la teoría de la conspiración» de Obamagate, dice el informe de NCRI.

En el ejemplo de #SubpoenaObama, después de que Trump le pidiera a Graham que «simplemente lo hiciera», el creador del hashtag, que se hizo llamar E. y cuya cuenta fue suspendida, se tomó un momento para regodearse.

Horas después de que Trump etiquetara a Graham el 14 de mayo, E., cuyo identificador, @followthe17, es una referencia a cómo Q es la letra 17 del alfabeto, retuiteó la amonestación de Trump, junto con una captura de pantalla del original de E. promete a sus 20.500 seguidores del día anterior: «Hola #QAnons – Si haces tendencia #SubpoenaObama, sucederán cosas buenas». E. encabezó el retuit y la captura de pantalla con un mensaje simple: un emoji que guiña el ojo.

Trump siguió en la noche del 14 de mayo con lo que parecía ser un tuit con guiño.

«Gracias a todos mis grandes guerreros del teclado. Ustedes son mejores, y mucho más brillantes, que nadie en (las agencias de publicidad de) Madison Avenue. ¡No hay nadie como ustedes!».

MIRA: Simpatizantes de QAnon en Berlín: unos dicen que Trump «es un ángel» o que Merkel es «hija de Hitler»

Trump se niega a condenar a QAnon

No está claro qué tan consciente es Trump de los esfuerzos coordinados de QAnon, pero se ha negado a condenar al grupo e incluso lo ha elogiado.

«Escuché que estas son personas que aman a nuestro país», dijo en agosto, en la sala de reuniones de la Casa Blanca.

Durante una tensa entrevista en el foro con Savannah Guthrie de NBC News a mediados de octubre, Trump se negó a denunciar a QAnon antes de pasar a una crítica de Antifa.

«No sé nada al respecto», dijo Trump. «Sé que están muy en contra de la pedofilia, luchan muy duro contra ella… Les diré sobre lo que sé. Sé sobre Antifa y sé sobre la izquierda radical».

A principios de este mes, se reveló que Trump, en una reunión reciente, dijo que QAnon consiste en personas que «básicamente creen en un buen gobierno», según una fuente familiarizada con el asunto.

Muchos legisladores republicanos también se han mostrado reacios a denunciar a la organización. En septiembre, Riggleman, el congresista republicano saliente de Virginia, y el representante Tom Malinowski, un demócrata de Nueva Jersey, presentaron una medida bipartidista que condena a QAnon. Pasó sin problemas, pero 17 republicanos y un libertario votaron en contra. Treinta y cuatro republicanos y seis demócratas no votaron sobre la resolución no vinculante.

Riggleman perdió su escaño durante la temporada de primarias en junio, cuando el Comité Republicano del Distrito 5 del Congreso de Virginia nominó a su oponente, Bob Good, casi un año después de que Riggleman provocara controversia al oficiar una boda entre personas del mismo sexo entre dos de sus amigos. (Good venció a su rival demócrata, Cameron Webb, el 3 de noviembre).

Riggleman, un exoficial de inteligencia de la Fuerza Aérea que ha trabajado como contratista para la Administración de Seguridad Nacional en operaciones de redes informáticas, le dijo a CNN que reconoce en los mensajes de QAnon el distinto «lenguaje de radicalización».

«Esto es muy peligroso», dijo. «Creo que estamos en el filo de la navaja en este momento».

Nelli Black y Yahya Abou-Ghazala de CNN contribuyeron a este informe.