CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Por qué Donald Trump representa una amenaza existencial para el futuro del Partido Republicano

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — El primer día de 2021, el presidente Donald Trump avisó de la guerra que se avecina al interior del Partido Republicano.

«Espero ver a la gran gobernador de Dakota del Sur @KristiNoem competir contra RINO @SenJohnThune en las próximas primarias de 2022», tuiteó. «Ella haría un trabajo fantástico en el Senado de Estados Unidos, pero si no es Kristi, otros ya están haciendo cola. ¡Dakota del Sur quiere un liderazgo fuerte, AHORA!»

¿Qué delito cometió Thune, el segundo republicano del Senado? Ciertamente, no fue romper con la agenda de Trump en los últimos cuatro años, ya que el senador de Dakota del Sur votó con el presidente el 93,6% de las veces, según los cálculos realizados por 538 (ese fue el mismo puntaje que el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell).

No, lo que Thune le «hizo» a Trump es reconocer públicamente que Joe Biden ganó las elecciones de 2020. «Entiendo que hay personas que se sienten muy convencidas del resultado de estas elecciones, pero al final, en algún momento, tienes que afrontar la música», le dijo Thune al New York Times el mes pasado.

Y digamos que el desafío planeado por el Congreso al Colegio Electoral el 6 de enero a) no tendría éxito y b) pondría a muchos republicanos en una posición política terrible.

publicidad

«Creo que lo que tienen que recordar es que no va a ninguna parte», afirmó Thune a CNN el mes pasado. «Quiero decir, en el Senado, caería como un perro de caza. Simplemente no creo que tenga mucho sentido hacer que todos pasen por esto cuando sabes cuál será el resultado final».

Por afirmar estos hechos, Trump está animando activamente a Noem, gobernadora del estado y una vehemente seguidora de Trump, a enfrentarse a Thune.

Y no se equivoquen: no se trata de ideología, como parece sugerir Trump en su tuit en el que ataca a Thune como un «RINO» (Republican in name only, en inglés). Thune ha pasado gran parte de las últimas dos décadas sirviendo en la Cámara y el Senado, y acumulando un récord de votos sólidamente conservador. Su puntaje de por vida en la Unión Conservadora Estadounidense es de casi 85 (su compañero, el senador de Dakota del Sur, Mike Rounds, tiene un puntaje conservador de 75).

El impulso de Trump para un desafío principal con Thune se trata únicamente de que el presidente crea que el senador no es lo suficientemente leal. Y la «lealtad» se define como apoyar sus infundadas teorías de conspiración sobre la elección y/o intentar revertir los resultados por medios extralegales.

Thune no es el primer funcionario republicano electo al que Trump ha amenazado por falta de lealtad.

A raíz de su derrota en noviembre en Georgia, Trump presionó repetidamente al gobernador republicano Brian Kemp, un leal a Trump de principio a fin, para encontrar una manera de revocar los resultados.

Cuando, después de varios relatos, Kemp dijo que no tenía forma de cambiar el resultado, Trump comenzó a atacarlo y a buscar un desafío principal en 2022.

«Doug, ¿quieres postularte para gobernador en dos años?», preguntó Trump al representante republicano Doug Collins en un mitin de los senadores Kelly Loeffler y David Perdue antes de las carreras de desempate del 5 de enero. -Pareces gobernador «.

El estándar establecido aquí por Trump es claro: si usted no apoya sus intentos libres de hechos para revertir las elecciones, lo considerará un no republicano «real» y trabajará para encontrar a alguien más leal a él para llevarlo.

Lo que me lleva al debate –y votación– que viene esta semana en el Congreso sobre las objeciones con respecto al Colegio Electoral registrado por el Senador de Missouri Josh Hawley, así como un puñado de simpatizantes de Trump acérrimos en la Cámara.

Es casi seguro que Trump utilizará esa votación como una prueba de fuego de lealtad en el futuro. O votas con él (y en contra de, bueno, ya sabes, una cosita llamada democracia) o él encontrará a alguien que se oponga a ti la próxima vez que te postules para la reelección.

«Uno de los senadores republicanos candidatos a la reelección en el 22 reconoció que votar en contra de Trump puede generar un desafío en las primarias», tuiteó John Bresnahan de Punchbowl News el viernes. «‘Esto es un problema para mí’, dijo el senador, quien pidió no ser identificado».

¡Sip! ¡Gran momento! (Recuerde también que los republicanos del Senado ya tienen mucho de qué preocuparse en 2022; tienen que defender, a partir de hoy, 21 escaños en comparación con solo 13 para los demócratas).

Lo que sugieren las amenazas de Trump contra Thune y Kemp es que el presidente saliente se siente completamente cómodo dividiendo al Partido Republicano en dos: los que lo respaldan hasta el amargo final (y más allá) y los que, bueno, no lo hacen.

Lo cual, si llega a suceder, es un desastre total para el futuro a corto plazo (y quizás a mediano y largo plazo) del Partido Republicano. Una fisura que crea un partido Trump y un Partido Republicano probablemente conduciría a pérdidas arriba y abajo en la boleta electoral en los escaños y estados indecisos, ya que simplemente no hay suficientes republicanos en el país para dividirse y aun así ganar.

Las mentes conservadoras inteligentes –como Thune y McConnell– entienden estas matemáticas. A Trump no le importa. De cualquier manera, lo que amenaza con hacerle al Partido Republicano podría dejarlo gravemente perjudicado en los próximos años.