CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

¿Vacuna o placebo? Así se enteró el doctor Huerta del resultado del estudio de Moderna

Por Dr. Elmer Huerta

(CNN Español) – El doctor Elmer Huerta recibió este martes la vacuna de Moderna contra el coronavirus. El doctor Huerta fue parte del estudio de Moderna y los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Durante la fase 3 del estudio, el doctor Huerta recibió en agosto de 2020 la vacuna o el placebo.

En este episodio conocemos que lo que se le administró fue el placebo y conocemos cuál es el proceso que sigue una persona que participó en un estudio clínico ahora que la vacuna fue aprobada.

Puedes escuchar este episodio en Apple Podcasts, Spotify o tu plataforma de podcast favorita, o leer la transcripción a continuación.


Hola, soy el Dr. Elmer Huerta y esta es su diaria dosis de información sobre el nuevo coronavirus, información que esperamos sea de utilidad para cuidar de su salud y la de su familia.

publicidad

El Dr. Huerta es elegido para el estudio de Moderna

Fue muy emocionante para mí el relatar -en los episodios del 19 y 20 de agosto– mi participación como voluntario en el estudio de fase 3 de la vacuna de Moderna en Estados Unidos.

Después de haber leído los estudios científicos publicados sobre el desarrollo de esa vacuna, concluí que los beneficios de participar sobrepasaban -por mucho- los posibles riesgos de la vacuna experimental.

Hasta ese momento, los estudios de fase 1 y fase 2 habían demostrado que la vacuna era capaz de proteger de la infección por el nuevo coronavirus y que los efectos secundarios estaban limitados a dolor en el sitio de la inyección, fatiga, fiebre, dolor de cabeza y escalofríos. Es decir, síntomas muy parecidos a los que uno experimenta al vacunarse contra la gripe.

El estudio de fase 3 tenía como objetivo cuantificar el nivel de efectividad de la vacuna y descubrir nuevos posibles efectos secundarios.

Luego de haberme inscrito y de recibir la llamada telefónica inicial, acepté ser voluntario.

¿Vacuna o placebo? Todo es cuestión del azar

Tras la entrevista, firmé el consentimiento informado, y llegó el momento más importante del estudio: el sorteo de una computadora que determinaría si yo iba recibir el placebo o la vacuna.

Ese fue un momento muy especial porque la inyección que me iban a poner estaba determinada por el azar; no hubo nada que yo pudiera hacer para influir en lo que me iban a inyectar.

Así fue como el 19 de agosto recibí la primera inyección y la segunda el 14 de septiembre. No sabía lo que me estaban inyectando.

Por la ausencia casi completa de síntomas, siempre supuse que había recibido el placebo, pero después, al leer los estudios preliminares de fase 3, descubrí que muchos voluntarios no habían presentado síntoma alguno, de tal modo que el misterio continuó durante todos estos meses.

Estudio de Moderna para la vacuna: ¿qué ocurrió luego de la inyección?

El tiempo pasó, el estudio llegó a reclutar los 30.000 voluntarios que necesitaba y como lo describimos en el episodio del 16 de noviembre, un análisis preliminar de los datos reveló que la vacuna había alcanzado una eficacia del 94,5% para prevenir la infección.

Eso llevó a que, como también lo describimos en el episodio del 18 de diciembre, la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. autorizara la vacuna de Moderna para su aplicación en seres humanos en calidad de emergencia.

Hace un par de semanas, y cumpliendo el acuerdo con los voluntarios, los coordinadores nos comunicaron que estuviéramos atentos porque, en los próximos días, sería posible saber si durante el estudio habíamos recibido el placebo o la vacuna.

El resultado del estudio: ¿recibió la vacuna o el placebo?

Pues ese día llegó. Hoy tuve mi cita en el hospital y se reveló el código secreto de mi participación en el estudio.

Había recibido el placebo, por lo que procedieron a ofrecerme la vacuna, la que acepté, y después de firmar un nuevo consentimiento informado, me vacunaron en el hombro izquierdo.

La razón de contarles este episodio de mi vacunación tiene como objeto resaltar el valor de la ciencia en esta pandemia.

En primer lugar, me siento muy complacido de que mi participación en el estudio haya contribuido a que se demuestre que la vacuna es segura y efectiva y que mucha gente se pueda beneficiar.

En segundo lugar, es muy interesante participar en un estudio doble ciego, en el que ni la persona estudiada (en este caso yo) ni sus médicos saben qué producto ha sido administrado.

Y tercero, que, en menos de un año, pues recordemos que el genoma del virus fue puesto por varios científicos chinos en internet el 11 de enero de 2020, la ciencia ha logrado obtener una vacuna que esta siendo aplicada en millones de personas.

Ese rápido desarrollo no se ha hecho sacrificando los pasos que se requieren para desarrollar una vacuna efectiva y segura.

La importancia de la vacuna y los estudios clínicos

Los estudios de la etapa clínica, es decir, aquella que se hace en seres humanos, ha respetado los cánones científicos y los resultados publicados en revistas científicas, habiéndose documentado una muy alta efectividad para prevenir la infección y registrando efectos secundarios menores.

Ya han pasado varias horas desde que me pusieron la vacuna y siento un poco de dolor en el hombro, muy parecido al dolor que se presenta después de la vacunación contra la gripe. Esperaré que otros efectos secundarios se presenten en los próximos días, antes de recibir la segunda dosis el 2 de febrero.

De lo que sí estoy seguro, es de que me siento muy afortunado de haber recibido una capa extra de protección, evitando que me infecte con un virus que es impredecible en su efecto.

De haberme enfermado, podría haber caído en el 80% de las personas que desarrollan una enfermedad leve, en el 15% que desarrolla una enfermedad más severa y cae en cama o en el 5% de quienes son hospitalizadas, se complican y hasta pueden morir.

El pensamiento con el quiero dejarles es: no piensen en quién se vacuna antes o después. Piensen en lo que harán cuando tengan la oportunidad de vacunarse. Ojalá que decidan hacerlo y protegerse.

¿Tienes preguntas sobre el coronavirus?

Envíame tus preguntas por Twitter, intentaremos responderlas en nuestros próximos episodios. Puedes encontrarme en @DrHuerta. Ya ve que las respondemos.

Si crees que este podcast es útil, ayuda a otros a encontrarlo, calificándolo y revisándolo en tu aplicación de podcast favorita. Volveremos mañana, así que asegúrate de suscribirte para obtener el último episodio en tu cuenta.

Y para obtener la información más actualizada, siempre puedes dirigirte a CNNEspanol.com. Gracias por tu atención.